Policiales

Un verdulero y su nuera fueron asesinados a tiros frente a su casa

Estaban frente a la vivienda la noche del miércoles junto a otros familiares cuando los acribillaron desde una moto. Hay tres heridos.

Viernes 10 de Enero de 2020

La familia Berlari fue víctima de una cacería a balazos el jueves a la noche cuando varios familiares estaban sentados en la vereda de su casa ubicada en el cruce de las calles Alzugaray y Sadi Carnot, en el barrio Yrigoyen de la zona sur de la ciudad y a pocos metros de la subcomisaría 20ª. Dos hombres llegaron en una moto ante la familia, frenaron su marcha y como si estuvieran practicando juegos de acción en primera persona comenzaron a disparar tratando de dar en el blanco. A Marcelo Berlari, de 49 años, los proyectiles le impactaron de lleno en el pecho y murió minutos más tarde. A Antonela Albornoz, de 22 años y nuera del hombre, una bala le perforó la nuca y falleció en el lugar. Walter, de 43 años y hermano de Marcelo, fue alcanzado en el abdomen y debió ser socorrido por sus familiares que lo trasladaron al Hospital de Emergencias, donde quedó internado en estado grave. Otras dos mujeres parte de la familia recibieron impactos en las piernas cuando trataron de proteger a varios niños que estaban con la familia.

"Fue una locura lo que pasó. Nadie lo puede entender. Esto pasó entre las 21.30 y las 22. En las veredas estábamos sentados muchos de los vecinos de la cuadra porque este barrio, dentro de todo, es tranquilo. Marcelo tiene una verdulería (ubicada por Pineda entre Alzugaray y Blandengues). Una vez que cerró el negocio se vino para su casa y se quedaron en la vereda esperando la hora de cenar. Ahí fue que por Sadi Carnot llegó una moto con dos hombres encapuchados y empezaron a disparar. Seríamos unos 50 vecinos que estábamos en 30 metros. Había muchos nenes jugando. Fue una masacre. Y pudo ser aún peor", relató una vecina de la cuadra.

A la hora de buscar una explicación judicial a este festival de locura y muerte pudo conocerse que los investigadores comandados por el fiscal Luis Schiappa Pietra no descartan ninguna hipótesis dentro del doble asesinato. Buscando llegar a los culpables se analizan los pormenores del homicidio de Jonatan Ezequiel Ancherama, de 25 años, ejecutado a balazos la madrugada del 1º de enero en Sadi Carnot y Pasaje 503, frente a la cancha del Club Atlético Millonario, para determinar si de ese crimen pudo haber nacido una venganza. Otros dos familiares de Ancherama también habían sido ejecutados en mayo de 2019 en Melincué al 6400.

Otro detalle que trascendió es que Oscar "Chunchi" Berlari, hermano de Marcelo y Walter, fue condenado a 17 años de prisión como integrante de una banda mixta (con cinco policías y tres civiles condenados) que entre otros hechos el 12 de mayo de 2015 copó la subcomisaría 13ª de General Lagos para robar al banco Credicoop de esa localidad.

Una tercera hipótesis en manos de los pesquisas es que las balas no hayan tenido por destino los cuerpos de las víctimas fatales sino la de un allegado o conocido de la familia que estaba en el lugar, que resultó herido levemente y cuyo paradero se desconoce aunque estaría vinculado a un clan del barrio Las Flores.

Viejos vecinos

Los Berlari son una familia clásica y reconocida en el barrio Yrigoyen, triángulo de territorio contenido entre San Martín, Pineda (paralela a las vías del Nuevo Central Argentino hacia el sudoeste) y Juan Pablo II, la colectora de Circunvalación.

Tienen el mote de "viejos vecinos" y son una familia de ocho hermanos. "Son como las viejas familias, las de nuestros abuelos. Andan para todos lados juntos. Cumple los años uno de ellos y va toda la familia. Además varios de ellos viven en pocos metros. Se han comprado terrenos o casas que están ubicadas en pocos metros y eso hace que en esta zona haya muchos parientes de esa familia", indicó un vecino.

Según se pudo reconstruir, el jueves tras cerrar su verdulería y ante la inminencia de una tormenta que amenazaba con refrescar la atmósfera, Marcelo Berlari se junto con alguno de sus hermanos en la vereda de su casa. Se sentaron es una especie de explanada de ingreso a un garaje. Había al menos cuatro de los hermanos y varios parientes, entre ellos Antonella, nuera de Marcelo y madre de una criatura de 4 años que jugaba en el lugar. "Esta zona es de ambiente familiar. Nuestros hijos pequeños juegan entre ellos y no es extraño que los vecinos nos sentemos en la vereda a charlar. Más de una noche como la de ayer (por el miércoles) que estaba muy agradable", describió una residente de la cuadra.

De acuerdo a lo que explicaron testigos, los tiradores llegaron en una moto que ninguno de los entrevistados pudo describir. El rodado cruzó las vías desde el lindero barrio De la Carne a la altura de la calle 503 (la del Club Atlético Millonario), luego dobló por Sadi Carnot y transitó 200 metros hasta quedar de cara a la familia. Los motociclistas llevaban puestas las capuchas de sus camperas y sin titubear ni emitir una palabra comenzaron a disparar como si estuvieran jugando videojuegos en primera persona. La moto frenó y al menos el acompañante comenzó a disparar apuntando. "Fue una locura que duró segundos. Hubo dos tandas de balazos separadas por un minuto. Para mi recargaron el arma. Se escucharon más de diez detonaciones", explicó una vecina. Según con que testigo se hable, el tirador utilizó un revolver. Oficialmente se indicó que en la escena se secuestró sólo una vaina que se envío a peritaje.

Los heridos

Oficialmente se precisó que Marcelo Berlari recibió múltiples heridas en el abdomen y fue trasladado en un auto particular al Hospital Provincial donde falleció. Antonella Albornoz recibió una herida en el tórax (los familiares indicaron en la nuca) y falleció en el Heca. Otras tres personas resultaron baleadas. Walter Berlari, en el abdomen; Caren Berlari, de 26 años, en el pie izquierdo; y Lidia F., de 42 años, disparos en la pierna derecha. Las mujeres fueron evacuadas de la casa en una camioneta y todos fueron atendidos inicialmente en el Hospital Roque Sáenz Peña para luego derivados al Heca y los hospitales Centenario y Provincial.

"La nieta de Marcelo se salvo porque Caren y Lidia se tiraron sobre ella para protegerla. Por eso tienen balazos en las piernas. La mujer de Marcelo fue herida en una pierna pero pidió el alta cuando se enteró que Marcelo y la nuera habían muerto para hacerse cargo de la nieta. Los de la moto, después de atacar, se fueron lo más pancho por Pineda hacia San Martín, donde está la subcomisaría 20ª", indicó otra mujer.

Tras el doble crimen el clima quedó espeso en Alzugaray al 900, como denotando que la historia de estos asesinatos no se terminó de escribir. La investigación del caso quedó en manos del fiscal Luis Schiappa Pietra, quien comisionó a efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para que trabajaran sobre el territorio. A simple vista en la zona no hay cámaras de videovigilancia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario