policía

Un año sin respuestas y un pedido de justicia por una feroz agresión

Renzo Zelada quedó postrado tras ser víctima de un brutal ataque al salir de un bar en San Martín de las Escobas. Su familia acusa a la policía.

Viernes 29 de Mayo de 2020

A poco más de un año de la brutal agresión que sufrió Renzo Zelada en las calles de la comuna de San Martín de las Escobas, lugar al cual había ido para conocer un bar que inauguraban sus amigos, su familia implora por justicia. Luego del ataque, el joven oriundo de Maciel que ahora tiene 34 años, quedó postrado, no habla y no recuerda nada de lo que le pasó. Su hermana Selene, en diálogo con La Capital, insistió en que el caso se debe investigar porque "todo se hizo mal" y se dejó desvanecer una causa que ubica como principales sospechosos a efectivos de la policía provincial.

"Recién ahora conseguí apoyo de organizaciones de derechos humanos que me acompañan en el reclamo con asesoría legal", dijo Selene, quien además de cuidar a su hermano las 24 horas intenta dar con la clave que la lleve a destrabar un caso que no tuvo ni tiene hasta hoy sospechosos, detenidos ni imputados.

Último viaje

La noche del 24 de mayo de 2019 Renzo salió de la casa que comparte con su hermana en Maciel, 60 kilómetros al norte de Rosario, para ir a bailar a un boliche en San Martín de las Escobas, localidad del departamento San Martín y a unos 120 kilómetros al noroeste de su vivienda. Selene lo despidió pensando que le haría bien la salida. "Hacía poco que se había separado y no andaba bien de ánimo. Tres amigos habían alquilado un bar en ese pueblo y lo invitaron para que se distraiga", contó.

Horas más tarde, a Renzo lo hallaron tirado en una calle de San Martín de las Escobas con un violento golpe en la cabeza. Lo llamativo es que su cuero cabelludo no estaba dañado, no había sangrado y eso hizo que lo trataran en el hospital de la comuna como un caso de intoxicación alcohólica. La ausencia de información sobre lo ocurrido llevó a un estado de confusión tal que la investigación se orientó en primer lugar a saber si se trató de un accidente o un intento de homicidio.

"El 25 a la mañana nos avisaron que estaba internado. Viajamos a San Martín y el médico nos dijo que nos quedemos tranquilos, que estaba alcoholizado y en un par de horas lo llevaríamos a casa. Después nos derivaron al Hospital José María Cullen, en Santa Fe. Allí le hicieron una tomografía y descubrieron que el golpe en la cabeza le había fracturado el cráneo. A las 21 de ese día lo operaron", relató la hermana. Y añadió: "Estaba al borde de la muerte y después quedó mucho tiempo en coma".

"Creemos que alrededor de las 7 de la mañana salió del pub de sus amigos para hablar por teléfono y no volvió a entrar. Se comprobó que no fue un accidente. Media hora más tarde lo encontraron en la calle pero sin otros signos de violencia más que el golpe en la cabeza. Su ropa estaba sana, sin raspones, sin sangre", dijo Selene al reconstruir los últimos pasos voluntarios de Renzo.

Para la mujer, ese día hubo una sucesión de irregularidades en el manejo de la situación que incrementan las sospechas sobre lo ocurrido. Para ella se conjugó la "negligencia" por parte de los médicos en interpretar el cuadro y la "confabulación" policial para evitar que la Justicia identifique a los responsables. "La fiscal Gabriela Lema también creyó por lo que le dijeron desde la comisaría que mi hermano estaba alcoholizado. Dos días después se enteró por la denuncia que hicieron desde el hospital de Santa Fe que fue un intento de homicidio", explicó Selene.

Policías bajo sospecha

La sospecha de los familiares de Renzo siempre se centró en la policía. Es que los médicos santafesinos les aseguraron que no hay un elemento que pueda causar semejante golpe que no sea un baritón policial. "Le rompieron el hueso pero sin lastimar la piel", abundó Selene, y esgrimió que "por esa razón hice la denuncia en Asuntos Internos (de la policía). Pero a esa altura ya no teníamos cómo demostrar nada. No había cámaras ni testigos".

"Vecinos del pueblo (San Martín de las Escobas) me hicieron llamados anónimos para decirme que a Renzo lo había golpeado la policía. Incluso me aseguraron que lo cargaron en una camioneta y lo tiraron en otro lugar", dijo entre lágrimas la mujer; y relató que "la Justicia pidió pruebas de Luminol sobre el vehículo, pero mi hermano nunca perdió sangre por lo tanto fueron negativas. También peritaron doce celulares del personal de guardia, el comisario y los médicos, pero no llegaron a ninguna conclusión".

"La versión que me dio la policía estuvo plagada de contradicciones. Primero me dijeron que lo encontraron vomitando, sentado en el cordón de la vereda, que estaba borracho y que les contó que se había caído de una camioneta. Cuando me enteré que lo habían golpeado llamé nuevamente a la comisaría para tener más precisiones. Me atendió un policía que dijo ser el subcomisario, se identificó con un apellido falso y dijo que tenía todo documentado, que había fotos de cómo estaba mi hermano cuando lo encontraron. No había policía con ese apellido en la comisaría y nunca aparecieron las fotos. Después, como siempre hace la policía, arreglaron todo con traslados", afirmó la mujer.

Silencio oficial

"Quiero que alguien me escuche. Lo poco que sé del caso lo averigüé por mis propios medios. Fui a hablar con el entonces ministro de Seguridad, (Maximiliano) Pullaro. Me sacaron con la policía de esa reunión porque tuve un ataque de nervios. No me pude controlar cuando me dijo que él no tenía nada que ver, que tenía que investigar la fiscal. Después envié una carta al actual ministro (Marcelo) Saín, pero nunca me contestó. La que me atendió muy bien fue la vicegobernadora (Alejandra) Rodenas. Me prometió que seguirá de cerca el caso", remarcó Selene.

La causa, ahora en manos de la fiscal Lorena Korakis, es por "intento de homicidio" pero sigue sin novedades. "Espero que avance porque me dijeron que la investigación es más lenta por la pandemia", dijo Selene. Y concluyó: "Tenerlo vivo es un milagro, pero ahora necesitamos saber qué fue lo que pasó".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario