El gran disco de Fito que nadie esperaba

En "Hay cosas peores que estar solo" el periodista Federico Anzardi reconstruye la historia de "Ciudad de pobres corazones", que el rosarino grabó tras el brutal asesinato de su familia en 1986
10 de octubre 2021 · 05:00hs

Las líneas centrales de la historia son bien conocidas: el 7 de noviembre de 1986 Walter y Carlos De Giusti asesinaron a Delia Zulema Ramírez de Páez y Josefa Páez, abuela y tía abuela de Fito Páez, las dos mujeres que lo criaron luego de que su madre muriera cuando aún no había cumplido un año, y a Fermina Godoy, la empleada que trabajaba en la casa familiar de Balcarce 681. Los crímenes tuvieron un impacto brutal en la vida del músico y su consecuencia inmediata en el plano artístico fue una supernova llamada Ciudad de pobres corazones (1987), infaltable en cualquier lista que recopile los mejores discos en la historia del rock argentino, un álbum extraordinario que además de marcar el quiebre más radical en la discografía de Páez, registra la reinvención artística más sorprendente de los años ochenta.

Pero por debajo de las directrices que arman el perfil más notorio de esta historia circula una trama que el periodista Federico Anzardi aborda en su reciente y notable Hay cosas peores que estar solo (Gourmet Musical). Cómo fue la estadía de Páez en Rosario en los días posteriores al crimen, cómo comenzaron a surgir, en medio de la angustia, el odio y la impotencia, las canciones de Ciudad…, los viajes a Tahití y Cuba, la tormentosa relación del rosarino con Fabiana Cantilo y los pormenores de la grabación del disco son algunos de los temas que Anzardi desglosa con destreza narrativa.

Desmond Morris.

Los animales, protagonistas de una inquietante colección de libros

Marcelo Scalona, siempre activo,

El circo, la mariposa y la pandemia

Hasta Giros (1985), el antecesor de Ciudad…, Páez era el mejor alumno de Litto Nebbia porque con elementos del rock, el jazz, el tango y el folclore estaba delineando una nueva forma de canción popular, tal como había hecho el líder de Los Gatos a mediados de los años setenta en sus discos Muerte en la catedral (1973) y Melopea (1974). En el plano lírico Páez permanecía anclado a sus días en la trova rosarina, escribiendo letras que mezclaban didactismo político y mensaje progresista. Ciudad… desfiguró ese legado con una trompada de nihilismo paranoico.

Musicalmente, Páez había comenzado a incorporar ritmos bailables y un sonido más rockero a su propuesta antes de Ciudad…, como lo evidencian Taquicardia, incluida en Giros, y las canciones del posterior maxisimple Corazón clandestino (1986). Pero los terribles sucesos de noviembre de 1986 precipitaron la metamorfosis. Ciudad… refleja la velocidad frenética con la que Páez reconfiguró no solo su paleta sonora sino también su credo artístico.

En diálogo con este suplemento, Anzardi contó pormenores de la escritura de su libro, una crónica que reconstruye el proceso creativo del disco que Páez quisiera no haber grabado y que terminó por consolidarlo como uno de los artistas centrales del rock argentino.

–A lo largo del libro, tu voz narrativa parece la de un funámbulo que camina haciendo equilibrio entre la reconstrucción de los crímenes y la posterior causa judicial, y la vida de Fito Páez en ese período. ¿Cómo encaraste el desafío de contar una historia que anudaba sucesos policiales con la creación de un álbum?

–Tuve claro desde el principio que los crímenes tenían que ser solamente el disparador de la historia. Me parecía que el abordaje de lo policial excedía mis capacidades y conocimientos periodísticos –lo mío, más que nada, es el periodismo de rock– y que tenía que centrarme en Fito y en el después de los asesinatos. Además, tenía como premisa interna, personal, no caer en el morbo. Quería escapar del sensacionalismo, por lo tanto, y justamente por mi falta de experiencia en el campo del periodismo policial no quería ponerme a contar una historia que pudiera salir mal. Pero claro, a medida que el trabajo avanzó todo se hizo más complejo y fue evidente que no iba a ser tan fácil gambetear el tema de los crímenes así nomás, por lo que tuve que meterme en el caso mucho más de lo que había imaginado al comienzo. Creo que el tono narrativo del libro ayudó a anudar ambas historias, la de los asesinatos y la de Fito haciendo el disco. De todas maneras traté de no andar con improvisaciones. Hice talleres de periodismo policial y periodismo narrativo, leí, escribí y reescribí mucho y traté de asesorarme lo suficiente para que no se me escaparan detalles. Creo que el resultado es bueno y que finalmente los crímenes y sus consecuencias judiciales no quedan relegadas sino que aparecen lo necesario dentro de la historia de Fito.

fito-pez-declarando-comisaria-foto-la-capital-911989-123702.jpg
Páez y sus abogados en una comisaría, en 1986.

Páez y sus abogados en una comisaría, en 1986.

–Lo ocurrido en la casa de Balcarce 681 cambió para siempre la relación de Páez con Rosario. Si antes la ciudad era una suerte de refugio al que volvía cada tanto, después de los crímenes se volvió un lugar macabro, plagado de policías amenazantes y periodistas inescrupulosos. La reconstrucción de esos días en los que Páez vivía encerrado en la casa de Liliana Herrero y deambulaba por las noches solo y empastillado es excelente. ¿Podría decirse que en esas noches a la deriva nació Ciudad…?

–Sí, esas noches fueron las de mayor furia de Fito contra Rosario y contra todos. Esa bronca que se refleja en la canción Ciudad de pobres corazones es el primer rasgo, la primera consecuencia anímica. Maldice a todos, hasta a Dios (“maldito sea tu amor”) y jura que no lo verán arrodillado, pero en realidad, a lo largo del disco (por ejemplo, en Track Track), se muestra derrotado por la situación, humillado por la muerte y desesperado, sin rumbo. Sin dudas, esas primeras noches posteriores a los asesinatos, con los asesinos libres, con las noticias de “la yerba en el viejo cajón” en todos los medios, con la falta de precisión de los investigadores y con el aparente desprecio de las autoridades, lo enojaron mucho. Esas noches fueron el caldo de cultivo de la canción y del personaje que Fito adoptó después para moverse en las entrevistas, el cínico dark vestido de negro que veía todo de manera negativa.

–Fabiana Cantilo, pareja de Páez en aquel momento, es un personaje crucial en esta historia. Considerando que te contó situaciones muy íntimas, ¿cómo trabajaste su testimonio para aprovechar su cercanía con los hechos sin caer en el morbo?

–En principio, no puse todo lo que me dijo. Fabiana me reconoció que había cosas que no recordaba, pero lo que recordaba lo contaba con una honestidad enorme, sin filtro. Y me pareció que incluir algunas cosas no tenía sentido. Pero después, más allá de eso, trabajé su testimonio de la misma manera que todo lo demás: intentando contar la historia de la manera más equilibrada. Así como no quería hacer un libro sensacionalista, nunca me interesó hacer algo obsecuente. Si Fito sufría por los crímenes y componía ese disco pero también andaba con otras minas a espaldas de Fabiana o se comportaba como un ser insoportable en el estudio o maltrataba a sus asistentes, había que ponerlo, porque son rasgos del mismo personaje en ese mismo momento. Lo mismo con Fabiana, que lo cuidó a Fito, lo bancó como pudo, pero también peleó contra sus propios demonios.

fitofabicantilo.jpg_1756841869.jpg
Una pareja explosiva: Páez y Fabiana Cantilo.

Una pareja explosiva: Páez y Fabiana Cantilo.

–En un pasaje del libro definís Ciudad… como “el debut de un artista que nadie había previsto”. ¿Podés explayarte un poco más sobre esta idea?

–Nadie pensaba en la aparición de ese Fito Páez. El Fito 1986 era el de Giros, el de poncho y rulos enormes que cantaba canciones que se coreaban en los bares progresistas. La aparición del Fito de Ciudad… es algo que nadie imaginaba. Desde el sonido, sin embargo, creo que un poco ya se podía vislumbrar esa nueva etapa en algunas cosas de La La La (1986) y el EP Corazón clandestino (1986). Pero de ninguna manera alguien podía imaginar o anticipar al Fito oscuro y enojado que iba a aparecer a fines del 86. Creo que los asesinatos interrumpieron una evolución artística de Fito que seguramente iba a tener influencias de Prince pero que conceptualmente iba a ir por otro lado, quizás más parecido a Giros, que había sido un éxito. Quizás los asesinatos retrasaron el éxito de El amor después del amor (1992).

–El testimonio de José María Vernet, gobernador de la provincia al momento de los asesinatos, es escalofriante porque refleja la impunidad con la que seguía manejándose la policía de la dictadura en plena democracia. ¿Qué te contó Páez sobre el clima que había cuando le tomaron declaración?

–Él no me habló tanto de eso. Con Fito más que nada hablamos del disco, anécdotas varias y de cómo se sentía a partir de lo que pasó. Creo que me dijo lo del “grabadorcito” con el que respondía a los policías rosarinos cuando recordó que declaró en un estado supuestamente zombi por las pastillas, algo que no fue tan así. Fito declaró de manera normal y, según contó su abogado, andaba con un teclado muy pequeño con el que solía samplear voces de vez en cuando. No es que no podía hablar.

–Dos preguntas similares, para terminar. La primera: los crímenes hicieron que Páez renegara de su pasado progresista y de canciones que había compuesto poco tiempo atrás, como Yo vengo a ofrecer mi corazón. ¿En qué momento se reconcilió con esas canciones?

–Durante la etapa de Ciudad de pobres corazones, en 1987, Fito tocó Yo vengo a ofrecer mi corazón muy pocas veces: lo hizo en un show en la Bombonera junto a Pablo Milanés y en la gira que hizo poco después por Cuba. En la isla Fito sintió de nuevo una calidez que desde los asesinatos lo había abandonado. Se sintió muy contenido por músicos como el propio Milanés o Silvio Rodríguez, y muy querido por el público cubano. Fue un flechazo mutuo. Más de un entrevistado para el libro me dijo que en ese viaje a Cuba, realizado unas semanas antes de la grabación de Ciudad de pobres corazones, Fito volvió a tener ganas de vivir. Quizás fue el empujón que necesitaba para seguir adelante. Después está la famosa anécdota entre Fito y el Indio Solari en Cemento. Fito siempre cuenta que el Indio le dijo que Yo vengo… era una canción muy linda y que no valía la pena estar enfrentado con su propia obra, y que esas palabras lo hicieron reflexionar.

images.jpg
Silvio Rodríguez, Fito y León Gieco en 1987.

Silvio Rodríguez, Fito y León Gieco en 1987.

–La segunda: sobre el final contás cómo a Páez, pasado el tiempo, las canciones de Ciudad… se le volvieron difíciles de cantar en vivo. ¿Cómo fue el proceso que le permitió volver a cantar ese repertorio?

–Fito me dijo que compuso Ey! (1988) para sacarse de encima Ciudad de pobres corazones. Y ese proceso fue muy rápido. Para diciembre del 87, cuatro meses después de la presentación oficial de Ciudad…, ya estaba diciendo que tenía su próximo disco en la cabeza. Creo que Fito asimiló la tragedia de su familia con el paso de los años y que lo hizo a partir de su personalidad, con una actitud de ir siempre “para adelante”. Hay declaraciones posteriores, muchos años después de los crímenes, donde reconoce que no puede odiar a los asesinos porque el odio no está en su naturaleza. Es algo sorprendente y no tanto. Creo que es una consecuencia lógica dentro de su propio universo. Me parece que Ciudad… sigue siendo un disco doloroso para él, un poco insoportable, pero lo asume como asumió todas las pálidas que le tocó atravesar.

Un fragmento de “Hay cosas peores que estar solo”

Por Federico Anzardi

Los ensayos avanzaron rápido. Fueron los mejores días que Fito vivía en varios meses. Las sonrisas se veían más seguido. Las canciones eran crudas pero trabajar en ellas lo sacaba un poco de la angustia. La banda y los asistentes lo sabían y se esforzaban para que el estado real en el que estaba Fito no se reflejara en la sala. Él respondía tocando y probando arreglos durante horas. Estaba abierto a la creación y las sugerencias. Asimilaba todas las ideas con mucha facilidad. Las incorporaba o las desechaba con la velocidad con la que sacaba los temas de Charly durante la adolescencia. Sus compañeros creían que Fito tenía un oído superdotado, y no se equivocaban. Nunca necesitaba partituras. De hecho, no sabía leer música. Aprovechaba esa capacidad desde que era un chico. La primera vez que ocurrió fue una noche de 1969, cuando se puso a tocar el piano de su madre mientras su papá y las viejas miraban televisión. Ya de adolescente engañó a Domingo Scarafía, su profesor de piano. Fito se comportaba como un alumno desleal. No hacía los ejercicios, tocaba de oído y fingía que leía las notas. Lo hizo hasta que su maestro lo descubrió. Cuando intentó interpretar Rapsodia en blue, Scarafía se dio cuenta del engaño y lo echó para siempre. “El viejo Scarafía” era un docente severo que pegaba algunos gritos con su voz aguda, pero los alumnos, en general, lo adoraban. Era sanguíneo, apasionado. Había nacido en 1914 en Colonia Josefina, un pueblo del oeste santafesino que quedaba en el límite con Córdoba, a unos 10 kilómetros de San Francisco. Manejaba el conservatorio desde 1038, cuando lo heredó de su maestro, Leopoldo Crelerot, compañero de Alfred Cortot en el Conservatorio Nacional de Música de París. Se casó con María Edith Pandavene, una de sus estudiantes. Ella también era muy buena en el piano. En 1946 tuvieron una hija, Norma, que logró extender la tradición musical en la familia y se volvió una docente y concertista destacada en Rosario.

El Instituto Scarafía estaba en la planta alta de Balcarce 668, justo enfrente de la casa de Fito. Tenía una entrada independiente que llevaba directo al primer piso. Ahí Domingo dominaba por completo. Antes de enseñarle a Fito le dio clases a Margarita, que llegó a dar algunos conciertos en eventos organizados por el conservatorio. Años después, Fito pidió los programas donde su madre era nombrada. Pero su propia experiencia no duró mucho. El viejo Scarafía lo había expuesto. No era alguien nacido para el método. Fito se dedicó a escuchar discos, acudir a recitales y a tocar en el comedor de su casa. A veces, cuando todas las ventanas estaban abiertas, los sonidos de su piano se mezclaban con los del conservatorio en el aire de la calle, como hacen las ramas de los árboles de veredas opuestas cuando se acercan demasiado.

Bio

Federico Anzardi es periodista. Nació en Concordia en 1983. Entre 2011 y 2018 fue editor de la revista Rock Salta, que reflejaba las escenas musicales de las provincias argentinas. Actualmente trabaja en rocksalta.com. Colaboró en La Agenda, Mavirock, Soy Rock, Rolling Stone, Página/12 y en radios de Salta, Buenos Aires y Tucumán, entre otros. En 2015 fue finalista del Premio Fopea al Periodismo de Investigación. Su blog es frasesrockeras.blogspot.com.

Ver comentarios

Las más de leídas

Zona sur: extraño secuestro y robo a una pareja oriunda de Córdoba

Zona sur: extraño secuestro y robo a una pareja oriunda de Córdoba

Central lo tuvo, no pudo aguantarlo pero hizo un buen negocio ante River 

Central lo tuvo, no pudo aguantarlo pero hizo un buen negocio ante River 

Perdió el control del auto, dio varios trompos y terminó a la vera del camino

Perdió el control del auto, dio varios trompos y terminó a la vera del camino

Un apostador de Goya ganó más de 500 millones de pesos en el Quini 6

Un apostador de Goya ganó más de 500 millones de pesos en el Quini 6

Lo último

Santi Maratea busca ayudar a Joaquín, el chico de las tortas

Santi Maratea busca ayudar a Joaquín, el chico de las tortas

Ibai Llanos: vida y obra del Rey de Internet

Ibai Llanos: vida y obra del Rey de Internet

Neymar estuvo de fiesta y póker en París después de sufrir una dura lesión con el PSG

Neymar estuvo de "fiesta y póker" en París después de sufrir una dura lesión con el PSG

Choque en Pérez: perdió el control del auto y terminó estrellado contra un árbol

El conductor del vehículo fue rescatado por los bomberos. Debido a las heridas que sufrió en la colisión fue a un centro asistencial Rosario. El siniestro vial se registró este lunes a la madrugada en la ruta nacional 33.

Choque en Pérez: perdió el control del auto y terminó estrellado contra un árbol
Perotti y Lagna oficializan en Rosario la nueva estructura del ministerio de Seguridad

Por Javier Felcaro

Política

Perotti y Lagna oficializan en Rosario la nueva estructura del ministerio de Seguridad

La ciudad

Cortes de tránsito en avenida Pellegrini por trabajos de repavimentación

Javkin: Parece que Rosario, para algunas autoridades, no estuviera en la Argentina
LA CIUDAD

Javkin: "Parece que Rosario, para algunas autoridades, no estuviera en la Argentina"

La estatua de Messi más fea del mundo y el misterio sobre su paradero

Por Fer Blasco

Exclusivo suscriptores

La estatua de Messi "más fea del mundo" y el misterio sobre su paradero

Violencia en el fútbol regional: un detenido por los incidentes en el clásico de Chabás
LA REGION

Violencia en el fútbol regional: un detenido por los incidentes en el clásico de Chabás

Dejanos tu comentario
Las más leídas
Zona sur: extraño secuestro y robo a una pareja oriunda de Córdoba

Zona sur: extraño secuestro y robo a una pareja oriunda de Córdoba

Central lo tuvo, no pudo aguantarlo pero hizo un buen negocio ante River 

Central lo tuvo, no pudo aguantarlo pero hizo un buen negocio ante River 

Perdió el control del auto, dio varios trompos y terminó a la vera del camino

Perdió el control del auto, dio varios trompos y terminó a la vera del camino

Un apostador de Goya ganó más de 500 millones de pesos en el Quini 6

Un apostador de Goya ganó más de 500 millones de pesos en el Quini 6

Perotti y Lagna oficializan en Rosario la nueva estructura del ministerio de Seguridad

Perotti y Lagna oficializan en Rosario la nueva estructura del ministerio de Seguridad

Ovación
Asociación Rosarina de Fútbol: dos históricos vuelven al torneo Molinas

Por Juan Iturrez

Ovación

Asociación Rosarina de Fútbol: dos históricos vuelven al torneo Molinas

Asociación Rosarina de Fútbol: dos históricos vuelven al torneo Molinas

Asociación Rosarina de Fútbol: dos históricos vuelven al torneo Molinas

Kily González: Sabíamos que teníamos que jugarle de igual a igual

Kily González: "Sabíamos que teníamos que jugarle de igual a igual"

Newells no jugó porque la Boca fue un pantano; va el martes

Newell's no jugó porque la Boca fue un pantano; va el martes

Policiales
Javkin: Parece que Rosario, para algunas autoridades, no estuviera en la Argentina
LA CIUDAD

Javkin: "Parece que Rosario, para algunas autoridades, no estuviera en la Argentina"

Rosario a los tiros: Jorge Lanata presentó un informe sobre las balaceras en la ciudad

"Rosario a los tiros": Jorge Lanata presentó un informe sobre las balaceras en la ciudad

Lo condenan a 16 años por un crimen cometido en Santo Tomé

Lo condenan a 16 años por un crimen cometido en Santo Tomé

Causa Casco: piden mandar a juicio por falso testimonio a un vecino de la comisaría 7ª

Causa Casco: piden mandar a juicio por falso testimonio a un vecino de la comisaría 7ª

La Ciudad
Cortes de tránsito en avenida Pellegrini por trabajos de repavimentación
La ciudad

Cortes de tránsito en avenida Pellegrini por trabajos de repavimentación

El viento sur se hace sentir en el arranque de la semana, pero con excelente tiempo 

El viento sur se hace sentir en el arranque de la semana, pero con excelente tiempo 

La UNR celebra 53 años de historia y estrena el aulario en La Siberia

La UNR celebra 53 años de historia y estrena el aulario en La Siberia

A seis meses del cierre de Falabella, la esquina sigue sin encontrar proyectos

A seis meses del cierre de Falabella, la esquina sigue sin encontrar proyectos

Zona sur: extraño secuestro y robo a una pareja oriunda de Córdoba

Por Claudio Berón

POLICIALES

Zona sur: extraño secuestro y robo a una pareja oriunda de Córdoba

Lo condenan a 16 años por un crimen cometido en Santo Tomé
POLICIALES

Lo condenan a 16 años por un crimen cometido en Santo Tomé

Coronavirus: la variante Ómicron atraviesa continentes
Pandemia

Coronavirus: la variante Ómicron atraviesa continentes

La OMS recomienda no cerrar las fronteras ante la variante Ómicron
Pandemia

La OMS recomienda no cerrar las fronteras ante la variante Ómicron

Rosario suma 25 días sin muertes por Covid en lo que va de noviembre
Pandemia

Rosario suma 25 días sin muertes por Covid en lo que va de noviembre

Coronavirus: 12 muertes y 888 casos en las últimas 24 horas en Argentina
Pandemia

Coronavirus: 12 muertes y 888 casos en las últimas 24 horas en Argentina

Incendios en las islas: La sociedad debe ver qué es lo que realmente pasó

Por Luis Emilio Blanco

LA REGION

Incendios en las islas: "La sociedad debe ver qué es lo que realmente pasó"

Censo experimental en  Gálvez, una de las tres urbes elegidas en el país
LA REGION

Censo experimental en Gálvez, una de las tres urbes elegidas en el país

Un apostador de Goya ganó más de 500 millones de pesos en el Quini 6
Información General

Un apostador de Goya ganó más de 500 millones de pesos en el Quini 6

Perdió el control del auto, dio varios trompos y terminó a la vera del camino
La Región

Perdió el control del auto, dio varios trompos y terminó a la vera del camino

Los equipos de un kinesiólogo trucho serán donados a un centro de salud

Los equipos de un kinesiólogo trucho serán donados a un centro de salud

Unite promueve a Milei como postulante a la Presidencia en 2023
Política

Unite promueve a Milei como postulante a la Presidencia en 2023

Ante el fracaso de Vicentin, el agro propone una solución para todos
Politica

Ante el fracaso de Vicentin, el agro propone una solución para todos

Marco Ruben y sus goles, el destacado en el 2-2 canalla con River

Por Elbio Evangeliste

Ovación

Marco Ruben y sus goles, el destacado en el 2-2 canalla con River

Newells irá con con dos variantes para el martes ante Boca
Ovación

Newell's irá con con dos variantes para el martes ante Boca

Kily González: Sabíamos que teníamos que jugarle de igual a igual
Ovación

Kily González: "Sabíamos que teníamos que jugarle de igual a igual"

Marco Ruben entró en la historia sagrada de Rosario Central

Por Elbio Evangeliste

Ovación

Marco Ruben entró en la historia sagrada de Rosario Central