Economía

El gobierno se pega un tiro en el pie

Las medidas como control de precios y atraso cambiario que adopta el gobierno genera señales confusas a los mercados. El ejemplo del sector cárnico

Domingo 18 de Abril de 2021

El gobierno envía señales confusas a los mercados, pasan de cerrar las exportaciones a dejarlas abiertas. Se necesitan más inversiones y generación de riqueza, el gobierno ofrece control de precios y atraso cambiario, así se están pegando un tiro en el pie.

Los problemas derivados en el mercado de la carne son un ejemplo de lo que sucede en el país. Mientras la Secretaria de Comercio, Paula Español, amenaza con cerrar las exportaciones de carne para bajar los precios, otra funcionaria, la vicejefe del gabinete de ministros Cecilia Todesca, desmiente el cierre de exportaciones, pero indica que algo hay que hacer con los precios. El coro de ministros está mundo y no opina. No lo hace el jefe de Paula Español, el ministro de la Producción Matías Kulfas, ni Santiago Cafiero, el jefe de Cecilia Todesca. El ministro de economía Martín Guzmán se mantiene al margen de dicho conflicto, y el ministro de agroindustria ,Luis Basterra, está pintado en este conflicto. El presidente y la vicepresidente no opinan en público de este tema.

Hacer negocios en Argentina es un verdadero albur. El que está terminando un novillo de 530 kilos después de 4 años de trabajo, está a merced de la decisión gubernamental. Puede terminar haciendo un buen negocio porque no se cierran las exportaciones, o se puede fundir porque se cierran y su producto se desploma en precios. Así es muy complejo producir en el país.

El problema de la ganadería argentina es que no hay política de Estado, años sin beneficios fiscales para el criador, que en el marco de la escasa rentabilidad fue achicando el negocio, es decir, se quedó con menos cantidad de vacas, apenas 23 millones, no trabaja por mayor eficiencia por carecer de incentivos, hay una relación de 63,5 terneros por vaca, y hoy produce sólo alrededor de 14 millones de terneros.

La cantidad que producen los criadores es inferior a la de animales faenados en un año, por lo que matamos por encima de los nacimientos, si a esto le sumamos la muerte natural, estamos en un escenario de pérdida de stock recurrente.

En la Argentina nacen 750.000 niños por año, y fallecen 330.000 personas, esto implica un crecimiento de 420.000 consumidores por año, un poco menos del 1% de la población total. Si la producción se estanca, en poco tiempo la demanda presiona sobre la oferta y sube el precio.

Lo que se exporta en Argentina no es lo que come el ciudadano. El 75% de lo que exporta Argentina tiene como destino China, a quien le exportamos carne de muy baja calidad. Allí la fiebre porcina africana los dejó sin carne, y necesitan comprar carne de baja calidad y precio. Esta se hierve y se sirve con vegetales, nada que ver con el gusto del argentino.

Exportamos animales de gran peso, baja calidad y avanzada edad. Las exportaciones de carne vacuna argentina al exterior sumaron u$s 2.750 millones en 2020, una suma nada despreciable si se tiene en cuenta que las reservas líquidas netas del Banco Central son negativas. Cerrar estas exportaciones es tirarse un tiro en el pie.

El consumidor argentino desea comer una carne tierna. Para lograrlo se hace un animal de bajo peso, entre 340 y 380 kilos en el mejor de los casos, eso te devuelve una carne con poca grasa, un costillar entre 6 y 7 kilos que es la delicia de los consumidores.

El precio de la carne está en directa relación con la escasez de terneros, que valen $ 220 el kilo, lo compra un empresario dedicado al engorde a corral. Un poco con pasto y otro poco con maíz, lo lleva a 360 kilos, eso le puede llevar entre 4 y 8 meses en función del mix de comida que le brinde. Para que engorde un kilo, hay que darle 10 kilos de maíz, el maíz vale $ 20 el kilo, y ya tiene incorporadas retenciones del 12% en el precio del producto. Más retenciones al maíz sería una locura, porque restringiría la oferta en el mercado interno, y no generaría una baja del ternero, porque la oferta es baja en función de la demanda de mercado.

Un animal de 360 kilos vale en el mercado de Liniers $ 190 el kilo, unos $ 30 menos que el ternero que compró el empresario dedicado al engorde a corral. Cuando hace bien los números, en el mejor escenario, salió derecho. Ante el más pequeño desvío, perdió dinero. En los últimos 8 meses, sale más hacienda que la que ingresa en el mercado de engorde a corral, eso significa que están perdiendo.

Cuando se manda a faenar un animal al frigorífico, sólo retorna un 55% de lo que pesa el animal, ya que el resto se pierde en menudencia, cuero, huesos, etc. Eso implica que el costo de $ 190 se transforma en $ 345 el kilo. El abastecedor y el carnicero le suman un 50% adicional a dicho costo para desarrollar una actividad con un mínimo de ganancia, eso hace que la media res de 99 kilos tenga un costo de $ 517 por kilo.

Una media res tiene cortes muy económicos y otros muy caros. Se vende a muy bajo precio la aguja, puchero y carne picada, mientras que el lomo, entrecot y asado son más caros. Por cada día que pasa la carne en el refrigerador, podemos estar perdiendo peso, con lo cual las pérdidas por manejo pueden ser importantes. No es un gran negocio para el carnicero y sólo un buen llamador para el supermercado.

Bajar el precio de la carne implicaría generar una política de Estado para que el criador tenga incentivos para producir más terneros, de esta forma a futuro bajaría su precio y por ende el de la carne. Una forma de ganar más rodeo sería generar incentivos fiscales para que los empresarios dedicados al engorde a corral lleven a más kilos los animales. Así, con menos animales, produciríamos más kilos. Para ello es necesario que, pasados los 300 kilos, los empresarios dejen de pagar impuestos, y así habría incentivos para hacer animales más grandes.

Sin incentivos a la oferta, es imposible bajar precios, hay que ganar productividad en los distintos eslabones de la cadena. Para ello es necesario inversión y tiene que haber rentabilidad. Para ello la porción que el Estado se lleva debe ser menor, y hay que trabajar para agrandar el sector privado, mientras se achica el Estado.

Mientras no haya inversión, la inflación será recurrente, y si el gobierno desea combatirla con atraso cambiario, lo que producirá es una pérdida de competitividad que hará caer las exportaciones, ingresarán menos dólares, y desembocaremos en un descontrol cambiario, como el de 2018.

Hay que pensar más en la inversión y generación de riqueza que en el control de precios y atraso cambiario. Si siguen por este camino, se estarán pegando un tiro en el pie.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario