Cartas de Lectores

Límites mentales para jóvenes

Lunes 01 de Febrero de 2021

Vivimos una época signada por el vértigo y el apuro. Constantemente surgen adolescentes y jóvenes quienes orillan y desafían al peligro buscando inconscientemente esos límites internos que los contengan y que no poseen. Se inmiscuyen en un vértigo real producto de la velocidad o un vértigo imaginario obtenido a través de drogas.

Los límites son estructurantes, lo hacen sentir a uno contenido, protegido, lo aislan de los peligros; son como frenos mentales que se accionan automáticamente y le evitan al sujeto riesgos innecesarios.

La instauración de los límites mentales está relacionada con “el aspecto prohibidor y corrector” del rol paterno. Aunque también puede ser la madre la que se ocupe. Esos límites, una vez internalizados, son capaces de contener, tranquilizar, ordenar, señalar, determinar y delimitar la conducta humana.

Muchos adolescentes por carecer de dichos límites suelen “chocar” con los límites que la realidad impone: la policía, las enfermedades, las adicciones y especialmente los accidentes, que desgraciadamente, en ocasiones suelen ser irreparables.

El exceso de competitividad laboral y el aumento de separaciones conyugales, entre otras causas, contribuyen a que se produzca cierta competencia entre los padres por el amor de los hijos. Entonces el trato se tiñe más de compañerismo que de autoridad y respeto. También, hay padres que para parecerse a sus hijos adolescentes -generalmente por cuestiones culturales- se transforman en compinches de éstos, en vez de continuar ocupando el lugar de padres.

Los límites mentales, generan la posibilidad de sobrepasarlos a través de la inspiración, la creatividad o la sublimación. En suma, mediante actividades metafóricas y simbólicas.

Jorge Ballario

DNI 10.858.926

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS