Edición Impresa

EEUU espió más de 60 millones de llamadas por mes en España

La enorme cifra corresponde al período que va entre diciembre de 2012 y enero de este año. No cede el enojo en Alemania. El dato publicado en Madrid proviene de Edward Snowden.  

Martes 29 de Octubre de 2013

El escándalo de las escuchas telefónicas ilegales de EEUU en Europa se extendió a España. Madrid reclamó a Washington de manera formal por las escuchas, citando a su embajador. Según el diario El Mundo, la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) espió más de 60 millones de llamadas telefónicas españolas entre fines de 2012 e inicios de 2013, en algo menos de un mes. España se suma a una larga lista de Estados europeos espiados, como Francia, Italia y Alemania. La prensa de Estados Unidos publicó que Obama ordenó frenar el espionaje telefónico sobre la canciller alemana Angela Merkel, al contrario de lo afirmado por la prensa alemana el pasado domingo.

El ministerio de Asuntos Exteriores español, donde acudió el embajador estadounidense James Costos tras ser convocado, aseguró que estas "prácticas, de ser ciertas, son impropias e inaceptables entre socios y países amigos". Durante este encuentro, el secretario de Estado español para la Unión Europea, Iñigo Méndez de Vigo, "ha instado a las autoridades de Estados Unidos a que faciliten toda la información necesaria sobre las supuestas escuchas realizadas en España".

Mientras, una delegación del Parlamento Europeo se encuentra en Estados Unidos para hablar sobre "el impacto de los programas de vigilancia sobre los derechos fundamentales de los ciudadanos de la UE, en particular, el derecho a la vida privada". "Nuestra confianza se ha visto sacudida", dijo el alemán Elmar Brok, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, añadiendo que "no es aceptable que, por ejemplo, la canciller Merkel y otros hayan sido espiados durante más de 10 años".

Según el documentado publicado por El Mundo y procedente del ex agente de la NSA Edward Snowden, esta agencia "espió 60.506.610 de llamadas telefónicas en España", entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de enero de 2013. Ya el pasado viernes, el El País había publicado que la NSA había espiado a los miembros del gobierno español, además de haber "rastreado las comunicaciones telefónicas, SMS y correos electrónicos de millones de españoles". Entonces el jefe del gobierno Mariano Rajoy, aliado de los Estados Unidos, afirmó no tener constancia de esas actividades y se desmarcó de la iniciativa francogermana para pedir "aclaraciones" a Washington y nuevas reglas sobre espionaje entre países amigos. Tras las nuevas revelaciones, el Ejecutivo español endureció su discurso. Desde Polonia, donde realiza una visita oficial, el ministro de Asuntos Exteriores José Manuel García Margallo, advirtió que de confirmarse el caso "podría suponer una ruptura del clima de confianza que tradicionalmente ha presidido las relaciones entre los dos países".

Las revelaciones en España han alimentado aun más la tormenta sobre las escuchas de la NSA en Europa, especialmente virulenta en Alemania por las informaciones sobre la pinchadura del celular de la canciller Angela Merkel. El semanario Der Spiegel afirmó este fin de semana que Merkel había sido escuchada desde 2002, antes de convertirse en canciller en 2005 y con George Bush en la Casa Blanca. El domingo, el diario Bild agregó que el presidente Barack Obama estaba al corriente desde 2010 de la vigilancia sobre la líder alemana, y ordenó hacerle un seguimiento exhaustivo. El pasado miércoles Obama habló por teléfono con Merkel y le aseguró que no sabía nada del espionaje.

En un comunicado la NSA desmintió estas nuevas acusaciones. "El general Alexander (que dirige la NSA) no habló con el presidente Obama de un supuesto operativo de inteligencia que involucrara a la canciller Merkel. Las versiones de prensa que aseguran lo contrario no son ciertas", declaró Vanee Vine, portavoz de la agencia.

Ayer el influyente diario The Wall Street Journal aseguró que efectivamente Obama no sabía nada del espionaje a Merkel y que cuando se enteró ordenó suspender esas actividades. Obama supo de esta vigilancia electrónica mediante un informe que encomendó a la NSA a mediados de año, añade el rotativo que cita como fuentes a autoridades estadounidenses. Según el informe, la NSA espió las conversaciones telefónicas de unos 35 jefes de Estado o líderes mundiales. El WSJ añade que la Casa Blanca puso fin a los programas de escucha a varios de estos mandatarios y responsables, entre ellos Merkel.

Indiferentes a estas últimas informaciones, la prensa alemana sigue arremetiendo contra EEUU. En un editorial titulado "El amigo escucha", en referencia a la propaganda de la Segunda Guerra Mundial donde se invitaba a los ciudadanos a vigilar sus espaldas porque "el enemigo escucha", el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung equiparó a los Estados Unidos a "una potencia de ocupación digital".

A la ONU. Alemania y Brasil planean presentar este jueves ante las Naciones Unidas un borrador de resolución contra el espionaje de las comunicaciones electrónicas, informaron a la agencia alemana DPA fuentes diplomáticas. La resolución —no vinculante, es decir no obligatoria— instará a la protección de la esfera privada y de los derechos humanos y se hará llegar después a todos los miembros de la ONU. El borrador se debatiría la próxima semana en el Comité de Derechos Humanos de la Asamblea General y sería adoptado en noviembre, previsiblemente con un amplio respaldo.

En el borrador no se nombra a Estados Unidos ni a la NSA. El texto debería servir para iniciar una discusión sobre la protección de las comunicaciones. Al igual que Merkel, la presidental brasileña, Dilma Rousseff fue víctima de la NSA. Su enojo llegó al punto de cancelar una visita de Estado a Washington prevista para este mes, un gesto de gravedad inusitada.

Las "pinchaduras" de Murdoch

Un juicio contra la ex directora del diario británico de Rupert Murdoch News of the World y el ex jefe de prensa del primer ministro David Cameron comenzó ayer en Londres, en lo que será el caso penal más esperado y de más alto perfil en el Reino Unido en años.

Rebekah Brooks y Andy Coulson, ambos editores del ahora desaparecido diario sensacionalista News of the World, están acusados de conspiración para acceder ilegalmente a los mensajes de voz de teléfonos propiedad de políticos, ricos y famosos, víctimas de delitos y gente común para conseguir informaciones exclusivas. El escándalo que rodeaba las escuchas telefónicas ha resonado hasta los niveles más altos de la sociedad británica y ha sacudido el imperio de los medios de Murdoch, News Corp. Por el momento, este furor ya ha mostrado los estrechos lazos entre los magnates de la prensa británica, los jefes de policía y los políticos, y llevó a una investigación pública que duró un año sobre la ética de los diarios. El sector aún sigue enfrentado con el gobierno sobre cómo debe ser regulado. Desde que en enero de 2011 se inició una investigación policial se ha detenido a más de 125 personas y otras 40 están acusadas. Los perfiles más prominentes son Coulson y Brooks, una amiga cercana de Cameron que asistió a su boda en 2009 junto con el entonces primer ministro Gordon Brown. Brooks fue la primera mujer que dirigió el principal diario de Murdoch, el Sun, y avanzó hasta convertirse en la jefa de News International, la rama de diarios británicos de News Corp, cuando estalló el escándalo sobre el espionaje de teléfonos que llevó a su dimisión. Coulson, que abandonó News of the World en 2007, fue jefe de prensa de Cameron hasta 2011, en pleno escándalo.Ambos fueron detenidos en julio de 2011 y después acusados de conspiración para interceptar ilegalmente comunicaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS