Edición Impresa

El Papa decidió mantener activo el banco del Vaticano

El Papa Francisco aprobó ayer una propuesta para mantener en funcionamiento el banco Vaticano, implicado en el pasado en operaciones de lavado de dinero, optando así por una solución prudente y conservadora ante quienes abogaban por su cierre.

Martes 08 de Abril de 2014

El Papa Francisco aprobó ayer una propuesta para mantener en funcionamiento el banco Vaticano, implicado en el pasado en operaciones de lavado de dinero, optando así por una solución prudente y conservadora ante quienes abogaban por su cierre.

El Papa argentino confirmó así la opción que parecía más plausible, la de preservar la institución pero con un tamaño reducido y mejor controlada, en vez de clausurar el Instituto para las obras de la Religión (IOR, el nombre oficial del banco), tal como pedían algunos.

Esta institución se vio afectada por numerosos escándalos, entre ellos el lavado de dinero sucio por parte de la mafia, y se convirtió en el símbolo de la opacidad, y de la complicidad —voluntaria o no— del Vaticano con algunas organizaciones criminales.

Las actividades del banco seguirán "bajo la supervisión de la Autoridad de Información Financiera (AIF)", un órgano de control creado por Benedicto XVI y reforzado por Francisco. El Vaticano también anunció la creación de "una estructura legal e institucional para regular las actividades financieras en el seno de la Santa Sede y el Vaticano".

El pontífice argentino, al denunciar el "dinero rey", había suscitado grandes expectativas en su actuación ante el IOR, bautizado de forma errónea "banco del Papa", ya que no se trata de un establecimiento de crédito. Francisco había afirmado en 2013, ante los empleados del IOR, que las administraciones "son necesarias, pero hasta cierto punto", ante de lanzar su conocida afirmación: "San Pedro no tenía cuenta bancaria".

Entre las prioridades del IOR está terminar el análisis iniciado por la sociedad de consultores estadounidense, Promontory, de todas sus cuentas. El banco es el canal obligado por el que transitan los fondos de las congregaciones activas en todo el mundo (escuelas,hospitales, campamentos de refugiados).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario