ensañamiento y codicia
Viernes 01 de Julio de 2016

Prorrogaron la prisión a las acusadas de un crimen

Carolina Seguer y Alicia Fernández, imputadas por el crimen de Diego Sarjanovic, estarán 30 días más tras las rejas a pedido de la Fiscalía

Madre e hija acusadas del homicidio del empleado jerárquico de una tradicional empresa de catering de Rosario Diego Sarjanovic, asesinado de 64 puñaladas en septiembre de 2015, seguirán en prisión preventiva por 30 días más luego de que un juez hiciera lugar al planteo conjunto de la defensa y la Fiscalía para prorrogar la medida cautelar. Durante ese tiempo se deberán completar una serie de pericias que permitirían darle un cierre definitivo al encuadre legal del caso. En principio, las dos mujeres fueron imputadas como coautoras de homicidio doblemente calificado por ensañamiento y codicia, delito que preve la pena de prisión perpetua, pero la acusación definitiva podría variar con vistas a un futuro juicio oral y público.

Carolina Virginia Seguer, de 39 años, y su madre Alicia Fernández, de 59, asistieron ayer a una nueva audiencia en los Tribunales de Rosario durante la cual la Justicia decidió prorrogarles la prisión preventiva que atraviesan desde que quedaron detenidas, el 7 de septiembre de 2015, cuando escapaban en un auto rumbo a la provincia de Mendoza y fueron interceptadas por la policía cordobesa a la altura del kilómetro 637 de la ruta nacional 8, a la altura de la localidad de Las Vertientes.

Plata y amor. Las mujeres son las principales sospechosas de matar a Diego Sarjanovic, de 44 años y gerente comercial de la empresa MC Catering, quien fue hallado muerto de 64 puñaladas dentro de un departamento de l tercer piso de Moreno 511, en el macrocentro de Rosario.

Según los datos primitivos de la pesquisa que encabezó el fiscal de la Unidad de Homicidios Miguel Moreno, el crimen tuvo un trasfondo económico y pasional. Es que la víctima tenía una relación amorosa extramatrimonial con Seguer, a quien le había facilitado un suma de dinero para un emprendimiento comercial (supuestamente un taller textil), deuda que, ante la imposibilidad de su pago, habría desencadenado el sangriento ataque dentro del departamento.

El fiscal trató de desmenuzar la ruta del dinero, cuyo monto no se sabe si era de Sarjanovic o si éste disponía de efectivo de la empresa para la que trabajaba e hizo uso de él. En principio se investigó si la deuda no tenía que ver con un fideicomiso para la construcción de un edificio, proyecto en el que las mujeres embarcaron a Diego y que luego fracasó.

Gravedad extrema. En una audiencia imputativa celebrada el 8 de septiembre, las dos mujeres quedaron acusadas como coautoras de homicidio doblemente calificado por ensañamiento y codicia, y se ordenó la prisión preventiva de ambas por el plazo máximo de ley.

Ya en marzo de este año la defensa quedó en condiciones de solicitar la revisión de la medida cautelar, instancia que aprovechó para pedir la prisión domiciliaria de las acusadas. Pero el juez de la Cámara Penal Alfredo Ivaldi Artacho la denegó por entender que había riesgo procesal y porque el caso encerraba una "gravedad extrema".

Cuando se acerca el vencimiento de los plazos para realizar la acusación formal, ayer se realizó una nueva audiencia para revisar el proceso. En esa instancia la fiscal Marisol Fabbro (en reemplazo de su par Miguel Moreno), solicitó prorrogar las detenciones por 30 días, lo que logró con el acuerdo del defensor Leopoldo Monteil.

Según aportaron fuentes judiciales, la Fiscalía, pretende llegar a la audiencia preliminar al juicio con la mayor cantidad de elementos posibles para sostener su idea del caso y poder elaborar la acusación definitiva.

Cabe aclara que Seguer reconoció la autoría del homicidio, pero dijo que fue en defensa propia ante una agresión de Sarjanovic, que era muhco más grande físicamente que ella. En tanto, la defensa sostiene que tampoco se pudo probar que Fernández participara del ataque junto a su hija. "No hay evidencia para demostrar que estuvo en el departamento", indicaron.

Desde la Fiscalía esperan el resultado final y la evaluación puntillosa de una serie de pericias científicas pedidas y elaboradas por el gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) santafesina.

Se trata de una serie de datos nuevos que podría surgir de una reconstrucción integral de la mecánica del ataque (disposición del cuerpo, características de las heridas, cantidad de partícipes). También falta una pericia psicológica de las acusadas y una nueva autopsia del cuerpo solicitada por la defensa.

Con esos elementos la fiscalía estaría en condiciones de elaborar la hipótesis final, encuadre y calificación legal definitiva. Por eso se acordó con la defensa la prórroga de la prisión preventiva, solicitud a la que hizo lugar ayer la jueza Raquel Cosgaya quien puso como fecha de vencimiento el 30 de julio de 2016.

Comentarios