..

Carcarañá amenazante: hay 20 evacuados y reclaman obras

Un grupo de pobladores y emprendedores ribereños piden al gobierno provincial santafesino una intervención urgente en la cuenca baja del cauce del río Carcarañá.

Miércoles 02 de Marzo de 2016

El caudal del río Carcarañá se engrosa de forma temeraria y su comportamiento es impredecible, porque depende del desagüe desde Córdoba y del clima. Continúa desbordado y clausurado por tiempo indefinido el puente de la ex ruta 9, a la altura de la ciudad homónima y el municipio decidió evacuar a veinte vecinos anegados del barrio Formoseño, el más vulnerable a las crecientes. En tanto, un grupo de pobladores y emprendedores ribereños están al borde de la desesperación y exigen a las autoridades provinciales que tomen acciones urgentes con la cuenca inferior que comprende este cauce de agua.
  Autoridades municipales se reunieron ayer con funcionarios de Vialidad nacional y provincial para evaluar la situación, que los mantiene en alerta permanente. El agua no ha ingresado a la ciudad pero amenaza una vez más a los pobladores del barrio ribereño, donde viven unas 40 familias. De éstas, hasta el momento ha sido necesario refugiar a cuatro en el parque Sarmiento.
  La situación se vuelve más visible en cada extremo del puente de la vieja ruta 9, donde ayer se visibilizaban apenas las barandas de la estructura, que retiene permanentemente todo cuanto arrastra el río con su fuerza incontenible. Por la interrupción del paso, quienes circulan hacia Rosario son desviados por personal de Gendarmería, de la Agencia Provincial de Seguridad Vial y de la comisaría 3ª desde el acceso a la localidad de Correa hacia la autopista Rosario-Córdoba y también por la ruta provincial 26s se deriva el tránsito hacia esa traza.
  
Reclamo de obras. “El Carcarañá volvió a salir de su cauce y arrasar a su paso con el trabajo y la voluntad de pobladores, vecinos y emprendedores ribereños. Lo que pedimos es una solución a las crecientes cada vez más frecuentes e invasivas. El año pasado hubo tres y este año ya tenemos una, pero ahora el agua no baja, seguramente porque estarán abriendo compuertas en Córdoba. El problema es gravísimo y pese a nuestros pedidos, el gobierno no nos presta atención. Es como si no existiéramos”, señaló a La Capital Manuel Torres, propietario del complejo turístico La Olla, en Timbúes.
  “Vemos que las autoridades provinciales se han ocupado de la limpieza de canales en la parte de arriba, pero estas acciones llevan a que el agua se derive más rápido hacia el río y que su efecto sea cada vez más dañino para la parte baja del Carcarañá, de la que nadie se ocupa”, denunció el emprendedor, que forma parte de “un grupo de damnificados que somos gente que ha invertido, tiene su casa en esta zona y que ha terminado con todo destruido”, acotó.
  Al emprendedor le resulta llamativo que “las autoridades de pueblos perjudicados como Timbúes, Andino, Gaboto no se movilizan para pedir soluciones. Me pregunto: ¿Existe alguna razón que yo no alcanzo a percibir, para que a lo largo de tantas administraciones provinciales, comunales de distintas vertientes políticas, no surjan dirigentes que comprendan la verdadera importancia del ecosistema del río Carcarañá? Toda persona que se acerca a la zona por primera vez vuelve o empieza a averiguar por la posibilidad de adquirir terrenos. ¿Esto no logra concentrar el interés de los responsables de brindar una infraestructura adecuada? No sólo miran para otro lado, sino que hasta ningunean a quienes defienden la integridad del lugar”, renegó Torres.
  “Está claro que todos quieren sacarse el agua de encima y es lógico que así suceda, pero creo que el deber de las autoridades es velar por los intereses de todos sus habitantes. Este es el típico caso de la ley del gallinero, donde los de abajo reciben lo que desechan los de arriba”, remató el prestador turístico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario