Newell's Old Boys
Sábado 20 de Mayo de 2017

Newell's mostró muy poco, perdió y quedó más lejos de la conversación

Con un gol de Benedetto a los 27' del primer tiempo, el xeneize quedó como único puntero ante un equipo de Osella que no tuvo juego asociado y que generó muy poco en ofensiva.

Newell's se quedó casi afuera de la conversación. Se quedó sin combustible futbolístico en la recta más importante del torneo y no sólo llegó a su tercer partido consecutivo perdido, sino que quedó muy lejos de un Boca que, con muy poco desde el juego pero con un Benedetto que la que tuvo no la desperdició, le bajó de un plumazo la ilusión.

Todo arrancó muy tibio, con alguna intención más de Boca pero sin peso. Newell's no tenía la pelota y cuando la recuperaba no lograba ni velocidad ni precisión para acercarse hasta Rossi.

Boca copaba el mediocampo y a los volantes centrales de la lepra se les hacía difícil conseguir la pelota. Así, entre un local que no lograba ejercer su predominio y una visita que parecía no animarse a mucho más, el partido se hacía chato y sin emociones.
En ese contexto, fue Newell's sin embargo el que generó la primera llegada clara, cuando Maxi Rodríguez dejó en el techo del arco una pelota que había sido bien recuperada a los 20' cuando el colombiano Barios rechazó defectuosamente.
En medio de un partido con demasiado cartel y expectativa pero que no lograba levantar vuelo, apareció Barrios para meter un pase justo para Benedetto entrando como centrodelantero. El exArsenal desairó a Domínguez, se acomodó y sacó un derechazo cruzado desde fuera del área que Pocrnjic no llegó a neutralizar. Iban 27' y Boca era más puntero que nunca por el oportunismo del goleador del torneo.
Embed
La reacción de uno y otro llegó como un espasmo. Más ganas que juego, más nervio que mente fría. Así, un Newell's con poco para mostrar, tuvo algo más la pelota pero no supo cómo vulnerar a una floja defensa boquense, sobre todo por el sector derecho del ataque.
El local tampoco hizo mucho más. Parecía conformarse con el 1 a 0 y sólo ofrecía la generosidad de Insauralde, el despliegue de Barrios y la presencia siempre inquietante del goleador Benedetto. Poco, demasiado poco para un partido de mucha expectativa.
No varió demasiado en el arranque la postura del partido. Lejos de lo esperado, Newell's no tuvo reacción y dejó muy aislados a Scocco y Maxi porque la pelota no llegaba limpia a los pies de Formica y porque el equipo no logra sorprender por los laterales.
Boca, con poco y con Benedetto lesionado, cedía la pelota y esperaba a un Newell's que no lograba generar peligro.
Los minutos pasaban y ni Boca ni Newell's, que estaba obligado a levantar su nivel de juego y que no lograba hilvanar una jugada clara de peligro, lograban configurar un partido que mostrara algún atractivo.
Claro que los nervios jugaban en contra para la lepra. Tanto, que a los 34'. Mansilla vio la roja tras una falta fuerte a Pablo Pérez. Los de Osella tenían un poco más la pelota pero no había conexión entre líneas y sólo algunos arranques de Nacho Scocco eran lo que mostraba Newell's en la noche de La Boca.
Y así se fueron el final, el escaso fútbol y las ilusiones de un Newell's que no estuvo a la altura de las circunstancias, que perdió los últimos tres partidos que disputó y que mostró muy poco desde lo futbolístico . Hoy Boca, con muy poco, le cortó la comunicación y lo dejó casi fuera de a conversación.

Comentarios