Cura Brochero
Domingo 16 de Octubre de 2016

En una ceremonia histórica, el Papa Francisco declaró santo al "cura gaucho" Brochero

Se trata del primer santo nacido y muerto en el país. El Papa pidió que "en toda la Iglesia sea devotamente honrado como santo".

En una emotiva ceremonia en Plaza San Pedro con casi 2000 fieles llegados de Argentina, el papa Francisco declaró hoy a las 10.32 de Roma (5.32 de Argentina) oficialmente santo al "cura gaucho" José Gabriel Brochero (1840-1914), el primero nacido y muerto en el país, y pidió "que en toda la Iglesia sea devotamente honrado como santo".
Francisco "declaró y definió" santo a Brochero junto a otros seis beatos de España, México, Francia e Italia y pidió "inscribirlos en el libro de los santos, estableciendo que en toda la Iglesia sean devotamente honrados como santos".
Luego de la entrada de Francisco en la Plaza apenas pasadas las 10 locales, la misa había iniciado con las palabras del cardenal Alberto Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, leyendo una breve biografía de cada uno de los nuevos santos, incluido Brochero.
Durante la presentación de Brochero, Amato destacó que el nuevo santo "se empeñó principalmente en el anuncio del Evangelio y en la educación del pueblo" y "se esforzó intensamente para promover el desarrollo del territorio promoviendo la construcción de iglesias, capillas, escuelas rurales y caminos".
Una multitud llegada desde Argentina ocupa la parte central de la plaza con banderas y estampitas con la imagen del cura "que se puso la Patria al hombro", como lo describió a Télam el obispo de Cruz del Eje, Santiago Olivera, antes de iniciar la vigilia por la canonización, este sábado a la noche.
Al ser beatificado en 2013, el papa Francisco escribió que Brochero fue “un pionero en salir a las periferias geográficas y existenciales para llevar a todos el amor, la misericordia de Dios” y lo recordó como “un pastor con olor a oveja, que se hizo pobre entre los pobres”. Brochero será canonizado tras aprobarse como milagro la curación sin explicación científica de dos niños.

Comentarios