Policiales
Miércoles 17 de Mayo de 2017

"Monchi Cantero" recibió una de cal y otra de arena por parte de la Justicia

Le confirmaron el sobreseimiento por encubrir el crimen de Diego Demarre, y el procesamiento por el triple crimen de Francia y Acevedo

Una de cal y otra de arena para Ramón Ezequiel Machuca, conocido como "Monchi Cantero" y referente de la banda de Los Monos. Ayer la Justicia confirmó su sobreseimiento en la causa donde estaba acusado de encubrir el crimen de Diego Demarre, dueño del boliche de Villa Gobernador Gálvez frente al cual en mayo de 2013 mataron a su hermano de crianza, Claudio "Pájaro" Cantero. Sin embargo, no pudo esquivar la imputación como instigador de un triple crimen resonante ocurrido pocas horas después del anterior en venganza por la muerte de Pájaro. Por su parte, Mariano Salomón, sindicado lugarteniente de la banda de Las Flores, seguirá detenido acusado de encubrir ese triple crimen y de integrar la asociación ilícita.

La resolución del juez Carlos Carbone se refería a uno de los tantos capítulos judiciales que tiene como actores principales, en este caso, a Machuca y Salomón.

Apelación

En una audiencia celebrada 12 días atrás la fiscal María Eugenia Iribarren apeló el sobreseimiento que desligó a Monchi del encubrimiento agravado del crimen de Demarre, hecho por el cual Ariel "Guille" Cantero irá a juicio como autor. Al pedir revocar esa resolución, la fiscal recordó que el 27 de mayo de 2013 el bolichero salió de Tribunales y fue seguido por los acusados en un Volkswagen Bora blanco hasta emboscarlo y asesinarlo de seis disparos en Maipú y bulevar Seguí.

Sostuvo que Machuca incurrió en encubrimiento porque gestionó la desaparición del auto en el que se trasladaban los homicidas, que fue pintado de negro y luego hallado en Córdoba, lo cual fue "orquestado por Monchi por recomendación del policía Juan Chavo Maciel".

El abogado de Monchi, Carlos Edwards, criticó el proceso judicial. "Esto es un absurdo jurídico, tira por la borda el Código Procesal Penal. Mi cliente está exento de responsabilidad criminal", dijo.

La otra causa en debate fue la responsabilidad de Monchi como instigador del triple crimen del 28 de mayo de 2013 en Francia y Acevedo, donde mataron a Nahuel César, su madre Norma, y Marcelo Alomar. En ese expediente Salomón está acusado como encubridor.

Monchi fue procesado por la jueza Alejandra Rodenas a partir de escuchas acopiadas por su par Juan Carlos Vienna al instruir la causa 913/12 que derivó en la persecución judicial sobre Los Monos.

En uno de esos registros captado el 28 de mayo de 2013 a las 11.05, Machuca le pide a Mariano Ruiz, encargado de la logística de la banda, un cargador de pistola y balas. Luego del atentado se detectó a las 17.53 otro llamado en el que el policía Maciel le cuenta sobre los resultados.

Sobre esa acusación, el defensor de Monchi pidió revocar el procesamiento y liberar a su defendido. Y remarcó que no se pudo demostrar el dolo porque no se individualizó a los autores del triple crimen.

El abogado de Salomón, José Nanni, pidió que cese la prisión preventiva y puntualizó que "no se conoce efectivamente cuál es el hecho imputado" a su cliente, que la resolución carece de fundamentos y "no se comprende que encubrió".

La fiscal pidió confirmar los procesamientos. Hizo referencia a las escuchas que sustentaron la resolución de primera instancia y recordó las charlas telefónicas de Monchi , de donde se desprende la mecánica de los hechos.

Análisis

Al analizar cada planteo, el juez confirmó el sobreseimiento de Machuca en relación al encubrimiento en el crimen de Demarre. Al respecto sostuvo que "no se avizoran elementos de incriminación que puedan superar los indicios que justificaron la sospecha para indagarlo".

Sobre la situación de Machuca y Salomón por el triple homicidio de Francia y Acevedo, desglosa las las escuchas telefónicas transcriptas en el procesamiento, donde se distinguen acciones para vengar la muerte del Pájaro. Carbone recuerda que entre el 26 y 31 de mayo de 2013, Monchi ordena averiguar domicilios, manda gente, encarga armas disfrazando su nombre como "herramientas" o "juguetes", o "novillo" o "novillito" (por pistola 9 milímetros) mencionando "confites" por municiones.

Para el juez eso es "concatenado constantemente con relación a estas muertes que hace sustento suficiente para probabilizar la instigación". Dice que lo mismo sucede con Salomón en el rol de encubridor en sus diálogos con Machuca después del triple crimen.

En esas transcripciones Machuca le requiere datos sobre la suerte de las víctimas del atentado, aunque a esas órdenes Salomón responde "bueno". Ese punto atacó la defensa al apelar el procesamiento, teniendo en cuenta el efímero diálogo incorporado como prueba.

Carbone además rebatió la postura de la defensa, que remarca la ausencia de acusados del triple crimen. "No es imprescindible que el instigado (homicida) sea perfectamente determinado, pues basta que estuviese comprendido dentro del dolo eventual del instigador".

Por último, niega la posibilidad de libertad a Salomón. "Su situación procesal empeoró porque se agrega otra causa por la que será juzgado (como integrante de la asociación ilícita) y sigue intacta la grave sospecha de no sustraerse a la probable pena de ejecución efectiva por antecedentes de fuga no justificada", resolvió finalmente el magistrado.

Comentarios