Policiales

Tras una pausa de un mes, desde hoy continúa el juicio a la banda de Los Monos

Para hoy se espera la declaración de testigos que quedaron pendientes de la primera etapa. Desde mañana se ventilan cinco homicidios

Martes 06 de Febrero de 2018

El juicio oral a la banda de Los Monos se reanudará hoy tras la pausa de un mes impuesta por la feria judicial. Los 25 imputados de integrar una asociación ilícita comandada por la familia Cantero, que empezaron a ser juzgados a fines de noviembre en el Centro de Justicia Penal, volverán a sentarse frente al tribunal para escuchar a 12 testigos que no llegaron a asistir en diciembre.

Pero desde mañana cambiará el núcleo del debate. El foco ya no estará en la presunta organización cívico-policial sino en cinco crímenes atribuidos a los principales acusados. El cronograma está listo y la expectativa más optimista, de cumplirse esa agenda, es escuchar el veredicto las primeras semanas de marzo.

El escenario será el mismo. Una amplia sala del segundo piso del edificio de Sarmiento y Rueda donde funcionara el Hospital Clemente Alvarez. Desde las 9 de hoy los jueces Ismael Manfrín, Marisol Usandizaga y María Isabel Mas Varela volverán a sus asientos. A un costado, el equipo de fiscales dirigido por Luis Schiappa Pietra y Gonzalo Fernández Bussy retomará la acusación. Al otro batallarán los defensores del núcleo duro: Carlos Varela, Adrián Martínez, Carlos Edwards y Fausto Yrure.

El resto de los abogados completará una ronda hacia el fondo de la sala. En una segunda fila, detrás de sus defensores, se ubicarán los acusados. De los 12 civiles, ocho están presos. Los otros 13 son empleados de fuerzas de seguridad. No todos acuden a diario a las audiencias, algunos pidieron permiso para no ir.

Asociados

Lo cierto es que el número de asistentes podría ralearse desde mañana, cuando se cierre la etapa de discusión sobre la asociación ilícita. Este delito se examinó en la primera parte del juicio, entre el 21 de noviembre y el 28 de diciembre pasados. Durante 22 jornadas se discutió la existencia de una presunta asociación ilícita destinada a sostener el negocio de la droga pero también el ejercicio de la violencia, acopio de armas, amenazas y homicidios. Otras once personas ya fueron condenadas como miembros de esa banda a penas que rondan los 3 años en un juicio abreviado.

La prueba se centró en escuchas obtenidas en una causa que investigó el juez Juan Carlos Vienna a partir del crimen del prestamista Martín "Fantasma" Paz, asesinado el 8 de septiembre de 2012 en Entre Ríos y 27 de Febrero. En la pesquisa del crimen el juez detectó vínculos con los Cantero, sospechados de haber encargado su muerte por una deuda.

Los fiscales pidieron 41 años de prisión para Ramón "Monchi Cantero" Machuca al considerarlo implicado en cuatro homicidios, además de jefe de asociación ilícita. Para su hermano de crianza Ariel "Guille" Cantero pidieron 24 años, también como líder del grupo y ejecutor del crimen del bolichero Diego Demarre, un día después del crimen de Claudio "Pájaro" Cantero. Para el padre, Ariel "Viejo" Cantero, pidieron 10 años por codirigir la banda. Para los demás acusados como miembros reclamaron penas de 3 años y 3 meses hasta 12 años de prisión.

Hasta ahora la defensa consistió en un fuerte ataque a la pesquisa y a la figura de Vienna, a quien los abogados acusan de haber sido parcial por una supuesta relación personal con Luis Paz, padre del Fantasma, en un contexto político que reclamaba acciones contra el narcotráfico.

Hoy volverá a examinarse la conformación de la banda. Están citados 12 testigos que quedaron pendientes de la primera etapa. Algunos fueron convocados más de una vez y no se presentaron, por lo que no se descarta que tampoco acudan hoy. Incluso fuentes judiciales prevén que no se presentarán más de tres. Entre los citados están el futbolista Angel Correa, el periodista Horacio Verbitsky y Mercedes Paz, hermana del Fantasma y pareja del Pájaro antes de su asesinato.

Otro es Américo P., policía retirado que integró la disuelta Brigada Operativa Judicial que investigó a Los Monos en el primer tramo de la causa. Este hombre adelantó a este diario que no se presentará si no le ofrecen garantías de resguardo para él y su familia porque la mañana del 28 de enero, según denunció, su hijo fue detenido por policías del Comando que lo acusaron de ruidos molestos y le pegaron en la comisaría 15ª al grito de "estás acá porque tu viejo es un caga vigilante".

Cinco crímenes

A partir mañana se abre la segunda etapa del debate: los homicidios. Se trata de tres ataques a tiros con cinco víctimas fatales ocurridos en mayo de 2013. Antes de debatir cada caso los defensores harán sus alegatos de apertura. Los fiscales ya los presentaron el primer día. En esa instancia la figura de Vienna pasará a un segundo plano en la disputa entre las partes. Es que, si bien las escuchas ordenadas por él sirvieron como prueba en esos expedientes, fueron instruidos y resueltos por otros jueces. Más que la legitimidad del instructor, entonces, se prevé que el debate se centre en el peso específico de cada evidencia.

El primero de esos crímenes es el de Lourdes Cantero, la chica de 14 años baleada en el pecho cuando tirotearon el frente de su casa en barrio de La Carne, el 14 de mayo de 2013. En el caso ya hay una condena a 6 años y medio contra el policía Juan Delmastro. Es que en escuchas captadas al celular de Monchi, éste habilita un tiroteo a la vivienda porque allí funcionaba un búnker de la competencia. Un tiro que atravesó la ventana mató a la nena. Aquí el único acusado es Monchi, como autor ideológico.

A partir del miércoles 14, otro crimen entrará a escena: el de Demarre, atacado a balazos al salir de Tribunales cuando llegaba a su casa con su esposa el 27 de mayo de 2013. Un caso por el que fracasó un polémico acuerdo abreviado en 2015. Llegan acusados Guille Cantero, como autor de homicidio agravado, y Emanuel Chamorro, Leandro Vilches y Andrés "Gitano" Fernández como partícipes primarios.

Por último se juzgará el atentado a balazos frente al distrito Sudoeste contra una camioneta en la que iban seis personas el 28 de mayo de 2013, en un acto que se considera una venganza equivocada por el crimen de Pájaro. Allí murieron Nahuel César, Norma César y Marcelo Alomar. Monchi está acusado como autor ideológico por "haber determinado" a cometer estos homicidios en revancha y por "impulsar a otros miembros de la organización a ayudarlos a eludir las investigaciones en su contra, a la vez que hacer desaparecer los rastros y las pruebas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario