Cultura y Libros

Entre Cirilo Faure y Simón Lagier

La escuela de violines tangueros rosarinos sigue siendo fecunda.

Domingo 29 de Julio de 2018

La escuela de violines tangueros rosarinos sigue siendo fecunda. Después de aquella generación pródiga que contó con Cirilo Faure, Antonio Agri, Vicente Ottado y Milo Schneir, siguió una intermedia en la que debemos destacar a Javier el Pibe Gómez, ejecutante que ha batallado los palcos tangueros de la ciudad desde comienzos de los años noventa. Con su solvencia y depurado sonido tanguero, el Pibe continúa siendo pieza clave para el género local.

En tanto, en los últimos años apareció en escena Simón Lagier, violinista de nota que supo volcar en el tango la técnica, el buen gusto y la prestancia necesaria para convertirse en referente obligado entre los solistas del instrumento. Simón estudió con los maestros Mary Bar, Ljerko Spiller y Rafael Gíntoli. En 2008 ingresó por concurso al Cycle Spécialisé en el Conservatoire Municipal Francis Poulenc y, luego, al Conservatoire Municipal de Centre W. A. Mozart, dependiente del Conservatoire National de Region de París.

En la actualidad, y ya como elemento esencial del tango rosarino, forma parte de la Orquesta La Biaba, del Quinteto Los Tauras y, de modo eventual, del conjunto de Joel Tortul como de los acompañamientos de Leonel Capitano. Por otra parte, coordina las cuerdas de la Orquesta Municipal de Tango de Cañada de Gómez, dirigida por Cristian Gustaffson. Además de ello, integra desde 2006 la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario y forma parte de un dúo de música de cámara con la pianista Yanina Bolognese. Simón tiene apenas 31 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});