Edición Impresa

Odisea por un turno jubilatorio

Uno quiere ser feliz, pero no lo dejan. Y pensar que la felicidad tendría que ser más accesible, porque llega en un momento de la vida en que se nos hace difícil acceder a ella. Más aún como en mi caso personal, con 64 años y a dos meses de...

Jueves 11 de Septiembre de 2014

Uno quiere ser feliz, pero no lo dejan. Y pensar que la felicidad tendría que ser más accesible, porque llega en un momento de la vida en que se nos hace difícil acceder a ella. Más aún como en mi caso personal, con 64 años y a dos meses de cumplir 65. La felicidad sería poder empezar los trámites jubilatorios, pero no nos dejan. Ni por la web ni por el bendito número telefónico 130. En la web no se puede conseguir un turno en ninguna de las dependencias de Ansés en la ciudad de Rosario y, más aún, en toda la provincia de Santa Fe. En el número 130, tuve la suerte que me atendiera un señor de nombre Miguel, quien no me podía creer cuando le dije que hacía tres meses estaba intentando conseguir un turno. Vale aclarar que cuento con toda la documentación y certificaciones de servicios que se solicitan para llevar este trámite (con 39 años de aportes). Ahora bien, si este escenario está así ahora, cuál será el escenario cuando se puedan jubilar más de 500 mil personas, de acuerdo a esa otra ley que se está reglamentando. Creo que la pretendida felicidad a la que aspiro (y que hoy representa la mísera suma de menos de 4.000 pesos) está cada vez más lejos. ¿Seré víctima de la política que se practica contra el gobierno provincial por parte del gobierno nacional, como me indujeron a pensar en la comunicación telefónica con el 130? ¿O seré víctima de la ineficacia de ese gobierno provincial que me brinda atención que no creo merecer? En cualquiera de los dos casos soy, en definitiva, víctima. Me resisto a victimizarme, por lo que exijo que alguien se haga cargo. ¿Se animará alguien? ¿Habilitarán las oficinas de Ansés para dar un turno o seguiremos recibiendo como respuesta: "Pídalo a la web o llame al 130". ¿O será necesario que todos los que estamos en esta situación (no creo ser el único) hagamos un piquete? ¿O algún político con poder de decisión intervendrá? ¿Los volantes en negocios variados que ofrecen "jubílese ya", indicando contacto con celular, o los pasacalles que cuelgan ofreciendo lo mismo, tienen posibilidad de conseguir los turnos que se nos niegan a nosotros, los normales peatones? Como se verá, son muchos interrogantes; pero hasta ahora, no hay ninguna respuesta.

Norberto Daniel Garfagnoli
DNI 7.841.736    

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario