Economía

Verano complicado en la Argentina y el mundo

El gobierno deja correr la inflación y devaluación y la lluvia de inversiones no llega.

Domingo 04 de Febrero de 2018

La suba de tasas a nivel internacional nos obligará a profundizar el ajuste. El gobierno deja correr la inflación y devaluación. La lluvia de inversiones no llega. El campo con mejores precios, pero la seca perjudica. Las pymes y familias ajustando.

El gobierno marcó la cancha, la tasa no pasará del 27 por ciento anual y el dólar, a $ 20,00 (por ahora). Mientras tanto se esperan los índices de precios del mes de enero que podrían ubicarse en torno del 2,0 por ciento al 2,5 por ciento mensual. La recaudación del mes de enero fue de $ 261.961 millones, y crece el 23,9 por ciento respecto un año atrás, si bien el IVA consumo creció el 38,6 por ciento anual y es una muy buena noticia, otros tributos no han reaccionado de igual forma, y los peligros de no poder financiar el gasto público en forma genuina durante 2018 existen.

Desde el exterior, la tasa de retorno de los bonos de tesorería americano a 10 años se ubica en el 2,8 por ciento anual, y esto hace temblar a los mercados emergentes. Los bonos argentinos en dólares han mostrado fuertes bajas, y por ende rendimientos muy atractivos. El bono a 100 años y el bono par rinden el 7,4 por ciento anual en dólares, tasas inimaginables hace un tiempo atrás, y que pueden seguir a la suba. Esto más tarde que temprano terminaría impactando en el mercado de acciones, te diría que hay que hacer los números, y si ganaste mucho dinero, proteger al menos una parte de las ganancias obtenidas.

El índice Merval está en 35.000 puntos y cuando asumió Macri estaba en 10.000 puntos, es momento de tomar decisiones.

Los precios de las materias primas que exporta argentina siguen bajos, pero comienzan a lucir atractivos porque denotan una tendencia alcista que podría potenciarse si la sequía sigue haciendo estragos en Argentina.

La soja va rumbo a los u$s 300 la tonelada, y ojalá pueda llegar a esos valores, el maíz superó los u$s 160 la tonelada y el trigo en u$s 180 la tonelada. Estos valores muestran un escenario mucho mejor que el observado unos años atrás.

El mes de febrero será muy complejo, al mal humor social por la suba de las tarifas públicas, se suma un mes de 28 días con solo 18 días hábiles. Con los paros bancarios anunciados, el mes se acorta a sólo 15 días hábiles.

Será un mes difícil de transitar, la cobranza será compleja, la venta no ayudará y otra vez a poner plata del bolsillo para cubrir los gastos del mes, o endeudarse para cerrar las cuentas de los negocios. Será como el año 2017 el peor mes del año, habrá que transitarlo con calma, el clima, los impuestos y la baja de ventas nos afectaran el humor y el bolsillo.

Perspectivas

El gobierno cambió el plan económico el 28 de diciembre pasado, ha soltado el tipo de cambio en enero y trataría de que no se le escape en febrero. La tasa de interés buscará contenerla en torno del 27 por ciento anual. El contexto internacional le juega muy en contra, tendrá menos financiamiento del exterior y a tasas más altas. El costo de la oportunidad de la inversión es del 7,4 por ciento en dólares, con estos rendimientos pocos invertirán en la economía real.

La inflación para el primer trimestre la vemos en torno del 7 por ciento, y un tipo de cambio que culminaría marzo entre $ 20 y $ 21.

La única noticia buena para el gobierno es si suben los precios agrícolas, y se atempera la sequía. De no producirse, los problemas se potenciarán. La sequía es un problema sistémico, no sólo afecta a la soja y el maíz que son los cultivos más expuestos al clima en esta coyuntura, faltará pasto y esto encarecerá el precio de las vacas, y por carácter transitivo pollos y cerdos.

El mix de aumento de tarifas, alimentos y dólar nos llevara el índice inflacionario a niveles superiores al 20 por ciento anual, lo que queda por develar es si tendremos estancamiento con inflación, o inflación con algo más de actividad económica.

Conclusiones

Parece que es hora de tomar ganancias en acciones, la suba de la tasa en el exterior hace presagiar bajas en todas las bolsas del mundo.

1 Los bonos en dólares ganan en atractivo y empalidecen a las Lebac. Un bono en dólares que rinde el 7,4 por ciento anual es mucho más atractivo que las Lebac, el peso deja de ser deseado y todos vuelven al viejo y querido Washington.

2 El primer mes del año dejó buenas ventas en el sector inmobiliario, las propiedades son un buen resguardo de valor. El sector se ve amenazado por la probable baja en la oferta de créditos hipotecarios, producto de la iliquidez del sistema bancario, la suba de tasas e incremento de precios de las propiedades. No obstante, el escenario será positivo.

3 Volvemos a un escenario de alta inflación y devaluación. Las lluvias de inversiones nunca llegaron, y la seca en el agro se profundiza a cada día que pasa sin precipitaciones. La Argentina no nos deja de sorprender: las empresas siguen haciendo ajustes de gastos para mejorar la rentabilidad, el consumo sigue bajo, pero el país registra un crecimiento por las inversiones que se realizan en sectores como la construcción, importación de máquinas y equipos, y equipamiento terrestre. Una Argentina dual, una macro que no luce complicada, y una micro difícil de sobrellevar para las pymes y la economía familiar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario