Edición Impresa

Postergaron la ejecución de un mexicano en EEUU

De 46 años y con un diagnóstico de “discapacidad mental leve”, Tamayo fue condenado a muerte tras haber sido hallado culpable de haber asesinado a un policía, en enero de 1994, en Houston, lo que él siempre negó haber hecho.

Jueves 23 de Enero de 2014

Texas postergó la ejecución del mexicano Edgar Tamayo, que estaba programada para ayer, mientras espera una decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre una apelación presentada a último momento para mantenerlo con vida, dijo un funcionario del servicio penitenciario.

   El gobierno mexicano ha pedido a Texas que detenga la ejecución, alegando que la misma violaría una resolución emitida en el 2004 por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que obligó a revisar la sentencia de 51 presos mexicanos condenados a muerte.

   De 46 años y con un diagnóstico de “discapacidad mental leve”, Tamayo fue condenado a muerte tras haber sido hallado culpable de haber asesinado a un policía, en enero de 1994, en Houston, lo que él siempre negó haber hecho.

   El recurso fue presentado minutos antes de las 18 (las 21 en la Argentina), hora prevista para la aplicación de la inyección letal. “Al final de cuentas Estados Unidos está incurriendo en una responsabilidad internacional”, dijo Max Diener, consultor jurídico de la cancillería mexicana.

   Las autoridades ejecutivas y judiciales de Texas habían rechazado todos los pedidos para aplazarla, incluso los de los gobiernos de México y Estados Unidos, así como los recursos interpuestos en los últimos días por los abogados de Tamayo.

   El reo ya había sido trasladado desde Livingston, en cuya prisión estuvo recluido hasta el mediodía, al penal de Huntsville, a 65 kilómetros de aquélla y a 216 kilómetros al noreste de Austin, la capital de Texas.

   Estaba “tranquilo y resignado”, dijo que “estaba listo para irse, que 20 años en la cárcel ya era mucho”, y tomó costillas de cerdo, arroz, vegetales verdes, café y té en lo que parecía ser su última cena, reveló Jason Clark, vocero del Departamento de Justicia Criminal de Texas. Por la mañana, aún en Livingston, había recibido durante dos horas a sus padres y luego, por un lapso similar, a sus dos hijas, para despedirse.

   El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, está entre las voces que han pedido suspender la condena de Tamayo y revisar su caso. Si la Corte Suprema no falla a su favor, será el noveno mexicano en ser ejecutado en Estados Unidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS