El Mundo

Biden retoma el liderazgo de EEUU en materia ambiental

Lanzó una cumbre virtual con 40 líderes mundiales e hizo una importante promesa de bajar las emisiones de su país

Jueves 22 de Abril de 2021

Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero, por detrás de China, es sede desde este jueves y hasta el viernes de una cumbre virtual sobre el cambio climático, convocada por el presidente Joe Biden. El evento coincide con el Día de la Tierra. Washington llamó a los líderes mundiales a que aprovechen el evento para prometer recortes de emisiones más ambiciosos. Entre los invitados se destacan los mandatarios Xi Jinping de China y Vladimir Putin de Rusia, mientras desde Europa participan la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen; la canciller alemana, Angela Merkel; y el presidente francés, Emmanuel Macron. A la vez, el presidente Joe Biden anunció un gran recorte de gases de efecto invernadero de su país.

Biden busca enviar un mensaje: Estados Unidos está listo para retomar el liderazgo contra el calentamiento global. Apenas asumió el pasado 20 de enero, el presidente demócrata reincorporó a su país al Acuerdo de París, del que lo había retirado su predecesor Donald Trump. Biden pretende demostrar que su nación está en posición de liderar el tema ambiental a nivel mundial.

El evento coincide con el Día de la Tierra, pero también llega ocho meses antes de las próximas grandes conversaciones de la ONU, conocidas como COP26, que tendrán lugar a finales de este año en Glasgow. Los propios organizadores de esta conferencia subrayaron la importancia del evento en su cuenta de Twitter: "La Cumbre sobre el clima organizada por Estados Unidos en el #DíaDelaTierra reunirá a los líderes mundiales para que se comprometan a tomar medidas urgentes contra el cambio climático. La Cumbre será un acontecimiento clave en el camino hacia la #COP26".

A la cumbre de Washington asisten cuarenta líderes mundiales, pero la mayor atención se centra en el propio Biden. En efecto, desde su campaña, se ha mostrado dispuesto a alejarse de la política exterior de su antecesor Donald Trump. Regresó oficialmente Estados Unidos al Acuerdo de Paris, el pacto climático mundial más importante hasta la fecha.

El mandatario debe demostrar que su compromiso ambiental conlleva objetivos concretos. "La implicación de Estados Unidos tras unos años fuera de la mesa del clima es algo que la gente observará para asegurarse de que son serios y están comprometidos”, recalcó así Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá, el viernes pasado. “Pero no hay duda de que necesitamos que un país de la talla de Estados Unidos sea parte de la solución y no del problema si queremos salir adelante como planeta", agregó sin embargo.

Objetivos de emisión para 2030

Y Biden respondió. Este jueves, en la apertura de la cumbre, se comprometió a que Estados Unidos reduzca para 2030 sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 50% y un 52% por debajo de sus niveles de 2005. Aunque los objetivos forman parte del Acuerdo de París, no son vinculantes. La administración aún debe presentar un plan sobre cómo cumplirá este objetivo. Biden y su equipo llegaron a la cifra final en una reunión en la Casa Blanca el miércoles por la mañana.

El secretario general de las Naciones Unidas declaró la semana pasada que las promesas de la Casa Blanca durante esa cumbre debían poner el listón muy alto. Antonio Guterres quiere así que Estados Unidos se comprometa a reducir al menos a la mitad sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. Es lo que prometió Biden poco después. Dicha medida podría, según él, desencadenar una acción similar por parte de los demás grandes emisores del mundo.

Además, dado que según afirman en la ONU, el cambio climático ya está empeorando las olas de calor, reforzando los huracanes y los incendios forestales, Guterres calificó la cumbre de esta semana como un momento "decisivo" para la acción climática.

Y es precisamente por ese aumento de las temperaturas globales que el objetivo de la cumbre es animar a los países a que asuman compromisos más firmes en las emisiones de gases de efecto invernadero, y limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales, según un comunicado de la Casa Blanca.

Pero entre los mandatarios invitados, ¿de quién se puede esperar promesas fructíferas? El anfitrión Joe Biden ya se ha comprometido a trabajar para que Estados Unidos sea neutro en carbono, es decir que la cantidad de carbono eliminada de la atmósfera sea igual o superior a la emitida, para 2050. "Hacia allí nos dirigimos como nación, y eso es lo que podemos hacer si tomamos medidas para construir una economía que no sólo sea más próspera sino más sana, justa y limpia para todo el planeta", dijo Biden.

"Estas medidas llevarán a la economía de Estados Unidos a tener cero emisiones netas a más tardar en 2050", añadió.

Por otra parte, sentados (virtualmente) a las mesas de negociación, están los líderes de los países más emisores del mundo. Se puede mencionar por ejemplo al presidente chino Xi Jinping, a representantes de la Unión Europea, al primer ministro indio Narendra Modi, así como al presidente ruso Vladimir Putin.

Éste último, declaró que las emisiones de gases de efecto invernadero de Rusia deberían ser menores que las de la Unión Europea en los próximos 30 años: "Se trata de una tarea difícil debido al tamaño de nuestro país, a las particularidades de su geografía, a su clima y su estructura económica. Pero estoy absolutamente seguro de que tal objetivo -dado nuestro potencial científico y tecnológico- es totalmente alcanzable". Sucede que Rusia es uno de los tres mayores productores de petróleo, junto con Arabia Saudita y EEUU, y un gran productor y exportador de gas natural.

En la lista de las potencias responsables de buena parte de las emisiones contaminantes, no se puede omitir a China. Como fuente de algo más de una cuarta parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, la voz del gigante asiático tiene mucho peso. Su líder, Xi Jinping, asistió a la cumbre a través de un video .

El año pasado, Xi Jinping anunció que China tiene como objetivo la neutralidad de carbono para 2060. Beijing también se comprometió a que las fuentes de energía renovable representen el 25% de su consumo energético total para 2030.

Por otra parte, la semana pasada, el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, se encontraba en China, en un acercamiento que abre una esperanza de que las dos partes puedan unir esfuerzos en esa dirección. Pese a las tensas relaciones, este encuentro deja entrever que las dos potencias han recobrado un interés común en la lucha contra el cambio climático. Algo que promueve el secretario general de las Naciones Unidas en su cuenta de Twitter: "Me anima que China y EEUU se hayan comprometido a trabajar juntos para hacer frente a la crisis climática en el camino hacia la COP26 y más allá. La cooperación entre ambos países fue vital para asegurar el AcuerdoDeParís y sigue siendo vital hoy en día para cumplir su promesa".

En lo que respecta a la Unión Europea, los avances son prometedores. Este miércoles, el bloque, tercer mayor emisor del mundo, llegó a un acuerdo sobre una histórica ley de cambio climático que sitúa los nuevos y más estrictos objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero en el centro de todas sus políticas. Esta ley incluye un objetivo de reducción de las emisiones netas en toda la UE al menos en un 55% para 2030.

Finalmente, India se comprometió a que las fuentes de energía renovable representarán el 40% de su generación total de electricidad para 2030, y a aumentar considerablemente su cobertura forestal.

Joe Biden también invitó a los líderes de algunos países que ya están sintiendo los efectos del cambio climático y podrían sufrir las peores consecuencias, como Bangladesh, Jamaica y Kenia.

Greta, enojada

Pero todo esto le pareció una parodia a Greta Thumberg, la adolescente sueca que se ha convertido en referente mundial del ambientalismo más radical. Thunberg arremetió contra los líderes mundiales reunidos en forma virtual en Washington, con comentarios mordaces ante un panel del Congreso estadounidense, acusándolos de "ignorar" la crisis climática, pese a las medidas anunciadas, con un discurso duro en el que exigió el fin de los subsidios a los combustibles fósiles.

"¿Cuánto tiempo creen que pueden seguir ignorando la crisis climática, el aspecto global de la equidad y las emisiones históricas sin tener que rendir cuentas?", dijo la sueca de 18 años al Comité de Reforma y Supervisión de la Cámara de Representantes del Congreso de EEUU en un enlace de video remoto.

"Ahora se salen con la suya, pero tarde o temprano la gente se dará cuenta de lo que han estado haciendo todo este tiempo", dijo Thunberg en el Capitolio, en paralelo a la cumbre que reúne a unos 40 mandatarios liderada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

En un discurso acusatorio, Thunberg recordó a los funcionarios electos que el acuerdo de París sellado en 2015 planea mantener el calentamiento global por debajo de +2°C, si es posible +1,5°C, en comparación con la era preindustrial. Es precisamente este el objetivo de máxima anunciado por Biden, la Unión Europea y otros países emisores.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario