Edición Impresa

Salen a luz cuatro grabaciones inéditas de Borges sobre la historia del tango

Pertenecen a un ciclo de charlas que el autor dio en Buenos Aires en 1965. Fueron rescatadas por el escritor español Bernardo Atxaga.

Lunes 16 de Septiembre de 2013

Grabaciones inéditas de cuatro charlas sobre el tango que Jorge Luis Borges dio en octubre de 1965 y que poca gente sabía de su existencia salieron a la luz gracias al trabajo de investigación del escritor español Bernardo Atxaga, que donó el material a la Casa del Lector en Madrid, luego de contar con la confirmación de María Kodama y de especialistas en el autor argentino.

Según el diario español El País, en su edición digital, Kodama sostuvo que se trata del escritor "a menos que haya algún imitador perfecto de Borges". "Es Borges en su salsa... su cabeza, su memoria, su improvisación. Las grabaciones nos dan idea de muchas cosas de él", agregó César Antonio Molina, director de la Casa del Lector que a partir de ahora custodiará las grabaciones.

Para Edwin Williamson, catedrático de Oxford y biógrafo del escritor, estas "son las charlas en que, según el anuncio que descubrí en el archivo de La Nación del 30 de septiembre de 1965, Borges contaría `sus experiencias personales en el Palermo feo donde compadritos y orilleros protagonizaron historias y anécdotas que muestran el espíritu de una época de Buenos Aires".

"Que yo sepa estas charlas son inéditas y valdría la pena darlas a conocer", agregó el catedrático sobre estos audios que al menos pasaron por cuatro manos diferentes. "Todo ha sido un azar borgiano", dijo Molina que informó que, previo acuerdo con Kodama, podría realizarse un audio-libro con las charlas.

Los casetes llegaron a las manos de Atxaga en 2002, cuando estaba de gira con el doblador José Manuel Goikoetxea. Y relató a El País: "Goiko vino con casetes envueltos que le había dado un gallego que se fue a Argentina de niño y que luego trabajó de productor musical en Alemania. Este hombre, Manuel Román Rivas, que falleció hace cinco años, las trajo de Buenos Aires y se las dio a Goiko en agradecimiento por haberle acogido en su casa cierto tiempo".

Atxaga las escuchó, las digitalizó, consultó a varios conocedores de la vida y obra de Borges. El entusiasmo se diluyó hasta que diez años después llegó a Edwin Williamson, autor de "Borges: Una vida" (Seix Barral, 2007), quien escribió que el autor de "El Aleph" había dado una charlas en Buenos Aires en 1965. Williamson concluyó que se trata de las conferencias que se habían publicitado en La Nación el 30 de septiembre de 1965. En 2012 Atxaga publicó la historia de las cintas en la revista Erlea (La abeja), de la Euskaltzaindia (Academia de la Lengua Vasca) y las ofreció a la Casa del Lector, última receptora de un material por el que nadie ha pagado nada.

De acuerdo al diario español, que tuvo acceso a este material, Borges despliega su erudición, desgrana historias, recita versos, se va por las ramas, provoca risas y canta estrofas de algunos de sus tangos preferidos como "El choclo", al que su viuda recordó "que le divertía".

Además, teoriza sobre el origen del tango, que sitúa alrededor de 1880: "El pueblo no inventa el tango ni lo impone a la gente bien. Ocurre exactamente lo contrario... Sale de las casas malas situadas en todos los barrios de la ciudad... había gente que las frecuentaba para jugar a la baraja, tomar un vaso de cerveza o ver a los amigos... Un argumento que da fuerza a esto son los instrumentos iniciales, que no son populares y corresponden a medios económicos superiores a los de los compadritos".

En cinco horas de disertación donde habla de la nostalgia por la Argentina que fue, el coraje de los compadritos y da detalles de su vida, Borges cuenta: "Oyendo un tango viejo, sabemos que hubo hombres valientes. El tango nos da a todos un pasado imaginario. Estudiar el tango no es inútil, es estudiar las diversas vicisitudes del alma argentina".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS