Policiales

La disputa barrial por la venta de droga se cobró otras dos vidas

Fue la noche del viernes en Solís y Ghandi, en barrio Ludueña. Un tiroteo entre bandas dejó, además de las víctimas fatales, cinco heridos.

Domingo 05 de Julio de 2020

El tiempo pasa pero la realidad no cambia en el barrio Ludueña. El 8 de enero de 2013 la militante social Mercedes Delgado quedó en medio de una balacera entre dos gavillas enfrentadas por controlar el territorio para el narcomenudeo. En medio de los tiros "Mecha" corrió para sacar a uno de sus hijos de la línea de fuego y un proyectil 11.25 la fulminó por la espalda en Bielsa y Garzón. Anteanoche la escena volvió a repetirse. Esta vez fue en Solís y Ghandi, a tan sólo 400 metros de donde mataron a "Mecha". Dos bandas que pelean por la venta de drogas se enfrentaron y dejaron dos muertos y cinco heridos. Una de las víctimas fatales fue Alexis Nahuel "Pingüino" Ortiz, de 22 años y testigo principal en el juicio por el cimen de Delgado que terminó con la condena a 16 años de prisión de Héctor Riquelme. El otro muerto fue Adrián Almaraz, de 25 años y hermano de "Milanesa", líder de una de las bandas en pugna.

Mucha agua corrió bajo el puente tras el asesinato de "Mecha", pero la incertidumbre de los vecinos sigue siendo la misma en una zona donde el Estado cedió el control de la calle y el territorio se dirime a sangre y plomos. En 2013 la disputa fue entre los Riquelme y los Ferriolls. Anteanoche chocaron las huestes de "Milanesa" Almaraz y "El gordo" Gastón, quienes pelean desde sus quioscos ubicados a 150 metros.

Competencia con aval

"Todo esto es por los transeros, por la venta de falopa. Arreglan con la (comisaría) 12ª para hacer lo que se les canta y hay dos puntos de venta de drogas en 150 metros, ¿a vos te parece? «Milanesa» es más pesado que «El gordo» y no quiere que éste venda. Pero desde que se inventaron las balas se acabaron los guapos", explicó un vecino de la zona.

"Es indignante. Hace años que denunciamos que «Milanesa» maneja la calle a los tiros, pero no le importa a nadie. Y ahora ustedes (el periodismo) van a batir el parche con estos dos muertos y el fin de semana que viene ¡chau Ludueña! Habrá otros barrios con sus muertos que ocuparan ese lugar. Así pasa la vida. Total, los que vivimos acá somos nosotros", agregó una mujer.

Según los vecinos, "Milanesa" y los suyos viven sobre calle Ghandi, y "El gordo" Gastón sobre Solís. Del primero dicen que tiene o tuvo contactos con hampones de la zona norte y que era cuñado de Gonzalo Barrionuevo, un pibe de 20 años asesinado con diez balazos en mayo de 2019 en Teniente Agnetta y Bielsa cuando fue a buscar a su novia. El poder detrás de "El gordo" Gastón es un enigma, aunque dicen que hay un pesado que lo protege.

Días de terror

Solís y Ghandi es uno de los puntos más pauperizados de un barrio ya empobrecido como Ludueña. "Esto no es nuevo, pero desde el miércoles le vienen tiroteando la casa a los Almaraz", reportó una vecina. La información oficial indica que ese día dos sujetos en moto pasaron por Gandhi al 6000 y dispararon contra una vivienda. Allí los investigadores levantaron tres vainas servidas calibre 11.25 y la denuncia en la 12ª se registró como abuso de armas.

Respecto a lo ocurrido el viernes, "todo empezó a las 15.30 cuando gente de «Milanesa» atacó a balazos al cuñado de «El gordo» Gastón en Solís al 300 bis. La réplica no tardó en llegar. Los de «El gordo» atacaron la casa de «Milanesa» y le pegaron un balazo en la sien a Adrián, uno de sus hermanos. Todo acá es tan injusto que le pegaron al único que valía la pena, el único que trabajaba. Con el muchacho agonizante, los otros hermanos de «Milanesa» atacaron a «El gordo» por calle Solís. Los balazos se escucharon desde varias cuadras. Ahí mataron a «Pingüino» (Ortiz) y dejaron el tendal. Tuvimos dos muertos porque Dios es grande. A esa hora había un cumpleaños en la cuadra, un vecino hacía un asado en la vereda y había muchos pibitos en la calle", relató una mujer.

La balacera final ocurrió a las 19.45. A "Pingüino" los tiros le dieron en el pecho y lo cargaron en un patrullero. Cuando llegó al hospital ya estaba muerto. Una ambulancia llevó a Adrián Almaraz al Heca donde murió a medianoche por un balazo en la cabeza. Algunos vecinos señalaron a "Topo" como uno de los atacantes. Otro señalaron a tres hombres que dispararon desde un Chevrolet Astra color claro.

Tendal de heridos

En cuanto a los heridos Mario Alberto M., de 34 años y afincado en Solís al 300, recibió un disparo en una pierna y fue llevado por sus parientes al Hospital Centenario. "Estaba tomando una gaseosa en la puerta, vio que uno se metía caminando armado hacia el pasaje (Ghandi) y se dio cuenta de lo que iba a pasar. Quiso meterse adentro y empezó la balacera. Si no reaccionábamos lo íbamos a terminar llorando como a mi tío hace dos años", relató una prima del herido, que refirió a la muerte de Omar Alcides Verón, asesinado en mayo de 2017 por un vecino cuando festejaba un triunfo de Central sobre Newell's.

Los otros heridos son "El gordo" Marcelo Gastón M., de 37 años y afincado en Solís al 300 bis; David Ezequiel V., de 23 años y domicilio en Ghandy al 6000; Nicolás Ariel G., de 23 años que vive en Gorriti al 6100; y un nene de 10 años que recibió el roce de una esquirla.

Los peritos localizaron dos escenas del brutal enfrentamiento: una en Solís y Einstein en la que recolectaron 18 vainas; la otra sobre Ghandi, donde recogieron otras cuatro vainas, todas calibre 9 milímetros.

"Da mucha tristeza porque desde la muerte de «Mecha» no cambió nada. Los que venden son cada vez más violentos, se creen dioses porque arreglan con la 12ª y hacen lo que quieren. Si te metés con ellos te van a buscar y acá todos tenemos hijos y nadie se la va a jugar. Somos pobres, y a los que manejan el juego no les importamos", relató un hombre.

La investigación quedó en manos del fiscal Alejandro Ferlazzo y la Agencia de Investigación Criminal (AIC). Mientras los canales de televisión trabajaban en el lugar, anteanoche se escucharon nuevas detonaciones. Un cronista preguntó a un policía si eran tiros. La respuesta fue terminante: "Sí, parece que los muchachos están muy enojados".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario