La ciudad
Lunes 31 de Julio de 2017

Imputarán a uno de los jóvenes que participó en la picada fatal

Ariel L., de 27 años, está detenido desde el sábado a la madrugada, cuando corría una picada y chocó con un auto cuyo conductor murió

El joven de 27 años detenido desde el sábado acusado de protagonizar una picada en Pellegrini y Necochea que terminó con un hombre muerto, será sometido hoy a una audiencia imputativa en los Tribunales provinciales. Está sospechado de los delitos de homicidio culposo y lesiones culposas —que tuvieron como víctimas a otras dos personas—, agravados por conducción temeraria y por el hecho haya ocurrido en el marco de una picada.

La audiencia imputativa será a las 10 en la sala 5 del primer piso del edificio de Balcarce 1650 y será presidida por el juez Carlos Leiva.

Ariel L., de 27 años, está detenido desde el sábado. Según fuentes judiciales, la teoría del caso de la Fiscalía indica que ese día a las 5.30, el sospechoso estaba al volante de un Renault Laguna y le corría una picada a otro automovilista que iba en un Chevrolet Vectra.

Los voceros indicaron que los dos vehículos iban a la par, en dirección hacia el este, a una velocidad de entre 90 y 100 kilómetros por hora. Y, cuando cruzaron Necochea —el semáforo de esa intersección estaba en intermitente— apareció en escena un Fiat Duna que iba por esa arteria hacia el norte.

La velocidad no dio tiempo al freno. Tras una maniobra, el Vectra consiguió esquivar al Duna, pero el Laguna no. Andrés Alejandro Muñoz, de 35 años —que manejaba el Fiat Duna—, murió en el acto.

En la misma saga también resultaron lesionados un peatón de 37 años y el conductor de un Peugeot 308, de 54 años, que también habría sido impactado por el Laguna.

Hoy se prevé que el fiscal Walter Jurado impute a Ariel L. —detenido desde el momento del siniestro— por los delitos de homicidio culposo en accidente de tránsito, previsto por el artículo 84 bis del Código Penal. Y, sobre ese delito, el agravante de "culpa temeraria", incorporado hace unos meses y que se aplica a quienes cometieron un accionar peligroso para terceros; y por violación del artículo 193 bis, que pena a aquellos que creen "una situación de peligro para la vida o integridad física de las personas mediante la participación en pruebas de velocidad o destreza con un vehículo con motor", es decir, una picada.

Por todo esto, la pena en expectativa es de entre 3 y 6 años de prisión efectiva. En casos con algunas similitudes a este la Fiscalía ha solicitado que el imputado permanezca bajo prisión preventiva.

Medidas

Vecinos de distintas zonas han denunciado que ciertos días a la semana en algunos puntos de la ciudad (como la zona del puente a Victoria) se realizan picadas ilegales. El problema no es nuevo, pero desde hace unos años se hizo más visible y llevó a que fuera abordado desde el legislativo y desde el Ejecutivo.

En 2013 se sancionó la ordenanza 9.072, que creó la figura del Picódromo (pistas de velocidad para deportistas amateur). con el objetivo de regular las picadas y darles un marco de legalidad. A la fecha no se puso en funcionamiento.

Además, la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana realiza periódicamente controles para prevenir y desarticular picadas. En el último mes se incautaron 25 vehículos. La intervenciones fueron en bulevar Oroño y Lamadrid, en inmediaciones del parque Scalabrini Ortiz y en la zona aledaña al puente Rosario-Victoria. En ese último lugar, en la zona de Costa Alta, en abril fue construido un Humptrack, una especie de paso peatonal elevado para impedir que los vehículos tomen velocidad. Se trata de ocho retardadores de velocidad que ocupan todo el ancho de la calzada, de unos 13 centímetros de altura y 2,5 metros de extensión.

ACUSADO. Apuntan al conductor del Renault Laguna como responsable.

Comentarios