Edición Impresa

Disparos y dos heridos en una disputa frente a un búnker

Uno fue dado de alta y el otro recibió un balazo en una pierna. En el lugar no hallaron drogas, pero no se descarta que haya sido una "mejicaneada".

Martes 17 de Septiembre de 2013

Dos hombres resultaron heridos luego de un enfrentamiento ayer a la mañana en un búnker de venta de drogas en la zona sudoeste de la ciudad que ya había sido allanado al menos tres veces en los últimos tiempos. Según versiones periodísticas que no fueron confirmadas por la policía, la gresca se desató cuando un grupo de delincuentes violentó la entrada de la construcción con la aparente intención de robar droga y dinero que había en el lugar, lo que se conoce como mejicaneada.

Según fuentes policiales, efectivos del Comando Radioeléctrico fueron convocados por vecinos que llamaron al 911 luego de una serie de disparos. Sin embargo, al llegar los uniformados no había vestigios de droga ni dinero en el búnker, aunque era notorio que el lugar había sido violentado. En este marco, un joven de 19 años fue internado con un balazo en una pierna mientras que el otro herido, de 35, fue dado de alta luego de ser asistido por un golpe en la cabeza. El incidente es investigado por la comisaría 18ª.

En abril. El quiosco de venta de drogas de Valparaíso al 3300 ya fue noticia al menos dos veces en los últimos tiempos. El pasado 26 de abril de este año agentes del Comando llegaron a la construcción luego de perseguir a dos jóvenes que se iban en una moto Yamaha de 110 centímetros cúbicos y se habían negado a ser identificados.

Al llegar a Valparaíso al 3300, los jóvenes ingresaron a una humilde construcción. Allí fueron apresados por los uniformados que les incautaron una pistola calibre 9 milímetros, pero además se toparon con una importante cantidad de droga: 659 bochas de cocaína con un peso total de 1,385 kilo, y 175 envoltorios de marihuana que totalizó poco más de medio kilo.

En ese marco, los agentes convocaron a efectivos de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones (ex Drogas Peligrosas) de la provincia para que terminaran el operativo.

Pero esa cuadra ya había sido, dos años antes, el escenario de una historia similar. Fue la tarde del 5 de abril de 2011, cuando efectivos de Drogas Peligrosas de la Policía Federal secuestraron unos siete kilos de droga y tres armas de fuego. En aquella oportunidad, los efectivos estuvieron más de una hora para violentar el candado con el que estaba cerrada la puerta de calle.

En el interior de la construcción se hallaron tres armas cargadas: una pistola calibre 32, otra 22 y un pistolón con caño recortado. Además había dos kilos de marihuana fraccionada en 500 bolsitas de unos 4 gramos cada una, así como 800 bochitas de cocaína que totalizaron más de un kilo y medio. A esto se sumaba un pan de marihuana de 1,5 kilo y una bolsa con 1,800 kilo de pasta base de cocaína. El material incautado se completaba con unos 3 mil pesos en efectivo en billetes de baja denominación.

En aquella oportunidad, voceros de la Policía Federal dijeron que en el procedimiento habían sido detenidos dos menores de 15 y 17 años y que la vivienda allanada estaba "casi desamoblada, con basura en todos los ambientes y con la puerta cerrada con candado desde afuera". Por esa razón se indicó que los adolescentes que fueron hallados en el interior estaba en una especie de "régimen de esclavitud".

Además, recordaron que el lugar había sido requisado anteriormente dos veces, una por parte de los federales y la otra por la policía provincial. "Siempre se encontró droga y gente distinta atendiendo el lugar", había dicho el vocero.

Ayer. En principio, si bien la policía no pudo confirmar que el incidente ocurrido ayer minutos antes de las 9 de la mañana haya tenido una relación directa con el funcionamiento del quiosco, lo cierto es que el hecho ocurrió en una casa fortificada cuya puerta ayer lucía arrancada de cuajo. Y en cuyo interior había dos heridos: Iván M., de 19 años, quien fue trasladado en una ambulancia del Sies hasta el Hospital Clemente Alvarez, donde —según fuentes policiales— anoche permanecía internado con una herida de arma de fuego en el muslo izquierdo con orificios de entrada y salida.

El otro herido era Jorge B., de 35 años, quien fue llevado al Hospital Roque Sáenz Peña con un corte en el cuero cabelludo y luego fue dado de alta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS