POLICIALES

Leve baja de homicidios en el primer trimestre mientras crece la violencia

En los primeros tres meses de 2021 se registraron 56 crímenes, diez menos que en igual período del año pasado. Al menos la mitad tiene que ver con la acción de bandas criminales

Lunes 05 de Abril de 2021

Con 56 homicidios concretados hasta el pasado 31 de marzo, en el primer trimestre del año se contaron al menos diez crímenes menos que en igual período del año pasado. Si bien la variación se puede explicar sólo por la disminución de casos durante el mes de enero, que registró la mitad de los ocurridos durante el mismo mes en 2020, no hay que olvidar que muchas veces es el azar lo que define por milímetros si un hecho se investigará como un asesinato o un herido de arma de fuego. Lo cierto es que si se atiende a los móviles de los hechos, aun en esta etapa preliminar de las investigaciones podría afirmarse que la mitad de los homicidios tienen que ver con aprietes y enfrentamientos entre grupos criminales que aplican mafia a los tiros. Esa tendencia, que se fue haciendo más notoria a medida que avanzaba el trimestre, le da un carácter a la violencia urbana que asuela la ciudad y que más allá de cierta locura creciente que arrecia las calles explica la mayoría de las muertes violentas en el Gran Rosario.

Como dato al respecto cabe recordar que durante 2020 se registraron 871 personas heridas de arma de fuego, alrededor de cinco veces más que quienes resultaron muertos a balazos.

Cuestiones espirituales

“En el tema homicidios no fue el espíritu santo que nos acompañó. Es el resultado de un trabajo que implicó un mayor nivel de presencia en los lugares donde ocurren los hechos. El problema era la violencia letal en Rosario. Fuimos sobre ese punto y logramos reducir enormemente ese conjunto de homicidios”, se despachó a comienzos de febrero el entonces ministro de Seguridad Marcelo Sain, adjudicando a la labor de su cartera la disminución de los crímenes de los 23 ocurridos en enero de 2020 a los 12 registrados en el primer mes de este año.

Resultó curiosa, de parte de un criminólogo como él, una afirmación similar a la que había proferido en octubre de 2014 un lego en la materia como el entonces ministro de Seguridad Raúl Lamberto respecto de alguna merma casual que habrá querido traducir en un acierto de sus políticas. Como sea, la crueldad de los diarios del lunes respondieron de la misma manera a ambos ex ministros: tanto en noviembre de 2014 como en febrero de este año los homicidios se duplicaron respecto de los meses anteriores.

A simple vista el aumento de homicidios en febrero, con 24 hechos, y los 20 de marzo tendrían que ver con una escalada de enfrentamientos entre bandas criminales o producto de balaceras mafiosas que recrudecieron a partir del segundo mes del año. Delitos que, según dijera a mediados de marzo el secretario de Seguridad Pública de la provincia Germán Montenegro, “son muy complicados de prevenir desde el punto de vista policial porque tienen que ver con decisiones que toman integrantes de esas organizaciones para cobrarse facturas y atentar contra otros que compiten contra ellos”.

>>Leer más: La provincia sostiene que las balaceras "están relacionadas con pugnas vinculadas al narcotráfico"

Más allá de lo que cada quien pretenda atribuirle a algún que otro espíritu, lo que se afianzó en los últimos dos meses en los barrios periféricos de Rosario, Granadero Baigorria y Villa Gobernador Gálvez son escenas que parecen calcadas de películas de narcos. Más de la mitad de las personas asesinadas en febrero y marzo quedaron a merced de ataques planificados y encargados, muchos de ellos seguramente desde alguna cárcel. Un joven que jugaba con su hijo en una plaza, otro que comía un choripán en el carrito de un amigo, otro que atendía su propio carrito, y no faltó una niña que murió alcanzada por una brutal balacera contra la casa de su tía. En este sentido cabe recordar que muchos niños, algunos bebés, resultaron heridos en este tipo de balaceras y más allá de sobrevivir habrá que ver qué vida les espera producto de esas lesiones.

La magnitud de la violencia que se esparce por Rosario puede leerse en un cuádruple crimen que, según lo investigado hasta el momento, se desencadenó en el marco de un enfrentamiento por cuestiones de narcomenudeo en un pasillo de Cerrillos al 3700, unos metros al sur de bulevar Seguí al 5000. Fue el 12 de marzo cuando el ex campeón de boxeo Brian “La Cobra” Zarza fue acribillado a balazos por dos sicarios frente a la casa donde vivía con su familia. En el ataque también murieron dos hombres que estaban tomando algo con el joven de 27 años: Lucas Ariel Riveros Luján, de 24 años, y Esteban Damián Benítez, de 34. Y seis días después falleció Miguel Angel Alcaraz, un vecino de 42 años que recibió varios disparos.

Zonas

La violencia criminal _el prefijo narco parece tornarse relativo tras la pandemia que obligó a las bandas a abordar otros rubros_ que se hizo notable a partir de febrero volvió a poner, junto con Rosario, a Villa Gobernador Gálvez y Granadero Baigorria como las ciudades más violentas del departamento con cuatro homicidios cada una. Si bien se presume que los conflictos que se dirimen en Baigorria tienen origen en Rosario, en la extensa ciudad ubicada al sur del arroyo Saladillo parece que han vuelto a jugar actores locales.

>>Leer más: Detuvieron a un gendarme por el crimen de un adolescente en la zona sur

En VGG no hubo homicidios hasta que el 21 de febrero mataron a Claudio Procopp en la puerta de su casa de Edison al 800. Ese día no asomaban motivos que explicaran el crimen, especialmente su hermano Marcelo dijo a la prensa que no le encontraba un porqué. Pero dos días después este hombre de 45 años fue asesinado nada menos que en la puerta del cementerio donde se aprestaba a enterrar a Claudio y la historia pareció completarse.

Terribles escenas de película se viven por estos días en las calles reales de barrios como 7 de Septiembre y Empalme Graneros, entre el norte y el oeste de Rosario. En el primero causó escozor entre sus vecinos el homicidio de “Ramoncito” Velázquez, dueño del lavadero de autos de la zona, que fue acribillado por un falso cliente al parecer por su pasado como miembro arrepentido de la banda de Tania Rostro. En la zona más pobre de Empalme fue terrible el doble crimen de un hombre y un adolescente acribillados por cuatro tipos que aparecieron a los tiros en dos motos.

Sin embargo la zona de la comisaría 19ª, en el sudoeste, sigue siendo epicentro de la mayor cantidad de homicidios en Rosario con ocho en los primeros tres meses. Si se le suman los ocurridos en las seccionales aledañas se mantiene el sudoeste de la ciudad como la zona con mayor violencia letal.

Botones de muestras

En este contexto otro dato de los que se van naturalizando en Rosario también da cuenta de esta cotidianidad irracional: al menos cinco crímenes _puede que sean más_ tuvieron como víctimas a personas que no eran las buscadas por los homicidas. Y si se trata de naturalizar, hubo en los primeros tres meses del año cuatro jóvenes que salieron de sus casas para ir a fiestas o cumpleaños y sus familiares tuvieron que ir a buscar sus cuerpos al Instituto Médico Legal.

En este clima de violencia, no siempre explicable a partir de la acción de los grupos delincuentes, también llaman la atención los tres asesinatos cometidos por miembros de fuerzas de seguridad: el de Rafael Acosta Venialgo, un hombre de 55 años asesinados por policías que allanaron ilegalmente su vivienda de la Vía Honda el 13 de enero; el de Diego Villarroel, aparentemente asesinado por un policía que se defendió de un asalto a mano armada _no se descarta que haya sido alcanzado por una bala disparada por su cómplice_, y el del chico Facundo Verón, asesinado por la espalda por el gendarme Héctor Daniel Rivas porque al parecer quiso robarle efectos personales de su auto.

>>Leer más: La apropiación de una casa, la firme pista para dilucidar el crimen de un hombre en barrio Azcuénaga

En lo que va de 2021 se registraron tres homicidios en ocasión de robo al que podría sumarse uno que, en rigor, podría encontrar lugar en cualquier categoría: el crimen de Norberto Fabián Inunissi, quien según la investigación fue asesinado por personas con quienes habia pactado un encuentro en su casa de Mendoza al 4600 para conversar sobre el alquiler o venta de una propiedad que tenía en la zona norte y fue apuñalado por quienes quisieron quedarse por la fuerza con la escritura de esa vivienda.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario