Edición Impresa

El extraño boom de los shows internacionales en Rosario

¿Por qué algunos artistas llegan y otros no? Los productores tienen la palabra.  

Domingo 22 de Julio de 2012

Morrissey, Roxette, Guns N Roses, Ricky Martin, Joe Cocker, Michael Bublé, Hugh Laurie, Farruquito, Ute Lemper, Maná, Ricardo Arjona, Sabina y Serrat pisaron suelo rosarino durante 2011 y 2012 y fue un fenómeno atípico, puesto que algunos de los artistas jamás habían venido a Rosario. Escenario se sumergió en las producciones más convocantes de la ciudad y en las apuestas más ambiciosas y profundizó, junto a los productores locales, sobre lo que fue una exitosa seguidilla de visitas de artistas internacionales- en su mayoría angloparlantes- que visitaron Rosario entre 2011 y 2012. Aquí un análisis show por show.Y por qué artistas como Madonna, Roger Waters, Noel Gallagher, Bjork y otros, no hacen escala en Rosario.

   ¿Funciona el artista internacional en la ciudad? Todos los productores locales entrevistados coinciden en que Córdoba se transformó en la segunda plaza en lo que refiere a la realización de shows internacionales, dejando a Rosario en tercer lugar. Esto se debe a múltiples factores: la cercanía de Rosario con Buenos Aires y la no existencia de infraestructura como el Orfeo o el estadio Chateau Carreras de Córdoba, aunque con el Metropolitano se han podido realizar shows de gran magnitud, que incluso no han desbordado su capacidad. El panorama para el jazz es distinto, ya que Rosario es la segunda plaza después de Buenos Aires para este particular género, donde convoca a más personas que en Córdoba. Fuera del rock, el pop, el jazz o la música clásica, y para la sorpresa de muchos, los artistas más convocantes en la ciudad son los latinos como Ricardo Arjona y Maná, que reunieron a más de 25 mil personas en sus presentaciones.

   “Nos fue bien en todos los shows internacionales que hicimos, estamos muy satisfechos con la llegada de artistas a Rosario”, contó Andrés Abiad de MA Producciones, y quien junto a su hermano, fueron los responsables de la llegada de Ricky Martin, Joe Cocker y Hugh Laurie al salón Metropolitano. A la hora de traer una estrella de nivel internacional a Rosario, los productores consideran múltiples factores. Un caso particular fue la llegada de Morrissey al Metropolitano, un artista de rock británico de culto, que nunca fue precisamente un cantante comercial, ni siquiera cuando lideró la prestigiosa agrupación The Smiths. “Me lo ofrecieron porque venía a Viña del Mar. Sabíamos que era un artista muy de nicho. Mi hija es fanática y me orientó para tomar la desición. Fueron aproximadamente 1800 personas y no alcanzó”, dijo Claudio Joison de Joison Producciones, quien realizó uno de los shows con más convocatoria en 2011; Silvio Rodríguez en el Hipódromo, con más de 9 mil personas. Y agrega: “Creo que lo de Morrissey (que fue el 3 de marzo de 2012) fue una cuestión estacional, ésta no es una ciudad veraniega”.

   Sin duda, uno de los shows más esperados -e inesperados- de 2011 fue el de los míticos Guns N Roses, que habían pisado suelo argentino por allá en 1993, pero nunca el rosarino. El 10 de octubre la incertidumbre por ver al ídolo de varias generaciones, Axel Rose y la curiosidad por descubrir si seguía llegando a los águdos como en su apogeo en la década del noventa, generó una revolución. Más de seis mil personas asistieron al Metropolitano y Axel revivió los inoxidables hits como “Sweet child of mine” y “November rain”, en un show que contó con un nivel de producción impecable que hasta incluyó fuegos artificiales de interior en cada canción. Pero, según cuenta Joison, “el resultado económico no fue bueno”. “Faltó algo de gente porque era un fin de semana largo”, remarcó.

   Roger Hodgson (ex Supertramp) también fue uno de los artistas más esperados en la ciudad. “Fue un show positivo suave”, explica Joison y continúa: “Roger fue muy macanudo para trabajar, ya lo había traído en 1997 a El Círculo, y nos fue muy bien, fue la segunda vez que vino a Rosario”. El balance positivo también fue para Roxette, quien llegó por primera vez a Rosario y que según cuenta su productor “tuvo la convocatoria esperada”. Otros de los shows más convocantes fue el de Sabina Serrat producido por Ricardo Alongi: “Era como que se juntaban John Lennon y Paul McCartney para el público argentino. Se unieron dos generaciones, los padres con los hijos. Entre los tres shows fueron 18 mil personas”, precisó el productor que también los trajo en 2008 convocando a 28 mil personas en la cancha de Rosario Central.

    Tercera plaza. “En el caso de Morrissey, en Buenos Aires funcionó mejor en relación a Rosario en cuanto a la convocatoria”, destacó Claudio Joison. “Hasta hace cinco año atrás estábamos muy parejos con Córdoba y ahora nos está sacando una ventaja en cuanto a la cantidad de shows internacionales. Quizás apostaron más en Córdoba o se despertaron los de La Rioja. No sé bien qué es lo que pasó, son muchos factores y se evidenció más en el último tiempo. Antes era parejo, pero ahora, por ejemplo, hago Drexler acá y van mil, lo hago en Córdoba y van 1500. Y allá va Madonna y acá no. Se está diferenciando como la segunda plaza”, resaltó Gustavo Granato, de la productora All Press.

    Múltiples factores. El imaginario popular es: Hugh Laurie o los Guns por ejemplo, fueron shows excelentes y estaban llenísimos de gente... Pero más allá del éxito visible, ¿este tipo de espectáculos resultan beneficiosos para la productora? “Hay shows que uno hace para ganar plata y otros para ganar prestigio o porque tenés ganas de hacerlo”, contó Andrés Abiad. “Si analizás show por show, hay fines de semanas que te querés cortar...y otros que te querés comprar un departamento”. “Tuvimos la suerte de que todos funcionaron. Es un negocio de riesgos y múltiples factores. Por ejemplo, Calle 13 en el anfiteatro: vendí en los últimos tres días 1500 entradas (apróximadamente), quizás si hubiese diluviado esos tres últimos días antes del show, a lo mejor hubiese perdido. Hay un factor de suerte”, confesó Abiad. “Con Bob Dylan perdí plata, quería hacerlo porque es un ícono de la música y me abrió miles de puertas en Buenos Aires. Me preguntaban: “Y vos qué hiciste en Rosario?. Hice Bob Dylan”, recordó Andrés Abiad en cuanto al show de Dylan que produjo en 2008 en el Hipódromo, un artista que este año se presentó cuatro veces en el Gran Rex en Buenos Aires, pero no en Rosario.

   “Rosario no está aislada del mundo, entonces, los artistas para venir acá, tienen que estar involucrados en una gira. Ahí se empieza a ver qué tipo de gira hacen, dónde anclan primero. Hay muchos que llegan durante febrero y marzo por el Festival de Viña del Mar. Por ende van a Chile y luego acá. Hay giras que empiezan por Brasil, otras por México, entonces se van programando con antelación y los “mayoristas” van preguntando: Che, ¿les interesa esto? Hay muchos que interesan, hay muchos que se pueden pagar y otros que no”, explica Joison. y continúa: “Hay estadísticas. Nosotros somos miembros de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET), que nuclea a los empresarios de la música y teatro, y ahí tenemos información de cómo fueron los espectáculos, pero además hablamos para saber cómo les fue tal año. Y además uno también confía en su experiencia”. En cuanto a la infraestructura para realizar un show de gran magnitud, hay opiniones encontradas: Para Joison: “Rosario tiene un gran déficit. No quiero decir que no se puedan hacer cosas, pero se hacen con mucho esfuerzo. Los teatros son todos muy lindos, pero sirven para cierta cantidad de gente y además tiene programación propia, como el Mozarteum”.

   Para Granato: “Córdoba, tiene mejor infraestructura que Rosario y geográficamente, está cerca de varias provincias del norte. Es más cómodo para esas provincias ir a Córdoba que a Buenos Aires, y nosotros estamos muy cerca de Buenos Aires, entonces en algún punto estamos compitiendo con Buenos Aires debido a la cercanía, y se hace difícil. Por eso a Rosario no vienen algunos shows. No es que no vienen porque los productores no queremos pagar determinados cachés. Obviamente que nos gustaría hacer Madonna, pero físicamente es imposible porque no hay un estadio”, destaca Granato. Para Alongi: “Es bueno el nivel pero la falta de estadios abiertos de mucha capacidad condiciona la venida de artistas como Madonna. El lugar tiene que cumplir los requisitos. No podés traer un espectáculo que convoca a 65 mil personas para un lugar donde van a entrar 45 mil. Soda Stereo que no era un artista internacional, tampoco vino; estuvieron en Buenos Aires (seis shows) y en Córdoba (un sólo show en Estadio Chateau Carreras). Viajaron 20 mil personas de Rosario a Buenos Aires a verlos”, destacó Alongi.

   ¿Por qué vino Hugh Laurie y no Noel Gallagher (el ahora solista, ex-guitarrista de Oasis)? “Porque no siempre son determinaciones de los productores, también son determinaciones de los artistas, no siempre se trae al artista que uno quiere. Por ejemplo, nosotros tiramos la oferta para que venga Paul McCartney y él preferió ir a Uruguay; no sólo no vino a Rosario, ni siquiera vino a Argentina. Por eso no depende siempre de nosotros. Esa es una pregunta que se la hacen a todos los productores, y la verdad que no te digo que me molesta, pero también hay que preguntarselo al artista. A McCartney le hicimos un ofrecimiento súper jugoso y no lo aceptó, fue el artista quien no quiso venir. Tiene que ver con las agendas, con los momentos de cada uno”, resaltó Abiad.

   A pesar de que no se vislumbre la venida de ningún artista internacional a corto plazo y aunque algunos shows no tuvieron los resultados esperados en cuanto a la convocatoria o el rédito económico, estos espectáculos marcan un antes y un después en las apuestas locales en cuanto al nivel artístico. Después de todo, un show no se puede evaluar frívolamente, sin tener en cuenta las sensaciones que provocan y el recuerdo de los fanáticos que ven en vivo a sus grandes ídolos. Por otra seguidilla de shows internacionales en Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario