Edición Impresa

Perpetua para José Arce y su madre por el asesinato de Rosana Galliano

Femicidio en Campana. Para la Justicia, el esposo de la víctima y su madre planificaron el crimen. Ambos seguirán en libertad hasta que el fallo quede firme.  

Martes 05 de Noviembre de 2013

Un llamado sacó a Rosana Galliano de su casa. Ella estaba allí esperando que su esposo, José Arce, le llevara a los hijos de ambos. Cuando la mujer recibió el contacto en su teléfono salió de la vivienda. Alguien allí le efectuó varios disparos. Tres de ellos la alcanzaron y le provocaron la muerte.

A más de cinco años de este resonante asesinato José Arce, de 64 años, y su madre Elsa Aguilar, de 83, fueron condenados a prisión perpetua. Les imputaron a ambos el homicidio triplemente calificado de Rosana Galliano, de 29, cometido el 16 de enero de 2008, en su casa de Exaltación de la Cruz, muy cerca de Campana. El tribunal que los condenó por unanimidad determinó que ambos continuarán excarcelados hasta que el fallo, si así ocurre, quede firme.

Lo que queda como un enigma es el nombre del que ejecutó el asesinato. En su momento los hermanos Paulo y Gabriel Leguizamón, de 35 y 41 años, fueron sindicados como autores materiales del crimen. Ayer confirmaron que no hay pruebas para atribuirles ese delito.

Organizado. El Tribunal Oral Criminal 1 de Campana concluyó que Arce y su madre fueron coautores del delito. Pero consideró que no hay riesgo de fuga y por eso no irán presos sino recién al final del trámite. Los jueces consideraron explícitamente que este femicidio fue "la crónica de una muerte anunciada, como suelen ser lamentablemente todos los casos de violencia de género". Valoraron que el ataque tuvo ribetes de crimen organizado "por la forma como se planificó y se cometió". Y que aparte del motivo pasional se pudieron haber sumado también intereses económicos, "al tener que compartir el imputado con la víctima la división de bienes gananciales".

Durante la lectura del veredicto, Arce tambaleaba en la silla y parecía dormirse por momentos, probablemente como consecuencia del ACV hemorrágico que sufrió en mayo último en plena audiencia.

La madre de Rosana calificó al hombre como un "psicópata" porque siempre se "burló" de su familia.

Los jueces Daniel Rópolo, Elena Bárcena y Raquel Slotolow dieron por acreditado durante el debate oral que Arce, Aguilar y otras personas no identificadas, con división de tareas, premeditadamente se pusieron de acuerdo para matar a Rosana, que tenía 29.

De acuerdo a los fundamentos del fallo, Arce planeó el suceso, realizó distintos aportes de dinero y diferentes métodos y medios necesarios para llevar a cabo la muerte de su esposa.

De esta manera, el 16 de enero de 2008, el condenado y Rosana quedaron en encontrarse en la casaquinta del barrio El Remanso, en Exaltación de la Cruz, donde el primero iba a llevar los hijos que tenían en común. La víctima concurrió a la finca con su hermana Mónica Galliano, quienes debido a la tardanza de Arce se aprestaron a cenar en la cocina comedor.

"En determinado momento Rosana recibió una llamada a su celular realizada por su esposo, obligando de ésta forma y logrando el fin propuesto a que su esposa abandone el interior del inmueble", señaló el fallo del tribunal.

Poca señal. Según los jueces, tanto Arce como los familiares sabían de la poca señal que había dentro de la casa y, por ende, los homicidas aprovecharon la situación de que la víctima iba a salir, donde fue sorprendida por "un individuo que se hallaba emboscado en el interior del parque portando un arma de fuego".

"El sujeto, valiéndose de la indefensión en que había sido colocada Galliano en base al acuerdo previo, efectuó disparos con un arma calibre 11.25, alcanzando a la víctima tres de los mismos", concluyeron los jueces.

Indignación de los familiares

Familiares de Rosana Galliano se manifestaron indignados con la decisión de mantener excarcelados a José Arce y a su madre aunque fueron condenados a prisión perpetua por homicidio triplemente agravado, e insultaron al viudo al finalizar la audiencia. Arce y su madre debieron quedarse parados a un lado de la sala, con custodia policial, mientras familiares de la víctima los insultaban y se quejaban de que ambos se fueran caminando de los tribunales de Campana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS