Edición Impresa

Otro preso logró escaparse por la puerta de la alcaidía de Jefatura

Un preso de 40 años y con varios antecedentes por estafas cometidas con la compraventa de autos se escapó ayer a la tarde de la alcaidía de la Jefatura tras golpear a un guardia y correr hacia...

Viernes 25 de Octubre de 2013

Un preso de 40 años y con varios antecedentes por estafas cometidas con la compraventa de autos se escapó ayer a la tarde de la alcaidía de la Jefatura tras golpear a un guardia y correr hacia el portón de avenida Francia al 5200. Así, el presidio que se levanta detrás de la sede policial rosarina fue escenario de la segunda evasión en menos de una semana después que la tarde del domingo un muchacho de 24 años lograra burlar la guardia del penal (ver aparte).

El nuevo hecho ocurrió a las 18.30 de ayer y el evadido fue identificado como Víctor Ignacio Suárez, apodado "Meteoro". El hombre estaba preso en Córdoba y desde allí lo trajeron el 10 de octubre a pedido de la Justicia de Instrucción, que lo investiga por el mismo delito por el cual tiene causas abiertas en la vecina provincia, La Pampa, Mendoza, Chubut y la ciudad de Santa Fe.

Como es de rigor, cada vez que un detenido es ingresado al presidio se procede a reidentificarlo. Y en ese trámite estaba Suárez ayer cuando emprendió la fuga. "La reidentificación es un procedimiento de rutina en el cual se le sacan fotos, se constatan los datos y se reelabora la ficha dactiloscópica para confirmar que quien dice ser efectivamente sea", confió una fuente de la Jefatura.

A la carrera. Lo cierto es que Meteoro hizo honor a su apodo y a toda velocidad emprendió la huida. "Por lo que tenemos entendido hasta el momento, uno de los custodios lo llevó desde el pabellón donde estaba alojado hasta la sala de reidentificación. Allí le sacaron las esposas y entonces el detenido la emprendió a los puñetes y patadas contra los policías. Después corrió hacia la puerta sin hacer caso a las voces de alto", aseguró el vocero. Y así el recluso ganó la calle tras atravesar un portón y una barrera que, una vez más, parecieron demasiado frágiles como medidas de seguridad.

En ese sentido, las fuentes que accedieron a hablar con La Capital no pudieron precisar si Suárez era esperado por alguien afuera del penal o si continuó su carrera hasta desaparecer de la vista de quienes lo seguían. "Esto no se hace sin ayuda de alguien, ya sea desde adentro o desde afuera", aseguró el vocero. Y agregó que al cierre de esta edición estaba reunida la cúpula de la Unidad Regional II para determinar los posibles pases a disponibilidad o desplazamientos de uniformados que estaban a cargo de la alcaidía y del preso al momento de la fuga.

Algo de historia. Meteoro había caído preso en Córdoba en 2011 y entonces, medios periodísticos de esa ciudad aseguraron que era sospechado como autor de unas 300 estafas similares cometidas con identidades diferentes, de las cuales 48 habían sido perpetradas allí. Lo definieron como un hombre simpático, amigable, entrador, con cara de buen tipo y pinta de "chico bien".

Y aseguraron que el apodo se lo pusieron los pesquisas cordobeses porque es increíblemente rápido con los autos. No los conduce: se apropia de ellos mediante engaños y antes de que el propietario se de cuenta, los vende con documentación apócrifa y desaparece sin dejar rastros. Así, en el camino, deja al vendedor sin su vehículo ni el dinero de la transacción, y al comprador con un auto que tiene pedido de captura y documentación falsa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS