Edición Impresa

Las fotos de Chávez no terminan con la incertidumbre política en Venezuela

Prueba de vida. Las imágenes traen calma a los chavistas, pero no tienen la contundencia suficiente para instalar una sensación de recuperación física

Domingo 17 de Febrero de 2013

La publicación el viernes de las primeras fotos del presidente Hugo Chávez desde su última operación el 11 de diciembre en Cuba suponen un alivio para sus seguidores, pero dejan sin respuesta la pregunta sobre si estará en condiciones de volver a Venezuela para gobernar.

"Aunque las fotos traen calma a una parte de los venezolanos, principalmente a los simpatizantes de Chávez, no son un elemento contundente que señale un escenario de recuperación del presidente y de que es capaz de retomar sus funciones", dijo a la AFP el sociólogo Ignacio Avalos. "Sigue la incertidumbre política", subrayó este catedrático de la Universidad Central de Venezuela.

La exhibición. El gobierno venezolano mostró el viernes en un mensaje televisivo cuatro fotos de un sonriente Chávez en la cama del hospital e informó que el mandatario respira a través de una traqueotomía que le dificulta el habla de forma temporal. En las imágenes, presentadas por el ministro de Ciencia y yerno de Chávez, Jorge Arreaza, el mandatario aparece acompañado de sus dos hijas mayores, Rosa Virginia y María Gabriela, con un ejemplar del diario oficial cubano Granma del jueves.

Las reacciones de sus seguidores no se hicieron esperar. En Twitter, la etiqueta #ChávezViveySonríe se mantuvo entre los más populares del día, y en las calles seguidores del mandatario mostraban copias de las imágenes. "Las fotos lograron bajar los niveles de ansiedad, tras las matrices de opinión que han venido sacando la oposición y los medios, asegurando que Chávez está muerto o incapacitado", dijo el analista político chavista Farith Fraija. "Además, son una forma de precisar que el presidente está tomando las acciones de gobierno, aunque se le dificulte un poco la comunicación", añadió Fraija.

Hasta ahora el gobierno no había mostrado ninguna imagen de Chávez desde su cuarta operación contra el cáncer el pasado 11 de diciembre, a la vez que sostenía que sigue al mando del país, tomando decisiones y firmando decretos.

Polarizados. En una sociedad partida literalmente en dos como la venezolana, Avalos señala que las imágenes fueron percibidas de forma "polarizada". "Los chavistas dicen «el presidente no está tan mal como se decía», y los opositores hablan de un montaje o destacan su incapacidad para hablar".

El líder opositor Henrique Capriles insistió en que el gobierno "miente" sobre la salud del mandatario, porque hace unos días aseguraba que podía hablar y "ahora dicen que no puede". El ministro Arreaza detalló que el mandatario "tiene dificultad para comunicarse verbalmente" aunque "comunica perfectamente sus decisiones", así sea de forma escrita. A la vez, Arreaza admitió que se trata de "una recuperación lenta, un proceso que implica tratamiento muy duro que puede tener reacciones adversas". A Chávez le queda un "buen trecho" para recuperarse, indicó su yerno, sin aventurar una fecha de retorno del presidente, reelecto el pasado octubre para un nuevo periodo de seis años.

Maduro, más visible. Avalos destacó que acciones paralelas del gobierno despiertan suspicacia en parte de la sociedad venezolana. "Por un lado, están las fotos de Chávez y la posibilidad de que regrese o no al mando y, por otro, se ve al vicepresidente Nicolás Maduro en lo que es más o menos una campaña electoral: inaugura obras, habla en televisión, y eso apunta a una campaña de posicionamiento de alguien que no era tan visible".

Maduro fue designado por Chávez como su sucesor en caso de que quedara "inhabilitado" para gobernar y tuvieran que realizarse nuevas elecciones.La decisión fue comunicada al país por el propio mandatario el 8 de diciembre, cuando anunció una nueva recurrencia del cáncer que le fue detectado a mediados de 2011, dos días antes de partir a La Habana para su última operación.

Chávez no pudo asistir a su toma de posesión el 10 de enero como estaba previsto, pero el Tribunal Supremo avaló que lo hiciera más adelante, cuando estuviera en condiciones, así como que su gobierno del mandato 2007-2012 siguiera en funciones. El mandatario venezolano, que sufre un cáncer del que se desconoce su naturaleza y gravedad, cuenta con un permiso indefinido de la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, para permanecer en Cuba el tiempo necesario hasta que se recupere.

Yoani Sánchez está lista para viajar. La disidente cubana, conocida desde hace años en la isla por sus críticas contra el gobierno de los Castro en su blog Generación Y, sale hoy en una gira internacional que la llevará a alrededor de una decena de países por todo el mundo. Rutina para otras personas, el viaje no lo es para Sánchez. En los últimos años, las autoridades cubanas le negaron la salida del país una veintena de veces, según la bloguera de 37 años. La reforma migratoria del pasado 14 de enero le abrió ahora la puerta de su primer viaje al exterior desde que alcanzó fama internacional. "Esperanzada pero cauta" tras recibir finalmente un pasaporte, la activista se mantiene escéptica hasta el último minuto. "Sólo voy a gritar «ahhhh» cuando esté en el avión", dijo recientemente a un diario de Brasil, país por el que empezará su gira. En la misma entrevista, lamentó la anomalía de que su viaje despertara tanto interés dadas las circunstancias de Cuba. "No debería ser noticia que una persona tenga un pasaporte y pueda embarcarse en un avión", comentó.

La gira de varias semanas la llevará luego a Perú, Argentina y México, además de a Europa (entre otros Alemania, España y República Checa) y a Estados Unidos.

Desde que lanzó su blog en 2007, Sánchez recibió varios premios y menciones internacionales, entre ellos el Ortega y Gasset de periodismo en España en 2008 o galardones por su blog en Alemania (2008) y Estados Unidos (2009). La revista Foreign Policy la seleccionó entre los 100 pensadores más influyentes del mundo en 2011.

Premios y conferencias. Entre sus planes están recoger algunos de sus premios, dar conferencias y visitar amigos en varios países, según su esposo, el activista Reinaldo Escobar. Aunque pasará varias semanas en el extranjero, la bloguera subrayó en varias ocasiones que viaja al exterior "para volver" luego a su país.

Filóloga de formación, Sánchez vivió dos años en el exilio. A su regreso de Suiza en 2004, trabajó en proyectos editoriales alternativos y como activista política. Su blog alcanzó notoriedad en 2008, cuando se disparó el interés por sus crónicas escritas desde Cuba, pese al pobre acceso a Internet que tiene la isla. "Generación Y" estuvo temporalmente bloqueado en Cuba después de que Sánchez se diera a conocer a nivel internacional. Convertida en la cara más conocida de la disidencia interna, Sánchez es criticada también duramente como "mercenaria" por blogueros e internautas afines al gobierno de Raúl Castro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS