Economía

El canto de sirenas y la política contra la inflación

El arte, en la economía también hay "sirenas" y una de la más ponzoñosa es la inflación.

Domingo 11 de Marzo de 2018

Desde el supuesto avistamiento que el capitán Henry Hudson apuntó en su agenda de viajes en 1806 al norte de Rusia, la frase "canto de sirenas" se acuñada como una frase que conjuga una mística comunicacional que seducía y engañaba a todo aquel marino que tuviera la experiencia de vivirlas.

Nunca falta en la vida real quienes basándose en la mitología griega y en los escritos de Homero en su obra cumbre La Odisea, perpetuan este engaño como forma de transmitir aquello que tiene justamente un efecto contrario al que se intenta "vender".

Así como en el fútbol, el arte, en la economía también hay "sirenas" y una de la más ponzoñosa es la inflación. Argumento sobre que el populismo tejió un entramado letal del que salir tiene costos y conduce al desastre económico. Corregirlo tiene costos severos.

El primer error de masas, es confundir dinero y riquezas. La confusión puede tener origen en su función, dado que la moneda (si se precia de tal) debe servir como: medio de cambio (para efectuar transacciones) y reserva de valor (está claro que en Argentina esta variante tiene otro color). Cuando pensamos en riqueza, lo igualamos a tener mucho dinero.

Riqueza en verdad se resume en todo aquello que podemos producir o consumir (alimentos, vestidos, fabricas, maquinas, ferrocarriles, arte, etc.). Bien es sabido que si disponemos de más dinero podríamos comprar más bienes. Un fatal canto de sirena es "venderles" a las masas que cuando el Estado emite dinero y la gente dispone de más billetes se equipara con riqueza. Nada más alejado de la verdad.

El poder adquisitivo de ese dinero (la cantidad de bienes y servicios que con cada billete se puede adquirir) es la medida real que buscamos en la definición, tener muchos billetes con el que compras poco, es un velo que definitivamente debemos correr y aprender después de 7 décadas de descontrol.

Los fundamentalistas de la inflación (populistas) reconocen que aumentar la cantidad de dinero circulando reduce el poder de compras o lo que es igual un aumento en el precio. Aseguran que la situación mejora a los deudores frente a los acreedores. Las exportaciones mejoran, las importaciones disminuyen, se reactiva "la industria", se logra "pleno empleo" y se superan depresiones. Disney!

El proceso inflacionario es un fenómeno de corte monetario. Consiste en resumidas cuentas, en emitir dinero por sobre la demanda de la gente, volcar al mercado más dinero del necesario como consecuencias de monetizar (financiar) un gasto del Estado que no se ajusta a su recaudación.

Como el dinero es un bien más en la economía, emitir más de lo deseado hace que en abundancia, se valore menos. Siendo así, pierde valor de compra o poder adquisitivo y se cae toda la teoría de Disney antes descripta. Más no es mejor, más es peor en el estricto sentido de política monetaria.

A modo ejemplo simplificado y suponiendo solo existen 4 grupos económicos, el aumento en el volumen de circulante por encima de la demanda, genera la expectativas de inflación que se trasladara a precios, como lo hace el grupo A (30%) mientras el resto de la economía (todavía) no modifica sus estructuras de precios. El primer grupo que recibe el precio gana, mientras que el resto de los grupos a dinámica del mercado van a modificando sus estructuras según impacto en costos, generando perdidas de rentabilidad, pérdida de poder adquisitivo y el proceso que subsigue hasta llegar a un paro económico.

Las ventajas que el grupo A logra de este proceso se logran a expensas del resto de los grupos de consumidores. La inflación como impuesto, no golpea a todos en la misma proporción. Los últimos deberán pagar más precios por los mismos bienes. O sea que la inflación puede "temporalmente" beneficiar a un grupo a expensas de los otros, en el mediano y largo plazo, generar desacoples económicos muchas veces irremediables.

En procesos inflacionarios es imposible controlar el valor que tiene el dinero dado que este ya no responde a las matemáticas sino a valoraciones subjetivas y nuevamente se cae la teoría de Disney (que mas es mejor) siendo que la cantidad de dinero no resuelve el problema de la riqueza sino la calidad del dinero y esta última está íntimamente relacionada con lo que la sociedad en su conjunto conjetura con lo que será a futuro el valor de la moneda.

Es por este mecanismo que apenas se disparan indicadores de inflación, el proceso de pase a divisas (como el dólar) se acelera y la gente huye del peso dado que no cumple una de sus funciones (reservar el valor).

La inflación genera distorsiones de salarios, precios y costos, eleva los precios en relación al nivel de los salarios, distorsiona la ecuación de costos y genera un proceso inverso al que los burócratas promocionan con argumentos convincentes pero irreales, como cantos de sirena.

La ilusión de contar con mas billetes (antes estábamos mejor) no es más que una ilusión, dado que estamos enfocados en evaluar nuestras posiciones de ingresos y riquezas en términos de unidades monetarias. Este velo, confunde incluso a quienes más sufren sus consecuencias (grupo D).

Cuando los burócratas venden la panacea de la obra pública como mecanismo para empujar la economía en momentos de baja actividad, lo hacen a expensas de la iniciativa privada. Todo lo que Estado nos ofrece, nos lo fue quitado antes en impuestos. Lo que sucede habitualmente, es que nuestra pereza mental nos impide imaginar lo que "no vemos" (aquella iniciativa privada que no fue).

Cuando un Estado además, toma deuda para su obra pública, al momento de pagarla deberá imponer gravámenes superiores al gasto realizado, destruyendo poder adquisitivo de contribuyentes.

Cuando hablamos de inflación hablamos de un impuesto absolutamente regresivo e injusto, afecta a todos en diferentes escalas. Llega como el agua a cada rincón de la economía, no se salva nadie!. Podemos tener una cierta idea del costo que la inflación nos representa hoy, pero adivinar las repercusiones en el mediano plazo es cosa de magos, es canto de sirenas.

De esto, se trata la economía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});