Policiales

Un joven asesinado y la tristeza de los seres queridos que lo despidieron en las redes

A Mauricio Ezequiel Gómez, de 22 años, lo mataron a las 20 del lunes en Colombia y French, en los alrededores de la casa de su abuela.

Martes 27 de Abril de 2021

La tarde del lunes a un vecino de Colombia y French le llamó la atención que un auto pasara varias veces por el mismo lugar. Todo le cerró cuando después le comentaron que en un vehículo con las mismas características se habían dado a la fuga quienes acababan de matar a Mauricio Ezequiel Gómez. El muchacho, de 22 años, estaba en inmediaciones de la casa de su abuela cuando pasadas las 20 dos hombres lo atacaron a balazos. Su madre lo llevó al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) pero llegó muerto.

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicaron que los primeros testimonios recabados en la investigación, que lleva adelante el fiscal Gastón Ávila, sugirieron una modalidad habitual en torno al asesinato de Gómez. El joven se encontraba en la vía pública cuando fue interceptado por dos hombres que le dispararon. En la escena del hecho el Gabinete Criminalístico levantó 6 vainas servidas de las cuales no se especificó el calibre.

>>Leer más: Lo balearon en la zona noroeste y falleció cerca de la medianoche en el Heca

La víctima llegó al Heca en un auto particular y acompañado por su madre. Eran cerca de las 20.30. El personal médico constato que el joven ya estaba muerto y que tenía al menos una herida de arma de fuego en la zona abdominal.

"Los que dispararon pasaron a cada rato a la tarde antes de matarlo", dijo un vecino de la cuadra la mañana de este martes. Él vio el vehículo y, aunque se trata de una zona de talleres y fábricas con movimiento constante, le llamó la atención que pasara tantas veces por el mismo lugar.

Cuando los disparos alteraron la noche del lunes y al rato corrió el rumor del asesinato de Mauricio Ezequiel Gómez, también se supo que las personas que lo atacaron habían escapado a bordo de un vehículo con esas mismas características.

Desde el MPA confirmaron que Mauricio tenía un antecedente registrado en junio de 2020 por portación de arma de fuego. En el barrio trascendió que uno de sus hermanos está privado de la libertad. En tanto los investigadores indicaron que se manejan "diversas líneas investigativas".

Lamentos y despedidas

Cuando un joven es víctima de un homicidio sus amigos y familiares suelen despedirlo y manifestar sus sentimientos en las redes sociales. En muchos casos no se trata de la primera vez que toca despedir a un ser querido víctima de la violencia.

"Un amigo más que se me va. Un amigo más que me rompe el corazón. Cuántas caravanas, cuántos recuerdos. No lo puedo creer amigo. Eras un cargoso y caprichoso pero fuiste una gran persona conmigo", escribió una amiga en su muro de Facebook.

>>Leer más: Una discusión terminó a los tiros y con un muerto

Según sus allegados Mauricio solía juntarse mucho con amigas. "El único que ranchaba con nosotras", comentó una chica. Fueron ellas quienes contaron que minutos antes de que lo asesinaran había estado renegando por problemas con su moto.

Otra de sus amigas escribió: "Tantas veces te hablé, años y años de amistad, 13 años teníamos desde que nos conocimos y acá seguíamos intactos con la amistad más fuerte que nunca. Vivimos tantas cosas juntos, 1 año viviendo en casa con mami cuidándote para que salieras adelante pero jamás lo entendiste. Todos queríamos verte bien, te dije cuidate loco y mirá ahora ya no te vuelvo a tener más".

Los chicos de esta generación

Si en las primeras horas siguientes a cada crimen que ocurre en la ciudad los investigadores no arriesgan posibles móviles, mucho menos lo harán los vecinos. Tal vez pueden saber algo, pero generalmente sobrevuela una sensación de temor por la cual prefieren el silencio. Aunque algunos aprovechan la presencia de la prensa para contar en términos generales cómo se vive en los alrededores de las escenas de los crímenes que suelen ser, como en este caso, en las periferias de la ciudad.

>>Leer más: Balacera en Tiro Suizo: 18 disparos contra el frente de una casa

La zona de Colombia al 500 bis intercala viviendas de clase media con galpones inmensos de fábricas, lavaderos de autos y talleres. Las cuadras están surcadas por veredas de pavimento invadidas por el césped que crece desde las zanjas. En ese paisaje creció Mauricio Ezequiel Gómez, quien iba muy seguido a la casa de su abuela y a quien los vecinos más cercanos conocían de toda la vida.

Durante el día circulan trabajadores y vecinos aunque desde el atardecer, tal como contó una señora, el paisaje cambia sobre todo por el temor a quedar expuesto a algún peligro. Sin embargo desde hace un tiempo a lo largo de todo el día se ven movimientos que ya se tornaron habituales.

"Acá se ven autos que no son del barrio, que pasan y frenan, algún chico se le acerca, hablan y cada uno se va para su lado. Así todo el día y a la vista de todos", contó la mujer. En el barrio se cree que es la dinámica de quienes compran y venden, llevan y traen las drogas. "No se sabe muy bien quién vende, pero sí quién consume", agregó la señora.

"Siempre hubo muchachos en problemas en el barrio, pero no se metían con la gente vecina. A los chicos de esta generación nueva no les importa eso, se meten con cualquiera", contó la mujer. Dijo que durante las noches es frecuente el ruido de pasos por sobre los techos, que suelen ser los pibes del barrio que tambalean entre el arrebato y la venta de drogas al menudeo. "Hacen de todo, lo que sea para conseguir un peso", agregó la señora.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario