Edición Impresa

Férrea oposición de la Iglesia: "Está vivo"

Viernes 11 de Abril de 2014

El obispo de Neuquén, monseñor Virginio Bressanelli, aseguró meses atrás que Marcelo Diez "está vivo" y da señales que llevan a pensar que el estado vegetativo que le fue diagnosticado ya no es tal. El prelado aseguró que respira por sus propios medios, "sin ayuda de respirador o de máscara de oxígeno, no está enchufado a máquina alguna" y responde a estímulos externos. A su juicio, "vive en una situación de alta discapacidad".

"Rota y se acomoda en la cama por sí mismo, se frota o rasca en la parte del cuerpo donde siente molestias. A veces, aprieta suavemente la mano de quien lo toma. Al parecer de quienes más lo conocen y acompañan, su respuesta a estímulos externos no es sólo refleja sino que, por momentos, se trataría de actos dirigidos. Es sensible a muestras de afecto y hacia quienes le conversan; se irradia su rostro al escuchar música, da señales visibles de displacer o cansancio cuando algo no le gusta", aseguró.

El obispo diocesano indicó también que la vida de Marcelo "no puede depender sólo de la decisión de su familia" cuando en condiciones como las del paciente no se garantiza el mayor interés del enfermo. "La custodia y el cuidado del bien vida caen también bajo la responsabilidad de la sociedad en su conjunto, a través de sus miembros, organismos, estructuras de servicio e instituciones médicas, sociales y judiciales", aseveró.

Bressanelli pidió a comunidad católica: "Marcelo es un hijo de Dios y un hermano nuestro. Sostengámoslo con nuestra oración. Para él y para todo ser humano queremos lo mejor: la dignidad que le corresponde, la calidad de vida posible dentro de su condición actual, y una vida plena en Cristo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario