Edición Impresa

Francisco envió un documento a los curas romanos

El Papa Francisco remitió a los sacerdotes de Roma un documento que realizó cuando era el cardenal argentino Jorge Bergoglio para instar a los presbíteros actuales a buscar a los más alejados.

Martes 17 de Septiembre de 2013

El Papa Francisco remitió a los sacerdotes de Roma un documento que realizó cuando era el cardenal argentino Jorge Bergoglio para instar a los presbíteros actuales a buscar a los más alejados.

El Papa fue ayer a la basílica de San Juan de Letrán, en Roma, después de celebrar la habitual misa matutina en Santa Marta, para un encuentro con el clero romano, según informó el servicio de noticias del Vaticano.

Para prepararse al encuentro y a petición del Papa, el cardenal vicario Agostino Vallini envió a los sacerdotes de la diócesis de Roma una reflexión escrita de 2008 con la que el entonces cardenal Bergoglio presentó la identidad sacerdotal a la luz del Documento de Aparecida, en la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano.

Bergoglio había señalado la misión como propuesta y desafío ante los cambios de época y animaba a los párrocos a ser "un ardoroso misionero que vive el constante anhelo de buscar a los alejados y no se contenta con la simple administración".

Reiteraba que "una transformación de la acción pastoral y una consecuente acción pastoral transformadora sólo podrá producirse cuando haya sido mediada por la transformación interior de los agentes de pastoral y miembros de la comunidad que la componen".

Audacia evangelizadora. "Para convertirnos en una Iglesia llena de ímpetu y audacia evangelizadora, tenemos que ser de nuevo evangelizados y fieles discípulos", decía. En el documento se habla de cómo en Aparecida (Brasil) se toma conciencia de los cambios de época, "no como múltiples sentidos parciales que cada uno puede encontrar en las acciones cotidianas que realiza, sino al sentido que da la unidad a todo lo que existe".

"Lo propio del cambio de época es que ya las cosas no están en su sitio. Lo que antes servía para explicar el mundo, las relaciones, el bien y el mal, ya parece que no funciona más. La manera de ubicarnos en la historia cambió. Cosas que pensamos que nunca iban a pasar, o que por lo menos no las íbamos a ver, las estamos viviendo y delante del futuro no nos animamos ni siquiera a pensar", escribía Bergoglio.

Explicaba que "probablemente lo que nos parecía normal de la familia, la Iglesia, la sociedad y el mundo, parecería que ya no volverá a ser de ese modo. Lo que vivimos no es algo que ilusoriamente tenemos que esperar que pase para que las cosas vuelvan a ser como siempre fueron".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario