Elecciones 2019

Bonfatti, ante el desafío de mantener la hegemonía en la provincia

El postulante de la coalición oficialista es rosarino, médico e integró el grupo de fundadores del PSP junto a Binner y Cavallero.

Domingo 16 de Junio de 2019

Antonio Bonfatti asegura que no tiene cábalas. En todo caso, los días de elecciones siempre cumple con un recorrido más o menos similar: ir a votar en el mismo horario; después, acompañar a su pareja, Silvia Tróccoli; y luego hacer una de las cosas que más le gusta, almorzar con sus hijos y nietos, con quienes compartirá hoy la jornada electoral, encuentro al que seguramente se sumarán compañeros de militancia, esa que comenzó cuando aún era estudiante de medicina.

Bonfatti nació en Rosario, hace 68 años. Por entonces su barrio de infancia no tenía nombre, hoy es Agote. Ese sector de la ciudad lleva ahora, justamente, el nombre de un médico, Luis Agote, que también incursionó en política. "Salta, entre Crespo y Vera Mujica, ahí estaba la casa familiar", recuerda el candidato a gobernador.

"Mi padre tenía una carpintería. Había mucho espacio disponible para aventuras. Ahí formamos un club de barrio, se llamaba el Club Atlético Defensores de Avenida Salta", relata Bonfatti y sonríe.

El verano era la época de más actividad. Fútbol, basquet, carreras de autitos o figuritas eran los juegos predilectos: "Todo era en mi casa. Era «el lugar». Había gallinas, frutales, árboles de mora".

Bonfatti tiene tres hermanas. Su padre era carpintero y su mamá, ama de casa. "Nos dieron lo más hermoso que los padres pueden dar a sus hijos: amor, una familia y educación. Para ellos, eso era la clave. Papá siempre decía: «Aunque yo tenga que andar con los zapatos agujereados quiero que mis hijos tengan la educación de príncipes»".

La escuela primaria comenzó a cursarla en lo que hoy es el complejo educativo Gurruchaga, luego asistió al colegio inglés, "mi padre quería que aprendiera idioma", aclara. La secundaria no fue fácil: el Liceo Militar General Belgrano, en Santa Fe. Recuerda que tras un primer tiempo con bastante angustia luego pudo seguir gracias a los fuertes vínculos con sus compañeros.

Dice que desde pequeño quiso ser médico. "No sé bien por qué —aún se pregunta— a lo mejor porque vivía cerca de la Facultad y veía pasar a los estudiantes con sus guardapolvos blanco", especula.

Fue en el ámbito universitario cuando empezó a interesarse por la política. En realidad, el interés vino por lo social. Bonfatti asistía a un dispensario vecinal. Ahí, ante casos de tuberculosis o hepatitis descubriría que la política era necesaria como herramienta para modificar algunas condiciones.

"En un dispensario de Tablada nació mi vocación política —explica—. Al ver a los pacientes que volvían una y otra vez, entre los compañeros nos preguntábamos: «¿Por qué vuelve, erramos el diagnóstico, el tratamiento?» Volvían porque muchos no tenían agua potable o porque trabajaban en las cámaras del Swift a 20 grados bajo cero. Padecían enfermedades sociales. Decíamos «nosotros curamos de a uno y las enfermedades son de a miles»".

La militancia

En la Facultad militó en la agrupación Apri, "Agrupación Pueblo y Reforma Indoamericana, un nombre bárbaro", bromea. Ese fue el núcleo a partir del cual se fundó el Partido Socialista Popular, en abril de 1972, donde se unieron diversas agrupaciones y partidos. "Fui parte del grupo fundador con Guillermo Estévez Boero, junto a Hermes Binner, Juan Carlos Zabalza, Ricardo Marengo y Héctor Caballero, entre tantos otros".

En 1975 entró al Hospital Centenario como médico residente pero tras el golpe de Estado de marzo de 1976, una advertencia del Ejército lo llevó a abandonar su lugar de trabajo y la ciudad. "En Las Parejas vivía un familiar y me fui para allá" y, no sin cuidado, siguió militando.

En el 83 fue electo jefe comunal de Las Parejas, cargo que desempeñó en paralelo al de médico en el hospital de esa localidad. "Después fui concejal (1989-1993)", señala Bonfatti y agrega: "Trabajé once años gratis en el hospital, nunca me nombraron, pero no me importaba. Nunca dejé de atender a los pacientes", asegura.

Entre 1995 y 2003 ocupó cargos en la intendencia de Hermes Binner, en Salud, Gobierno y la Secretaría General. Fue diputado provincial y jefe de la bancada del Partido Socialista hasta 2007 que pasó a integrar como ministro de Gobierno el gabinete de Binner ya al mando de la provincia. También ocupó cargos en la estructura partidaria.

Hace 25 años que Bonfatti está en pareja con Silvia Tróccoli. Primero vivieron en La Sexta y desde hace 16 años viven en Alberdi. Su hobby es la carpintería, aún conserva las herramientas de su padre y algunas de las piezas realizadas por él.

Dice que lo que más le gusta es hacer asados. "Asar", especifica, "lo que sea" y reunirse los domingos. Tiene cuatro hijos, cuenta que todos militaron en algún momento pero "ya no". "El más grande es médico y atiende en el hospital de Bariloche. El segundo es músico, enseña y graba. El tercero hace bellas artes y el cuarto estudia antropología y es mago", describe orgulloso de su familia "diversa". Tiene una nieta pero a todos ellos suma las hijas de su pareja, "que también son mis hijas", aclara, y sus cuatro nietos. O sea para mi son seis hijos y cinco nietos", resume.

Electo gobernador en octubre de 2011, hoy dice que un tema en particular lo sigue obsesionando, las infancias. "Una provincia que cuida a sus niños, cuida a todos", asegura por estos días cuando alguien le pregunta qué tema guiará su gestión. La infancia, ese territorio donde Bonfatti quizá empezó su propio sueño.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario