Edición Impresa

¿Quién es el otro?

Trabajar es integrar la gran familia humana, sabiendo que todos necesitamos de todos. Un ejemplo muy simple: para tomar mi desayuno cooperan el que sembró el trigo, el que lo molió, el que...

Jueves 26 de Septiembre de 2013

Trabajar es integrar la gran familia humana, sabiendo que todos necesitamos de todos. Un ejemplo muy simple: para tomar mi desayuno cooperan el que sembró el trigo, el que lo molió, el que hizo el pan, el que hizo la mesa y el que fabricó el pocillo, entre otros tantos. Trabajar es devolver al mundo lo que éste nos da. Pero muchos que dan trabajo benefician o esclavizan al otro. Nadie es menos por el oficio que desempeña. La dignidad no es algo que se gana o que se compra, sino que todos nacemos con la misma dignidad por ser personas. Se suele reclamar los propios derechos y se derrama sangre ajena. Debemos ser justos más allá de las leyes. ¿Qué significa? Si yo, único empleador de una persona que me ayuda en los quehaceres de la casa, le pago lo que marca la ley y no valoro su honestidad, asistencia o eficiencia, traduciéndolo en mejor sueldo, con vacaciones pagas, ausencias por causas justificadas, también pagas, el aguinaldo correspondiente, no entendí nada de lo que significa el otro.Por todo esto, si el trabajo es para todos vida, cuando no pagamos estamos robándole vida. Todas valen igual, la mía y la de mi empleado. Mientras no actúe con justicia no podré decir delante de los hombres y de Dios “el pan nuestro...”, y quedarme tranquila porque me estoy guardando el pedazo de pan que le corresponde al otro.

Angélica Giovagnoli de Coulter        
LC 3.305.934

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario