Edición Impresa

Hallan más restos fósiles en Chubut y planean hacer un circuito turístico

La localidad chubutense de Las Plumas guarda lo que parece ser un cementerio de dinosaurios. Los expertos han distinguido varias especies donde se descubrió el saurópodo más grande del mundo.

Lunes 19 de Mayo de 2014

Unos 200 restos fósiles de dinosaurios que pertenecerían al menos a siete especies distintas fueron encontrados junto al ejemplar prehistórico más grande del mundo en proximidades de la localidad de Las Plumas, hallazgo que sorprendió a los arqueólogos de todo el mundo, por lo que los expertos creen que la zona era un cementerio de dinosaurios y una de las hipótesis es que los ejemplares prehistóricos "elegían" morir allí.

El anuncio del descubrimiento del yacimiento de Las Plumas, localidad rural del centro este del Chubut (se encuentra dentro del Valle de los Mártires) se concretó un día después de que se diera a conocer el hallazgo en Neuquén de los restos del primer dinosaurio diplodócido en América del Sur.

"La cantidad de restos encontrados que corresponden al menos a siete ejemplares diferentes, también de gran tamaño, algunos alcanzan los 40 metros de longitud, hace que este sea el hallazgo más completo de este tipo de dinosaurios gigantes a nivel mundial, algo trascendental para la ciencia", señaló José Luis Carballido, paleontólogo del Museo Egidio Feruglio (MEF) de la ciudad de Trelew.

Carballido se mantiene expectante porque cree que hasta ahora sólo se ha recuperado lo que sería "el 20 por ciento" del material que podría haber en el mismo yacimiento. Dijo que han sido encontrados también alrededor de setenta dientes de dinosaurios carnívoros que probablemente hayan sido producto de la alimentación de estos dinosaurios muertos en el lugar. Según las estimaciones realizadas, estos fósiles tendrían alrededor de 100 millones de años.

Los restos fósiles aparecieron en una estancia situada a unos 260 kilómetros al oeste de Trelew, cuando un peón rural divisó lo que sería el fémur más grande hallado en el mundo, de 2,40 metros de largo.

El hueso pertenecía a un saurópodo, un gigante herbívoro que vivió hace unos 90 millones de años —en el Cretácico Superior— según explicó Rubén Cúneo, director del MEF.

Hace millones de años, la zona donde se hallaron los fósiles estaba cubierta de frondosos árboles de más de 15 metros de altura, con los que se alimentaban estos animales que pesaban unos 100 kilos al nacer y podían alcanzar las 80 toneladas.

"Los dinosaurios más grandes conocidos habitaron en el sur de Argentina. No teníamos evidencia de por qué esta zona era propicia para el gigantismo, de allí la importancia de este hallazgo ya que ahora vamos a poder empezar a estudiarlo y tratar de desentrañar la historia evolutiva", explicó Carballido.

Debido a la magnitud y conservación de las estructuras óseas, este hallazgo de dinosaurios gigantes se considera el más completo a escala mundial.

De las excavaciones participaron voluntarios y estudiantes a los que se les pidió que no difundieran los datos, ni publicaran fotos a través de las redes sociales.

Rubén Cúneo recordó sobre el descubrimiento del gran saurópodo que pesaba unas 80 toneladas que "fue de un peón del campo que vio un hueso extraño y distinto a los animales habituales; tuvimos la suerte que la información llegó al lugar correcto y hoy podemos estar en este lugar contando la noticia de haber hallado el dinosaurio más grande del planeta". El peón Aurelio Hernández no pudo enterarse de la trascendencia de su hallazgo, falleció hace dos años.

Cuneo señaló que "para hacer el anuncio del descubrimiento estábamos esperando a poder conocer el tamaño aproximado de manera fehaciente y esto pudimos hacerlo en abril cuando encontramos el fémur de 2,40 metros sumado al húmero. Ahí establecimos que se trataba de un dinosaurio herbívoro de alrededor de 80 toneladas y unos 40 metros desde la cabeza hasta la cola".

Es destacado el rol que desempeñan en todo el proceso de hallazgo, estudio y conservación los expertos que nuclea el museo paleontológico Egidio Feruglio (MEF), de la ciudad de Trelew. El MEF es, además, un centro de exhibiciones e investigación científica donde se muestra cómo era la flora y fauna prehistóricas de la Patagonia.

La institución no gubernamental lleva el nombre del naturalista, geólogo, y docente italiano Egidio Feruglio, quién realizó importantes estudios e investigaciones en la región patagónica.

Los visitantes acceden a un recorrido que recrea la vida de los primeros humanos de la Patagonia argentina hasta la aparición de microorganismos primitivos. La sala de la era Mesozoica, con los dinosaurios, es desde ya uno de los puntos que más atracción despierta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario