Edición Impresa

La policía italiana resuelve un crimen que la mafia concretó hace un siglo

Impensada derivación de unas escuchas telefónicas. Un aspirante a mafioso afirmó que un tío de su padre había matado en 1909 a Giuseppe Petrosino, de la policía neoyorquina.  

Miércoles 25 de Junio de 2014

La policía de la isla italiana de Sicilia cree haber resuelto el misterio de un asesinato cometido por la mafia hace 105 años. En 1909, el oficial de la policía de Nueva York, Giuseppe "Joe" Petrosino, fue asesinado durante una misión en la isla, donde había viajado para recabar datos sobre las raíces de la mafia, cuyos tentáculos llegaban a Estados Unidos.

La revelación del descubrimiento coincidió con el arresto de 95 sospechosos de ser miembros de dos clanes implicados en maniobras de extorsión, tráfico de drogas y lavado de dinero en la capital siciliana, Palermo, hace pocos días. Uno de los detenidos había sido grabado mientras iba en su auto jactándose de que el tío de su padre fue quien ejecutó a Petrosino en 1909, dijo la policía italiana.

Doménico Palazzotto le estaba diciendo a otro delincuente que su familia llevaba cien años en la mafia. "El tío de mi padre se llamaba Paolo Palazzotto, el fue quien mató al policía asesinado en Palermo" siguiendo las órdenes de Vito Cascio Ferro, el jefe de la Cosa Nostra cuyas operaciones se habían extendido a Estados Unidos.

El asesinato del teniente Joe Petrosino, ocurrido el 12 de marzo de 1909, conmocionó en su momento a la ciudad de Nueva York, afirma el corresponsal de la BBC en Roma, Alan Johnston.

El detective ítalo-estadounidense era especialista de trabajar en operaciones de incógnito. Se había hecho pasar por mendigo ciego, por trabajador de sanidad y por inspector de salud. Pero en una misión secreta a Sicilia, para investigar a la mafia conocida entonces en Nueva York como "Mano Negra", recibió cuatro disparos en plena calle, mientras esperaba por un supuesto informante.

El atentado ocurrió cuando apenas había pisado Palermo y fue presenciado por un grupo de personas que estaban esperando por un tranvía.

Las revelaciones surgieron cuando la policía estaba recabando información durante los preparativos de una operación contra la mafia en los distritos de Resuttana y San Lorenzo, en Palermo. "Hemos sido mafiosos por 100 años", dijo Doménico Palazzotto, de 33 años, según el registro de su conversación.

Su auto habia sido intervenido por la policía, que grabó todo cuanto dijo. "El tío de mi padre, cuyo nombre era Paolo Palazzotto... fue el primero en matar a un policía en Palermo... Joe Petrosino, un policía estadounidense", dijo.

Nadie fue condenado por el asesinato de Joe Petrosino. Aunque Cascio Ferro y el propio Paolo Palazzotto fueron retenidos luego del tiroteo, ambos fueron liberados por falta de pruebas.

Vigencia. La noticia llegó a los titulares, sobre todo en Nueva York, donde Petrosino sigue siendo un ícono de la policía.

El teniente Petrosino fue uno de los primeros italianos en la fuerza y uno de los favoritos de la policía de Teddy Roosevelt , que se movía en el difícil entramado de calles en la década de 1890.

Doménico Palazzotto, de 33 años, fue arrestado el lunes por cargos de narcotráfico en una operación encubierta en Palermo llamada "Apocalipsis", que permitió encarcelar a 95 sospechosos.

La operación no tuvo nada que ver con el asesinato de Petrosino, pero cuando se hicieron públicos los documentos justificativos de las detenciones, se conocieron las escuchas que permitieron establecer el nexo con el crimen de hace un siglo.Según las transcripciones publicadas por le diario italiano La Stampa, Palazzotto, un aspirante a mafioso, hacía alarde de su prosapia. Según las transcripciones, afirmó: "Yo ni siquiera voy a mostrar los libros. Nuestra familia ha estado en la mafia durante cien años. Matamos el primer policía en Palermo", dijo, usando la palabra "esbirro", con la que en la jerga italiana se designa a los policías que patrullan las calles.

De acuerdo a las transcripciones adicionales publicadas por el diario Corriere Della Sera, Palazzotto también pasó a describir Petrosino como un objetivo prioritario. "Cayó desde América para remover la mierda aquí, para investigar la mafia", afirmó.

Esas escuchas telefónicas, grabadas en 2013, fueron desestimadas en un principio por la policía siciliana, cuyos expertos consideraron los dichos de Palazotto como una mera jactancia del delincuente.

Algunos investigadores se mostraron en disidencia. Para ellos, Palazzotto estaba "tratando de subir la escalera" al señalar una supuesta vinculación con los asesinos de Petrosino. También "dejó caer nombres". Afirmó asimismo que su familia había estado involucrada en el asesinato del magistrado antimafia Giovanni Falcone, esperando claramente de esa forma se reforzara una reputación de tipo de temer.

Historia de película. Lo que hace tan atrayente el caso es que la historia que esgrime Palazzotto tiene anclajes muy fuertes con la realidad. El teniente Joe Petrosino nació cerca de Salerno en la península italiana en 1860 y fue enviado a Nueva York para vivir con su abuelo, anticipándose a sus padres, en 1873, mucho antes de que la ola de inmigrantes italianos llegase Estados Unidos a través de la isla Ellis. Su abuelo murió y él y un primo fueron enviados a vivir con una familia irlandesa que le proporcionó una educación y oportunidades con las que muchos inmigrantes italianos sólo soñaban.

Petrosino se convirtió en un oficial de policía de la ciudad de Nueva York en 1883 y pronto se especializó en el crimen organizado. Según el periodista de internacionales Christopher Dickey, Petrosino "podía presentarse como un detective elegantemente vestido, con sombrero hongo, pero a menudo se movía por las calles con los harapos de un jornalero y se mezclaba fácilmente con viajeros recién llegados a esta ciudad de inmigrantes ".

Otras veces, sólo para burlarse de los mafiosos, se paraba en el porche de su casa, cerca de la antigua sede de la policía, en la zona llamada ahora Petrosino Square, y tocaba el violín.

Pero en 1909 Petrosino fue en una misión secreta para investigar el mundo subterráneo italiano en su propio terreno. Un capitán de la policía de Nueva York filtró la noticia.

La prensa italiana y estadounidense informó luego que Petrosino fue asesinado con cuatro disparos en la cabeza en la Piazza Marina en Palermo. Una placa de bronce marca el lugar de su asesinato.

Pese a las afirmaciones de Palazzotto, el misterio de quién realmente apretó el gatillo y acabó con Petrosino se mantiene.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario