Edición Impresa

Argentina se pone el overol ante Alemania en el inicio de la Copa Davis

Berlocq abre la serie ante Kohlschreiber y después Mónaco juega con Mayer. A diferencia de otros años, el equipo albiceleste no llega como banca a pesar de ser local.

Viernes 01 de Febrero de 2013

Nunca, desde que llegó al Grupo Mundial I en 2002, Argentina vio tan comprometida su permanencia en el grupo de elite de la máxima competencia por equipos. Pero las circunstancias cambiaron desde diciembre con la renuncia de Juan Martín Del Potro al equipo, y por eso la serie ante Alemania que comienza hoy tendrá un tinte muy distinto al de los últimos años. Y el encargado de empezar la cruzada para no dejar ese lugar será Carlos Berlocq, quien desde las 11 abrirá la eliminatoria ante la principal raqueta alemana, Philipp Kohlschreiber, en el estadio Mary Terán de Weiss del Parque Roca de Buenos Aires. A continuación, Juan Mónaco disputará el segundo punto ante Florian Mayer. El domingo se invertirán estos cruces, aunque es probable que los capitanes puedan cambiar algún jugador.

Berlocq no la tendrá sencilla ante Kohlschreiber, a quien enfrentó en cuatro oportunidades pero sólo le ganó en una, en 2006 en Sopot. El aliciente es que ese único triunfo Charly lo logró sobre polvo de ladrillo. Si el argentino rinde al máximo, incluso por encima de sus antecedentes, está en condiciones de repetir aquella victoria.

El oriundo de Chascomús debutó en la Davis el año pasado, en las semifinales ante República Checa donde cosechó una derrota en dobles (junto a Eduardo Schwank) y otra en singles ante el top ten Tomas Berdych en el punto que determinó la eliminación de Argentina tras la baja de Del Potro. Pero este es otro contexto donde Charly tendrá otra responsabilidad. Entonces, los cañones apuntaron a Delpo por bajarse a último momento por lesión dejándole la responsabilidad a un jugador que tenía ínfimas chances de ganar ese partido.

Argentina sabe que a pesar de la localía el favoritismo es equilibrado y más que nunca debe ponerse el overol para sacar la serie adelante. No porque Alemania sea el cuco de otras épocas, sino porque el equipo de Martín Jaite está diezmado por lesiones y porque la renuncia de Del Potro a participar del torneo este año no es un dato menor. Los top ten ya dieron muestra de qué son capaces de hacer cuando juegan Copa Davis. Hace rato quedó demostrado que para ganar la Ensaladera no hace falta un equipo: Checa, el más reciente campeón, sólo tuvo a dos jugadores en cancha (Berdych y Stepanek) y le alcanzó. Serbia hizo algo parecido hace dos años gracias a Novak Djokovic.

En Argentina los polos opuestos no se atraen ni por casualidad y los egos terminaron por detonar una bomba que estalló en diciembre con el portazo de Delpo, que dejó en evidencia que Argentina no es la misma sin él. A pesar de que David Nalbandian deje todo por jugar la Davis, el cordobés no es el mismo que hace unos años. No porque le falte talento sino porque el físico le pasa factura, de hecho, no juega oficialmente desde agosto.

Hoy David es jugador de dobles y mañana a las 13 jugará en esa especialidad con Horacio Zeballos el tercer punto de la serie ante la dupla de Cristopher Kas y Kohlschreiber. Sin embargo, quién sabe si David no podrá convertirse nuevamente en héroe si la eliminatoria no se define antes del domingo, donde podría jugar el hipotético quinto y definitivo punto si es necesario.

Berlocq abre el juego. Argentina lidera el historial ante Alemania por 6-2 pero no llega de banca. Está en un momento complicado que sólo puede sortear jugando el punto por punto, con pico, pala y overol. No sólo para avanzar en la llave, sino para mantenerse en la elite.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS