Política

El gobierno amplifica su "rechazo absoluto" al espionaje británico en el país

El canciller Héctor Timerman condenará la intromisión extranjera durante la Cumbre de las Américas. Advierten que Argentina no representa una amenaza bélica en las islas.

Sábado 11 de Abril de 2015

El gobierno ratificará en la VII Cumbre de las Américas, que comenzará hoy en Panamá, su "rechazo total y absoluto a la injerencia de potencias extranjeras en los asuntos internos de los países", en referencia al espionaje británico en la Argentina. Y volvió a criticar el aumento del gasto militar en las islas Malvinas.

"Evidentemente, Gran Bretaña no está presente en la cumbre, pero sí seguramente vamos a hablar en el discurso de la no aceptación y el rechazo total y absoluto a la injerencia de las potencias extranjeras en los asuntos internos de nuestros países", sostuvo ayer el canciller Héctor Timerman.

En ese sentido, tildó de "inaceptable desde todo punto de vista" el espionaje británico en la Argentina y resaltó que "toda América latina y el Caribe están unidos porque no se puede aceptar que países más poderosos, considerados potencias, invadan ilegalmente las comunicaciones".

Timerman afirmó que "es inconcebible" que las potencias "estén espiando" y que "no se corresponde con el mundo al que ellos públicamente dicen que aspiran a vivir, el mundo republicano, de respeto y en el que los derechos humanos sean un baluarte". Y agregó: "Hacen todo lo contrario".

Por su parte, la embajadora argentina ante el Reino Unido, Alicia Castro, criticó con dureza la convocatoria que recibió el miércoles pasado por parte del Foreign Office, en rigor, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico (ver aparte).

"No se puede creer que nos recriminen como si fuéramos todavía una colonia", enfatizó Castro, a la vez que contó su reacción al asistir a la reunión con los integrantes de la Cancillería británica: "Al funcionario le pregunté si esto era humor británico o una paradoja política".

Paralelamente, el jefe del gabinete nacional, Aníbal Fernández, expresó que la inversión militar de Gran Bretaña en las islas Malvinas "es una demostración acabada de la pésima gestión política que tiene su primer ministro (David Cameron)". Y contextuó la consideración en los "severos problemas en (el sector de la) salud" del país europeo.

"Si un ciudadano que no tiene seguridad social adecuada debe ir a un médico particular, la sola consulta le cuesta 250 libras esterlinas, alrededor de 400 dólares. O sea que el que no tiene obra social está frito en Gran Bretaña. Por eso la inversión de 150 millones de libras esterlinas en las islas Malvinas es una demostración de pésima gestión", señaló.

El jefe de ministros señaló que la decisión de Cameron "es un manotazo de ahogado de nacionalismo berreta, de mala factura, que pretende que los ingleses se golpeen el pecho porque los protegen".

Al respecto, Fernández dijo que "reabastecer a 1.500 soldados en un lugar con una población de 2 mil habitantes es un despropósito, un sinsentido".

"Quieren hacerles creer a los ingleses que invierten tanto porque están amenazados por los argentinos. Es una ridiculez. ¿Con qué los vamos a amenazar, con cebitas, con Chasquibum (pirotecnia inofensiva)?", bromeó.

Luego agregó que "no está en la cabeza del hombre y mujer común de la Argentina, que jamás había pensado en la guerra, como lo hizo un gobierno de facto".

Valoraciones. Fernández también restó importancia a la convocatoria de Castro para referirse a lo dicho en el país sobre el tema (consideró que la diplomática "fue citada por un funcionario de segunda línea del Foreing Office") y, en cambio, destacó el reclamo frente a información acerca de espionaje inglés a políticos y militares argentinos.

"Tenemos una cuestión más contundente para que expliquen: como explotar petróleo en un territorio que nos pertenece o el tema del espionaje, que no me sorprendió", sostuvo.

En tanto, el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus, justificó la denuncia que realizó contra las petroleras que actúan en acuerdo con Gran Bretaña en el archipiélago austral y aseguró que esa región "es tan Argentina como el Obelisco".

"No se llevarán la riqueza de los 40 millones de argentinos, y para eso está la legislación nacional e internacional. Aplicaremos todo el peso de la ley", concluyó el ex senador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario