Edición Impresa

"No creo que todo sea al voleo. Hay que cuidarse"

Jueves 10 de Abril de 2014

El bailarín Flavio Mendoza lamentó la "inseguridad" ciudadana que existe en el país, confesó que se quedó "angustiado" por el secuestro que sufrió su productor y advirtió que el episodio pudo haber sido digitado y no "al voleo".

"Pagamos los platos rotos siempre los que somos laburadores y pagamos impuestos. Me angustia que en nuestro país pase lo que pasa. Ariel estaba con sus hijos y pasaron un mal momento. Uno puede tomar sus recaudos, pero más allá de eso, las personas que gobiernan tienen que hablar menos y hacer lo que tienen que hacer", dijo Mendoza.

El coreógrafo manifestó su impresión de que el secuestro de su amigo pudo no haber sido al voleo.

"Yo no creo más que todo sea al voleo. Yo siempre como amigo y socio le digo a Ariel que no hable, que no diga lo que invierte y como le va. Me parece que están poniendo los ojos en muchas personas", expresó al respecto.

Mendoza dijo que la situación con la inseguridad lo tiene "aterrado" y que toma una serie de recaudos al respecto.

"No manejo solo el auto, siempre voy con alguien. Voy en auto al mercado que está a tres cuadras, salgo del garaje y voy al otro garaje. Vivir así no está bueno", amplió.

"A mí me gustaba por ejemplo ir a comprar las telas para mis espectáculos a Once. Pero ya no lo hago más", contó.

"Me causa mucha angustia pensar que otra persona te está siguiendo. Aparte, hay mucha locura en la calle. Sos una persona pública y te rayan la camioneta", ejemplificó.

"Hablé con Ariel y me dijo que me quedara tranquilo, pero sé que está mal por lo que le tocó pasar a sus hijos", dijo Mendoza. "Es un ser sentimental y lo angustió mucho la situación de los chicos. Es por eso que le pedimos a toda la prensa que no vaya a hacer notas a su domicilio", agregó frente a los periodistas ayer a la tarde.

Opinó, en esa dirección, que los delincuentes que atacaron a su socio "hicieron un estrago como los que habitualmente sufren montones de personas en este país, ciudadanos que no tenemos seguridad".

"Lo paradójico —dijo Mendoza— es que a Ariel lo asaltaron y secuestraron a la vuelta de una comisaría".

"Ya no podés dormir tranquilo. Yo torturo a mis hermanas por mis sobrinos, no quiero que les pase nada".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario