Edición Impresa

El revés de la historia

El grupo Metrónomo estrena la obra de Eva halac ambientada en la campaña del desierto. 

Sábado 04 de Abril de 2015

Hacer un teatro vivo y potente a partir de un hecho histórico es un desafío, pero el grupo Metrónomo decidió encararlo cuando descubrió la obra “La voluntad, teatro a distancia”, de la dramaturga Eva Halac. Allí se aborda un conflicto en medio de la controversial campaña del desierto argentino: un comandante se enfrenta con una actriz que quiere salvar a un desertor del ejército que está a punto de ser ejecutado. Mientras tanto, todos esperan la llegada del general Julio Argentino Roca para festejar el 25 de mayo con una fiesta en el desierto. Después de un año de intenso trabajo sobre el texto, el director Ignacio Amione y los actores Adrián Giampani, Analía Saccomanno, Mumo Oviedo y Carlos Rossi estrenan hoy en el Cultural de Abajo esta obra que le huye a la rigidez y la solemnidad de la Historia contada así, con mayúsculas.
  “Cuando la leí me atraparon mucho los personajes y la historia que los involucra”, dijo el director Ignacio Amione en charla con Escenario. “Otras obras que hablan de historia son muy solemnes, bajan mucha línea. En cambio en esta lo más importante son los personajes y el texto tiene unos giros muy interesantes”, agregó. “La obra habla de la soledad de los personajes, y de cómo cada uno sigue viviendo a pesar de esta terrible soledad, en medio del desierto, la guerra y la pobreza”, acotó por su parte el actor Adrián Giampani. “Mi personaje, el comandante, es un tipo que llegó a ese lugar sin opciones, sin alternativa, lo metieron en el ejército cuando era adolescente y no tiene otra visión del mundo que no sea esa. Está atrapado en esa situación”, se explayó.
  El actor añadió que el texto de Eva Halac —que fue seleccionado por el Instituto Nacional del Teatro para formar parte del libro “Concurso nacional de obras para el Bicentenario”— “es un texto totalmente cercano, comprensible para cualquier persona. También tiene un contexto histórico reconocible y muy conflictivo. Los personajes tienen una profundidad existencial, el texto se mete con su aspecto más individual, no se queda con la epopeya histórica. Los personajes no son lineales, tienen muchos recovecos y contradicciones, son muy interesantes para trabajarlos como actor. Es un texto histórico que también habla del amor, de la guerra y la soledad. Esa conjunción está muy bien lograda”, aseguró.
  “La voluntad” aborda un hito particularmente polémico de la historia argentina como es la campaña del desierto, pero aporta un nuevo punto de vista. “Está narrada desde el punto de vista del ejército argentino, se acerca a esos hombres que estaban en la línea de la frontera luchando contra los indios”, explicó Amione. “Esa historia siempre se ha contado desde el lado de las víctimas, que fueron los indios de nuestras pampas, y la obra lo cuenta desde el lado del victimario, del ejército. El ejército argentino en esa campaña no tenía ningún tipo de recurso, les debían meses y meses de sueldo, se vestían con andrajos y no tenían comida. La historia está basada libremente en un texto que se llama «La guerra del malón», que cuenta la vida de un comandante que se enroló en el ejército a los 14 años”, detalló.
  Otra particularidad de la obra —que subirá a escena todos los sábados de abril, mayo y junio— es que aquí la historia argentina se enlaza con Shakespeare y con el teatro dentro del teatro. “Para festejar el 25 de mayo, el personaje de la actriz representa un extracto de «Hamlet», donde se habla del sinsentido de las guerras. Y ahí los demás personajes hablan sobre Shakespeare y discuten sobre el texto”, reveló Amione.
  Para el grupo Metrónomo, que ya estrenó “Cámara lenta” y “Mil quinientos metros sobre el nivel de Jack”, el mayor desafío con “La voluntad” es “hacer un teatro vivo, que entretenga realmente”. “Muchas obras teatrales históricas tienen un tinte más bien ético. Acá sacamos la solemnidad y contamos las historias de estos personajes singulares, y buscamos que esas singularidades se vean, que puedan captar al espectador”, dijo el director. “Eso tiene mucho que ver con el estilo de actuación y la dirección, y acá hay mucho trabajo detrás. Ya hace más de un año que estamos ensayando esta obra, porque el objetivo es que entretenga, y para eso los personajes tienen que estar vivos en cada función, vos los tenés que ver con sus emociones”, enfatizó. En la visión de Amione, “el teatro como lenguaje parece estar en crisis, compitiendo con las redes sociales y un mundo de imágenes. Nosotros como gente de teatro tenemos la responsabilidad de hacer obras que estén abiertas a todo el público”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario