Policiales

Un defensor pidió el cierre de la causa Pira pero el juez lo rechazó

Un defensor oficial solicitó la prescripción de la causa por la muerte de Daniela Caruso, una de las dos jóvenes atropelladas en la esquina de Salta y Oroño en 1997 por el conductor Sebastián Pira, quien está prófugo desde ese año. El pedido fue preliminarmente rechazado por el juez Osvaldo Barbero, pero sigue tramitándose.

Miércoles 20 de Mayo de 2009

Un defensor oficial solicitó la prescripción de la causa por la muerte de Daniela Caruso, una de las dos jóvenes atropelladas en la esquina de Salta y Oroño en 1997 por el conductor Sebastián Pira, quien está prófugo desde ese año. El pedido fue preliminarmente rechazado por el juez Osvaldo Barbero, pero sigue tramitándose. Como el plazo que conduce al cierre de la causa estaría cumplido, el magistrado quiere saber si en la Justicia holandesa le abrieron una causa a Pira por escapar de ese país en mayo de 1999, cuando un tribunal concedió su extradición a Argentina. Eso interrumpiría el trámite de prescripción.

El pedido para que prescriba la única causa contra Pira que sigue abierta en la Justicia rosarina fue presentado por el defensor oficial Oscar Loberse. El representante del conductor prófugo planteó en el juzgado de Instrucción Nº 13 que se cumplió el plazo máximo para que la causa siga inactiva. Una fuente judicial indicó que ningún delito, por grave que sea la pena, puede seguir investigándose después de 12 años del último acto procesal en el que se demuestra el interés del Estado por perseguir la acción delictiva e imponer una pena.

En el expediente por la muerte de Caruso, según el planteo del defensor, ese último acto fue la indagatoria de Pira, que ocurrió a pocos días del accidente. El 2 de marzo pasado se cumplieron justamente 12 años desde que Caruso, de 16 años, y María Celeste Haiek, de 22, fueron embestidas en Salta y Oroño por el Ford Galaxy que Pira manejaba a 130 kilómetros por hora.

El juez Barbero no hizo lugar al pedido porque por el momento se ignora si en estos años se produjo alguno de los motivos que suspenden o interrumpen el conteo de años hacia la prescripción.

Preguntar en Holanda. El caso más típico es la comisión de otro delito por parte del imputado. Por eso el juez resolvió enviar un oficio diplomático a Holanda para que la Justicia de ese país informe si existe alguna causa abierta contra Pira por su resonada fuga de 1999, cuando estuvo a punto de ser extraditado a Argentina y se escapó por segunda vez.

La primera había sido a fines de 1997, cuando huyó de la Argentina al saber que quedaría detenido por la muerte de Caruso. Es que entonces la Cámara Penal interpretó que la muerte de la chica no habría obedecido a una negligencia de tránsito sino que debía investigarse como homicidio simple, con una pena de 8 a 25 años de prisión. La otra causa, por la muerte de Haiek, prescribió en agosto de 2004, cuando resultó sobreseído por el paso del tiempo.

El pedido de Loberse se debate ahora en la Cámara Penal porque el defensor apeló el rechazo de Barbero. También apeló la fiscal Cristina Rubiolo, quien considera que el planteo del defensor ni siquiera debería tramitarse. Entiende que no debería aceptarse una presentación de una persona prófuga. Ese mismo argumento fue esgrimido antes en el caso Haiek, pero no prosperó.

En aquella causa Pira llegó a ser procesado por el juez Correccional Edgardo Bistoletti por el homicidio culposo (no intencional) de la chica. Entonces el mismo juez entendió que la muerte de Caruso debía investigarse como homicidio simple y giró el caso al juez de Instrucción en turno, competente en ese tipo de delitos. Barbero, en cambio,entendió que no pudo mediar una intencionalidad homicida, por el mínimo lapso que transcurrió entre el choque de una y otra joven.

La evasión. Cuando la discusión llegó a la Cámara Penal, ese tribunal interpretó que se encuadrara el caso como homicidio simple. Fue entonces cuando Pira, que debía quedar detenido, fugó del país.

La diferencia entre ambos casos es que Haiek murió en el acto mientras que Caruso cayó sobre el capó del Galaxy y los forenses creen que sobrevivió a ese primer impacto. Pero al llegar al cruce de Salta con Balcarce el conductor, de entonces 21 años, frenó bruscamente el auto, la joven cayó a la calle y el vehículo la pasó por encima. La chica habría muerto en ese instante.

Dos años y medio después Interpol lo encontró en el aeropuerto de Schiphol, en Amsterdam, cuando estaba a punto de abordar un vuelo a Tel Aviv. A los dos meses un tribunal del distrito de Harlem le concedió la extradición a Argentina. Pira, entonces con arresto domiciliario, volvió a esfumarse. Desde entonces no se volvió a conocer su paradero.

María Laura Cicerchia

La Capital

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario