Policiales

Un camionero quedó preso por un femicidio

Un camionero acusado del femicidio de una almacenera con la que mantenía una relación sentimental y que fue hallada estrangulada en su casa de la ciudad bonaerense de Necochea se negó ayer a declarar ante el fiscal de la causa y seguirá detenido, según informaron fuentes judiciales.

Miércoles 24 de Enero de 2018

Un camionero acusado del femicidio de una almacenera con la que mantenía una relación sentimental y que fue hallada estrangulada en su casa de la ciudad bonaerense de Necochea se negó ayer a declarar ante el fiscal de la causa y seguirá detenido, según informaron fuentes judiciales. El hecho fue descubierto el lunes, poco después de las 6, en una vivienda de calle 83 al 3070 donde la víctima residía y también atendía su comercio "Mercado Moni".

Un vecino llamó al 911 porque escuchó gritos y cuando los efectivos arribaron hallaron la puerta abierta y a la mujer de 53 años sin vida en el piso, con una cuerda al cuello.

El imputado es Julio Ricardo Ortega, de 48 años (y no Portela, como había trascendido), quien ayer fue indagado por el fiscal Eduardo Núñez.

El camionero, asistido por un defensor oficial, se negó a declarar por el homicidio calificado de Mónica Graciela Benavídez y seguirá detenido a disposición de la jueza de Garantías Nº 2 de Necochea, Aída Lhez. El fiscal Núñez agravó la calificación legal por considerar que en el crimen medió violencia de género y que también existió una relación de convivencia con la víctima, aunque actualmente el acusado residía junto a otra mujer.

En el domicilio de Ortega en la localidad de Quequén los pesquisas secuestraron teléfonos celulares y un par de armas de fuego, por lo que se abrió otro expediente con la actual mujer del camionero como imputada.

Ortega está acusado de haberse trasladado entre las 5 y las 6 desde ese domicilio hasta la casa de Benavídez para ingresar allí y, en medio de una discusión, golpearla y estrangularla con una soga. Para los investigadores el móvil del femicidio fue el tipo de relación violenta que promovía el imputado con la víctima, quien a mediados de 2017 lo había denunciado por amenazas.

La pesquisa se centró en el cìrculo íntimo de Mónica porque al lado del cadáver estaba su teléfono celular. Se estableció que la mujer mantenía una relación sentimental con Ortega, quien hacía poco tiempo había retomado su vínculo con su anterior concubina. Al ser detenido el camionero presentaba rasguños en el rostro y tiene el mismo color de cabello que se encontró en la mano de Mónica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario