Edición Impresa

Hallan muerta en un basural a una chica desaparecida en Colegiales

La adolescente salió de una clase de Educación Física y se despidió de sus amigas a seis cuadras de su casa. Hay signos de ataque sexual.

Miércoles 12 de Junio de 2013

El cuerpo de Ángeles Rawson, una adolescente de 16 años que había desaparecido el lunes último en el barrio porteño de Colegiales, fue encontrado ayer en un predio perteneciente al Ceamse, en la localidad bonaerense de José León Suárez, con signos de violación y estrangulamiento.

El macabro hallazgo se produjo cerca de las 11.30 en la Planta de Tratamiento Mecánico Biológico ubicada en el Complejo Ambiental Norte III de Ceamse (Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado), situado sobre el Camino del Buen Ayre, en esa localidad del partido de San Martín, indicaron fuentes del organismo ambiental.

El cuerpo fue encontrado por un empleado en la montaña de basura donde había volcado su carga un camión que provenía de la planta compactadora del Ceamse del barrio porteño de Colegiales.

Signos de abuso sexual. De acuerdo con un primer informe forense, el cuerpo presentaba signos de abuso sexual y de estrangulamiento. También trascendió que el cuerpo tenía golpes, una bolsa en la cabeza, una soga que daba varias vueltas al cuello y los pies y manos atados.

Cecilia, una de las tías de Ángeles, fue quien confirmó la muerte de su sobrina, en declaraciones a la prensa: "Nos llamaron de la comisaría 31 y nos confirmaron que es el cuerpo de ella".

En tanto, un tío de la víctima tuvo a su cargo el reconocimiento del cuerpo en la planta de residuos donde fue encontrada la chica.

La joven había desaparecido este lunes, cerca de las 10, cuando fue vista en inmediaciones del predio del Ceamse en Colegiales, sobre la calle Matienzo.

En esa oportunidad, vestía zapatillas blancas y buzo verde claro, parte del uniforme de Colegio Virgen del Valle.

Como cada lunes. Todos los lunes, la chica iba a Educación Física a un predio en Colegiales vecino al Ceamse y para regresar a su casa caminaba por Costa Rica hasta Ravignani y desde ahí hasta el 2300 de esa calle.

La desaparición de la joven había sido comunicada de forma inmediata por su familia, con una denuncia a la comisaría 31.

Los datos que se conocieron es que el celular de la joven registra este lunes una llamada a las 9:43 a un banco, que duró diez minutos.

Además, el teléfono dejó de funcionar a las 10:59 y registra una recarga virtual de 50 pesos a las 9:59.

El lugar donde tomaba la clase de gimnasia se encuentra a unas ocho cuadras de la casa de la chica. Ella caminó dos cuadras con otras dos chicas hasta Costa Rica y Dorrego, y ahí se separaron, a unas seis cuadras de su vivienda.

En esos momentos, manifestó "me voy a casa y vuelvo", cuando se separó de las otras jóvenes.

La abuela de Ángeles contó que "ella estaba festejando que sacó el mejor promedio del colegio".

"Salieron tres, dos caminaron con ella hasta Dorrego y Costa Rica y ahí se separaron", precisó la mujer. Por su parte, Sergio, padrastro de la chica, contó que "ella hacía siempre el mismo recorrido y volvía". "Cuando no llegaba empezamos a sospechar de su ausencia. El rastro se perdió entre Costa Rica y Dorrego, no exacto, pero en esa zona", indicó.

La fiscal de instrucción porteña María Paula Asaro dispuso que la autopsia se haga en la morgue judicial ubicada en la calle Viamonte, en la Capital Federal.

El caso es investigado en conjunto entre el fiscal de San Martín Héctor Scebba, con jurisdicción en el lugar del hallazgo, y la fiscal Asaro, con competencia en la ciudad de Buenos Aires, donde al parecer se produjo el crimen. Fuentes judiciales informaron a Télam que Asaro será quien se quede con la causa, ya que se sospecha que Ángeles fue asesinada en Capital Federal y luego su cadáver fue colocado en uno de los camiones de basura que terminaron en José León Suárez.

El buzo verde

Antes de que el cuerpo fuera reconocido por familiares, los investigadores determinaron que se trataba de Ángeles por su aspecto físico y porque el cadáver tenía colocado el buzo verde del uniforme del Colegio Virgen del Valle al que asistía y que llevaba puesto cuando desapareció. Un empleado del Ceamse vio el cuerpo entre la basura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS