Policiales

Un oscuro episodio que nadie aclaró

Domingo 14 de Enero de 2018

Hasta septiembre de 2012 Ignacio Actis Caporale no tenía antecedentes penales, pero era obvio que contaba con una malla de protección policial. Un hecho que demostró ese amparo fue documentado y tuvo al propio Nacho como protagonista. Sucedió el 22 de abril de 2012 cuando se tiroteó con policías del Comando Radioeléctrico en Avellaneda al 4500.

El huyó rozado por un balazo en la oreja pero en su Audi quedaron dos amigos (Dante Pierani y Pablo Kresta, ambos del grupo que irá a juicio oral) que fueron llevados a la comisaría 18ª de Francia al 3600. Allí, según escuchas difundidas por el Ministerio de Seguridad de la Nación, Nacho negoció con policías para que no registraran su resistencia a la autoridad, inventaran algo para tapar el incidente y le devolvieran el Audi.

Tres meses después la fiscal federal Liliana Bettiolo pidió secuestrar en la seccional 18ª registros de ese episodio "que fuera informado en el parte reservado 046/2012" y documentación sobre el policía Mauricio F. , a quien pidió detener. También pidió allanar las casas y detener a los policías Jorge Q. y David Luciano A. pero el juez Marcelo Bailaque no autorizó los allanamientos.

A los tres policías la fiscal les atribuyó estrechas relaciones con Actis. Adjuntó para ello escuchas que obtuvo la PSA. La primera sobre el arreglo para recuperar el auto. La segunda lo expone contando sobre el incidente del balazo que lo hirió en la oreja.

La tercera fue una llamada radial con un policía apodado "Chino" sobre la devolución del Audi inventando un secuestro para justificar cómo llegó el auto a la 18ª y convertir a los detenidos en víctimas de ese supuesto rapto. La cuarta fue otro diálogo con un policía donde se narra la oscura tramitación para el reintegro de ese auto y otras pertenencias suyas que quedaron en la 18ª.

El episodio nunca fue aclarado ni por gobierno provincial ni por la Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario