policiales

Rosario padeció una ola de homicidios con ocho muertos en los últimos cuatro días

Cuatro de esos casos se registraron en menos de 24 horas. En la saga que arrancó el viernes a la noche se incluyen venganzas, peleas entre bandas y episodios de violencia intrafamiliar.

Martes 07 de Julio de 2020

La confirmación de la muerte de Mario Luis Cáceres, de 60 años, en un presunto contexto de violencia familiar en Granadero Baigorria, elevó a cuatro el número de homicidios ocurridos en alrededor de 24 horas en el departamento Rosario, y a ocho si el raconto incluye el último fin de semana. Una verdadera ola de violencia que pareció escalar desde que se decretó la cuarentena por la pandemia de coronavirus a pesar de las medidas que restringían la circulación.

El último deceso que se incorporó a la lista fue justamente el de Cáceres, difundido esta mañana. El hombre había sufrido serias lesiones en la cabeza al ser golpeado con un trozo de hierro por su yerno, quien fue detenido por la policía.

Ese episodio se registró la noche del domingo pasado en su casa de Gutenberg al 1000 en Granadero Baigorria. Según fuentes policiales, todo habría ocurrido cuando Cáceres mantuvo una discusión o pelea con Matías S., de 35 años, su yerno.

homicidios00.jpg

De acuerdo a las primeras informaciones, Matías S. le habría aplicado un fuerte golpe en la cabeza a Cáceres con un trozo de hierro de un metro de largo.

>> Leer más: Acribillaron a balazos a un hombre de 28 años en la zona sudoeste de Rosario

El incidente fue denunciado al 911. Minutos después efectivos del Comando Radioeléctrico llegaron al lugar y hallaron al hombre herido desmayado con una lesión en la cabeza. La policía secuestró el “fierro” que se habría utilizado en el hecho y un cuchillo de cocina y además detuvo a Matías.

Personal del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias trasladó a la víctima al Hospital Eva Perón de esa ciudad donde ingresó con un diagnóstico de traumatismo de cráneo grave. Esta mañana se informó que Cáceres falleció durante la madrugada. La causa judicial que se abrió por este incidente pasó de lesiones graves a homicidio.

>> Leer más: Noche sangrienta: en Rosario hubo dos crímenes en sendos ataques a balazos

Poco antes de que se conociera el deceso de Cáceres, un hombre de hombre de 28 años, identificado como Marcelo Bustamente, fue asesinado de varios disparos de arma de fuego en Biedma y Cerrillo, en la zona sudoeste de Rosario.

crimen01.jpg

El homicidio se produjo poco antes de las 3 de esta madrugada. Agentes de la policía fueron comisionados a ese lugar ante una denuncia que mencionaba disparos de armas de fuego en la zona.

>> Leer más: Un cantor de peñas fue asesinado de un puntazo y detuvieron su novia

Al llegar a ese cruce, los policías hallaron a un hombre ya sin vida que presentaba varios impactos de bala. Un vecino del lugar declaró que minutos antes había escuchado estampidos de armas de fuego y que al salir a la calle observó a dos hombres huir corriendo hacia las vías del ferrocarril y que en la vía pública había otra persona tirada.

La policía preservó el lugar del hecho y secuestró siete vainas servidas de calibre 9 milímetros. y el médico policial constató que cuerpo presentaba heridas de arma de fuego en la zona lumbar, omóplato derecho, muñeca derecha y abdomen.

>> Leer más: Villa Gobernador Gálvez: asesinaron a un hombre a balazos desde una moto

La saga de violencia en Rosario había recrudecido el lunes cuando caía la noche. En Avellenada al 6700, en barrio Tío Rolo, fue ultimado Javier Alejandro Miño, quien recibió varios disparos cuando estaba en la puerta de su casa. Sufrió heridas en tórax y abdomen y murió en el acto.

crimen avellaneda 6600.jpg

Prácticamente en forma simultánea, pero en Empalme Graneros, se producía otro asesinato. En República y Cullen, Lucas Coppola., de 26 años, recibía un tiro en la cabeza y moría en el acto. En el mismo ataque, un joven identificado como Cristian L., fue baleado en las piernas. En ese lugar, la policía recolectó 20 vainas servidas.

Pero el fin de semana también tuvo su dosis de violencia. El domingo a la noche, Roberto Ascurra, de 50 años, fue asesinado por su mujer, en Urdinarraín al 8400, donde ambos vivían. Todo habría sucedido en el marco de una pelea.

>> Leer más: La disputa barrial por la venta de droga se cobró otras dos vidas

Además, el sábado a la tarde, en Villa Gobernador Gálvez, un hombre fue asesinado a balazos desde una moto cuando se encontraba en el interior de un auto junto a una mujer. Eso sucedió alrededor de las 17.45 en General López al 200. La víctima fue identificada como Carlos Ruiz Díaz, de 31 años.

La lista de los últimos hechos de violencia se abrió cuando llegaba el fin de semana. El viernes a la noche, dos bandas que pelean por la venta de drogas en barrio Ludueña se enfrentaron a tiros en Solís y Gandhi. Dos personas murieron y otras cinco resultaron heridas. Una de las víctimas fatales fue Alexis Nahuel "Pingüino" Ortiz, de 22 años y testigo principal en el juicio por el crimen de la militante social Mercedes Delgado que terminó con la condena a 16 años de prisión de Héctor Riquelme. El otro muerto fue Adrián Almaraz, de 25 años y hermano de "Milanesa", líder de una de las bandas en pugna.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario