La ciudad
Viernes 25 de Noviembre de 2016

Comenzó a funcionar el laboratorio del Acuario

Es la primera etapa para la puesta en marcha del complejo. Se hizo un curso sobre mejoramiento genético de peces

El Acuario del río Paraná puso primera con la apertura de los laboratorios que funcionan en la planta baja del edificio, que ayer tuvo su bautismo operativo con la finalización de un curso de postgrado de primer nivel internacional, enfocado en mejoramiento genético de peces.

Los científicos que ya trabajan en el edificio ubicado frente al parque Alem pertenecen a la plataforma de biotecnología acuática que estaba en las instalaciones del IBR, y que a partir de ahora formarán parte del proyecto integral del Acuario, cuya pata científica estará en estrecha relación con la impronta educativa que tendrá todo el complejo.

"Queremos interactuar muy fuerte con la sociedad, porque no creemos en científicos alejados de la gente. Por eso nuestro interés es avanzar tanto en lo educativo como en los desarrollos tecnológicos y científicos", explicó Silvia Arranz, la coordinadora de esa plataforma.

Así queda evidenciado en el propio diseño de los laboratorios, que trabajan tanto con biología molecular como en piscicultura y que —cuando se habilite todo el edificio— "recibirán" a los visitantes, ya que están al lado del ingreso y son enteramente vidriados.

Para David Asteggiano, secretario de Proyectos Especiales e Innovación Social de la provincia, la puesta en marcha del laboratorio (al que calificó como "un centro de jerarquía científica y tecnológica mundial") es el comienzo de una etapa con "grandes expectativas", que culminará cuando funcione todo el complejo.

"El Acuario no será sólo peces, será mucho más que eso, ya que la idea es que funcione congregando a todos los que trabajan por la educación y la conservación del Paraná", señaló el funcionario.

El plantel. En el laboratorio trabajan alrededor de 12 científicos que dependen tanto del Conicet como de la UNR, y que orientan sus investigaciones a temas relacionados con el estudio de las poblaciones de peces con marcadores genéticos, el análisis del grado de parentesco de reproductores para acuicultura, el crecimiento de los peces y el desarrollo de familias con tolerancia para bajas temperaturas para la especie del pacú.

Para Arranz es un centro de investigación "con proyección internacional" único a nivel país, que ayudará al desarrollo de la acuicultura en Argentina, una actividad que recién está dando sus primeros pasos.

El curso de postgrado que ofició como "inaugurador" de las instalaciones termina hoy y congregó a dos de los máximos referentes mundiales en mejoramiento genético de peces.

Según Arranz, se trata de una capacitación "muy valiosa para la UNR y para el país", ya que existen muy pocos científicos formados en esa disciplina en Argentina.

También destacó el apoyo brindado por el gobierno provincial: "Buena parte del territorio santafesino tiene que ver con el río, y es bueno que se valoren los recursos acuáticos".

Comentarios