Edición Impresa

Miles de fanáticos reeditaron "el pogo más grande del mundo" en el recital del Indio Solari en Mendoza

Grupos de jóvenes llegados de distintos y remotos lugares del país habían abandonado sus fogones para empezar a saltar esperando el concierto del Indio Solari y Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado.

Domingo 15 de Septiembre de 2013

Con los equipos de música sonando a pleno y grupos de fanáticos cantando las canciones de Los Redonditos de Ricota, la previa del show del Indio Solari en el Parque Agnesi de la localidad mendocina de San Martín alcanzaba anoche su máxima expresión.

Grupos de jóvenes llegados de distintos y remotos lugares del país habían abandonado sus fogones para empezar a saltar esperando el concierto del Indio Solari y Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado.

Los chicos que en colectivos, ómnibus, autos particulares, a dedo y algunos pocos en avión, llegaron hasta Mendoza para la nueva celebración musical expresaban el deseo de que la fiesta alcance su pico al volver a escuchar en la voz del Indio las canciones emblemáticas de Los Redondos.

Más de 100.000 almas se preparaban para el recital; el autódromo que contiene al circuito "Jorge Angel Pena" quedará en la memoria popular como el sitio en el que se realizó el recital de rock más grande de todos los tiempos en Mendoza.

Ayer la provincia de Mendoza ya tenía otra ciudad dentro de ella. Estaba metida en las 40 hectáreas del parque Agnesi.

Carpas, casillas rodantes y puestos de comida se amontonaban, más o menos organizadamente, a la vera de las calles internas de ese predio municipal. Y esa ciudad precaria aumentaba su población incesantemente.

Una especie de procesión de autos y mochileros que arribaban de todos lados iba multiplicando la cantidad de habitantes.

A los bocinazos, con los cuerpos asomados por las ventanillas y revoleando banderas, los ricoteros motorizados se unieron ayer a los que ya estaban desde los primeros días de la semana. Según gente de la organización, hubo 50.000 personas acampando.

Los caminantes, más cansados y vestidos con remeras con la cara del Indio o con las emblemáticas iniciales PR, llegaban por la ruta 50 y se desplomaban como si hubieran encontrado el oasis. Quienes ya estaban establecidos los recibían como viejos conocidos por más que jamás se hubieran visto antes.

Las puertas del autódromo se abrieron a las 16, las entradas tuvieron un único valor: 300 pesos.

"Espero que toquen mucho, me encantaría que toquen los temas de Los Redondos y que el Indio se anime también como hizo en Tandil en 2010 a tocar cosas inesperadas, como esa vez que hizo versiones de Jugo de tomate (Manal) y Postcrucifixión (Luis Spinetta)", dijo Pancho, de 20 años y llegado desde Rafael Calzada, en el conurbano bonaerense.

Nadia Arce, de un grupo de siete chicas que llegaron desde la ciudad de Córdoba, soñaba con que "el Indio explote".

Murió un nene. La nota triste ocurrió con un niño de dos años que viajaba con su familia desde Neuquén hacia Mendoza para asistir al recital: murió en un accidente de tránsito en el sudeste de la provincia cuyana.

El accidente se produjo en la madrugada de ayer sobre ruta 143 a la altura del kilómetro 323, en General Alvear. La familia se trasladaba en un Ford Focus que por razones que se investigan, el conductor perdió el dominio y volcó.

La familia Aragón, oriunda de Neuquén, circulaba por esa ruta con destino al departamento de San Martín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario