Edición Impresa

Rosario Central tuvo una noche iluminada por la claridad de Luna

El conjunto de Arroyito venció a Quilmes 2 a 0 en su retorno a primera división con una actuación descollante del goleador Carlos Luna, autor de ambas conquistas.

Lunes 05 de Agosto de 2013

Rosario Central volvió a primera y tiene un nueve de primera. El equipo de Miguel Angel Russo en su reestreno en la máxima categoría festejó una enorme victoria ante Quilmes. Magnitud mensurada por la importancia que siempre significa arrancar con el pie derecho, pero lo sobresaliente de la noche fue la consagratoria actuación de Carlos Luna, autor de dos golazos impresionantes, que sirvieron para atesorar tres puntos de oro y empezar a jugar con la confianza necesaria para acuñar el juego pretendido.

La performance de Luna eclipsó todo lo demás que ocurrió en el regreso de Central al fútbol grande. La gente se fue obnubilada por el flamante número nueve, al que despidió con cánticos de afecto, y además vio un equipo que como es lógico tiene mucho por mejorar, pero que demostró un comienzo confiable. Fue un retorno feliz.

Anoche la camiseta a bastones azules y amarillos brilló de nuevo en la máxima categoría. Y fue justamente la casaca número nueve la que tuvo más luminosidad. Porque Luna tuvo un estreno fantástico y en el final de cada tiempo armó goles de alta gama, que hicieron explotar al Gigante y dejaron bien en claro que Central sumó a un artillero con todas las letras que le puede reportar muchísimas alegrías.

La faena del Chino comenzó ni bien rodó la pelota, ya que fue siempre al frente, peleó cada balón y lidió a pie firme con los centrales cerveceros.

En el cierre de la ordinaria etapa inicial Luna controló el balón de pecho, corrió paralelo al arco y desde la izquierda sacó un tremendo zurdazo que hizo estéril la volada de Peratta. Vaya también en esta maniobra la inteligencia del Tony Medina para cortinarlo y así incomodar al defensor visitante en su intento por cerrar.

No se puede decir para nada que Luna ganó el partido sólo. Sería incorrecto porque el resto del equipo fue confiable en todas las líneas. Pero no se puede soslayar que con nueve inspirado el camino a la victoria es mucho más corto.

Tras el descanso, en el complemento la historia en cuanto al trámite también venía equilibrada porque a los dos equipos les costaba tener la pelota. Y entonces volvió a desenfundar el Chino.

Con un gran gesto técnico el ex River Plate saltó a conectar de cabeza un envió preciso de Encina, allí metido entre los grandulones de Boghossian y Martínez, y así con impecable oportunismo estiró la red del arco de Génova ante la mirada atónita de Seba Peratta.

A esa altura el delirio en el Gigante era total. Por fin el equipo estaba en primera, ganaba con claridad y el Chino Luna saldaba la promesa de gol con la que había llegado inventando dos pepas notables.

Goles son amores. Un refrán tan viejo como el fútbol. Ayer Luna hizo los dos de Central y el inicio del torneo para los canallas fue con una sonrisa enorme.

Central subió con éxito el primer escalón de una cuesta empinada en el retorno a primera, con un triunfo que no sólo tranquiliza, sino también extiende un manto de tranquilidad a futuro.

El Chino se metió en la historia de los debutantes

Carlos Luna llegó, debutó, hizo dos goles y así ya se metió en la historia canalla. Es que hacía desde el 31 de octubre de 1943 que un futbolista no hacía más de un tanto en su partido estreno con la camiseta auriazul, ocasión en la que Central igualó con San Lorenzo 3 a 3 como visitante y las tres anotaciones rosarinas fueron de Huberto Giménez. Es cierto que existió un antecedente más próximo en 1975, cuando la Academia goleó a Racing 10 a 0, y tres fueron de Oscar Agonil y dos de Eduardo Raschetti, pero en esa ocasión la mayoría de los jugadores debutaban por una huelga de futbolistas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS