Edición Impresa

La estudiante chilena sufrió un ataque sorpresivo y por la espalda

Los investigadores reconstruyeron ayer el homicidio de Nicole Sessarego Bórquez, ultimada de 11 puñaladas en julio cuando llegaba a su casa del barrio porteño de Almagro.

Lunes 17 de Noviembre de 2014

Los investigadores del crimen de la estudiante chilena Nicole Sessarego Bórquez, asesinada de 11 puñaladas en julio pasado cuando llegaba a su casa del barrio porteño de Almagro, realizaron ayer la reconstrucción del hecho y para abogado de la familia de la víctima se estableció que se trató de un ataque sorpresivo y por la espalda.
  Julio Cisterna, uno de los letrados que representan a los padres de Nicole, de 21 años, dijo a Télam que con las últimas diligencias llevadas a cabo en el marco de la pesquisa “se siguen sumando elementos a la causa y el rompecabezas va terminando de armar”.
  Respecto de la reconstrucción del hecho dispuesta por el juez de Instrucción porteño Luis Zelaya, el abogado indicó que se realizó ayer madrugada alrededor de las 3, y consistió en determinar cómo fue la última parte del recorrido que tomó la estudiante antes de llegar a su domicilio, en el edificio situado en Don Bosco 4109, de Almagro.
  Para ello, los investigadores tuvieron en cuenta las fotografías y las imágenes de video captadas por las cámaras de seguridad sobre el momento en que la víctima pasó por la esquina de avenida Rivadavia y Quintino Bocayuva, donde está ubicada una sucursal del Banco Patagonia. De acuerdo a los pesquisas, Nicole luego continuó por Quintino Bocayuva hasta llegar a la puerta de su edificio, en Don Bosco, entre la primera de las calles y Treinta Tres Orientales.
  El abogado Cisterna precisó que para la reconstrucción se utilizaron a dos testigos de similares características a Nicole y el acusado, Lucas Azcona, de 22 años, tanto fisonómicas como en cuanto a la vestimenta que llevaban esa noche.
  Para el letrado, en la diligencia se estableció que cuando la estudiante llegó a la puerta del edificio donde alquilaba alcanzó a ingresar la llave en la cerradura.
  En ese momento, el agresor fue por la espalda y de manera “sorpresiva” la atacó, por lo que Nicole se dio vuelta y recibió dos puñaladas en los brazos, señaló Cisterna.
  Luego, siempre según las conclusiones que se desprendieron de la reconstrucción, el homicida continuó atacándola con el cuchillo en distintas partes del cuerpo hasta que la puerta de entrada al edificio se cerró y la muchacha quedó del lado de adentro, donde murió a los pocos minutos.
  En ese sentido, una de las hipótesis que maneja Cisterna es que el autor material cerró la puerta con su mano izquierda para que Nicole no pidiese ayuda, en tanto que otra posibilidad es que ella misma empujó la puerta de entrada para ponerse a resguardo del ataque.

¿Otros ataques? Sobre la situación del imputado Azcona, único detenido por el crimen, el abogado contó que “durante la semana se le harán peritajes psiquiátricos” para evaluar su estado de salud mental y que continuarán con la recepción de testimonios de víctimas de otros ataques supuestamente cometidos por el sospechoso.
  En ese sentido, el viernes pasado dos jóvenes reconocieron ante la Justicia al acusado Azcona como el hombre que las atacó en la zona sur del conurbano bonaerense y dijeron que siempre vestía la misma ropa y empleaba igual modus operandi.
  Se trata de Débora, de 20 años, y Cinthia, de 18, quienes “hablaron del gorro, de la ropa negra, que llevaba cadenas en el pantalón y de toda una serie de elementos que coinciden”, explicó la otra abogada de la familia de Nicole, Patricia Anzoátegui.
  “Parece haber un ritual en vestirse para ir a cazar”, remarcó la letrada, que consideró que Azcona buscaba a chicas “muy similares a Nicole” y repetía “la forma” de ataque a las mujeres al menos en los dos casos que se presentaron hasta ahora en la Justicia.
  La situación de Azcona ya había quedado comprometida el jueves último cuando los peritos hallaron su perfil genético en cuatro muestras de sangre levantadas en la escena del crimen.
  “Sabemos que Lucas empuñó el arma homicida. Lucas es el asesino de Nicole”, aseguró la letrada consultada. Desde el inicio de la investigación se estableció que mientras le aplicó las puñaladas a la chica, el asesino se cortó y dejó rastros de sangre en la escena del crimen y sus alrededores, uno de ellos sobre una pared en la esquina del edificio donde vivía la joven, en Don Bosco y Treinta y Tres Orientales, de Almagro. El patrón genético de esa sangre ya había sido cotejado con otros cuatro sospechosos, entre ellos, el ciudadano turco que fue el primer detenido de la causa y luego liberado por falta de pruebas, y en todos los casos el ADN había dado negativo. Nicole Sessarego Bórquez fue asesinada de 11 puñaladas durante la madrugada del 15 de julio cuando llegaba al departamento que alquilaba luego de haber ido a bailar al boliche Barhein, situado en Lavalle 345. El sábado pasado, luego de haber reconocido a Azcona en las imágenes de las cámaras de seguridad difundidas por los investigadores, el padre del acusado entregó al muchacho a la policía y este quedó detenido por el homicidio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario