Policiales

Prisión preventiva por matar a un ex amigo por una deuda

Fue detenido el martes y quedó imputado como autor del homicidio bajo prisión preventiva por dos años.

Domingo 14 de Octubre de 2018

El día que mataron de dos balazos a Carlos Fernando "Coco" Gómez, su hermano dijo que habían quedado en medio de una balacera entre bandas cuando iban en moto por la zona sur. Pero al declarar en la Fiscalía dijo que había inventado esa versión porque estaba "muy asustado" y que el crimen había sido cometido por un conocido del barrio, Matías Gabriel C., con quien discutieron por una deuda de dinero. Este joven de 27 años fue detenido el martes en Funes y quedó imputado como autor del homicidio bajo prisión preventiva por dos años.

La jueza Mónica Lamperti imputó a Matías C. como autor de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la portación de un arma de uso civil, dado que en el ataque se usó una pistola calibre 22 largo. El acusado, que se dedica a la herrería y no terminó la escuela secundaria, fue detenido cuando iba en moto por Houssay y El Mortero, en Funes, y se detectó una orden de captura en su contra pendiente desde el 28 de agosto.

Según planteó en la audiencia imputativa la fiscal Georgina Pairola —quien intervino en suplencia de su par Miguel Moreno— Gómez fue baleado a las 21 del 21 de febrero pasado cuando iba en moto con su hermano Facundo por Pasaje 501 y Pago de los Arroyos, en la zona sur de Rosario. El hermano de la víctima contó que se dirigían a la casa de su padre pero al pasar por Pago de los Arroyos al 6600 se encontraron con Matías C., quien vivía a cien metros de allí y le debía dinero a él por la venta de una cámara.

El muchacho dijo que reclamó el dinero y entonces se originó una fuerte discusión hasta que Matías C. entró a un quiosco donde estaba su hermano Angel —que se encuentra prófugo—, quien le alcanzó un arma de fuego. El agresor entonces salió y le disparó a Carlos. El muchacho de 24 años fue alcanzado por dos disparos calibre 22: uno con entrada en la axila izquierda, sin salida, y otro en el muslo izquierdo.

Cayó desvanecido

Facundo relató que tras los disparos escapó en la moto con su hermano herido pero al llegar a Kantuta y San Martín "Carlos se cae al suelo y se desvanece". A las 23.35 falleció en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez a causa de una hemorragia abdominal.

Gómez nació y creció en el barrio Irigoyen, donde todos lo conocían como "Coco". Tenía tres hijos y era empleado municipal. "Estamos muy mal y todavía no caemos. El pibe que mató a «Coco» es un muchacho que se crió en el barrio con él, del que fue amigo, y un día tuvieron una discusión y quedó la bronca", dijeron a este diario sus familiares, afincados en el barrio De la Carne. Gómez se había mudado a ese barrio tras formar pareja y el día que lo mataron había regresado a barrio Irigoyen para ver a su hermano.

"El principal testigo lo sindica", dijo al acusar a Matías C. la fiscal Pairola tras leer las evidencias. El defensor público Darío Pangrazi consideró que toda la acusación se basa en ese testimonio y señaló que "debe ser desmerecido" porque recién lo volcó en la Fiscalía dos meses después del hecho. Cuando en un primer momento, si bien nombró a Matías C. como alguien presente en el lugar, el testigo había dicho que quedaron atrapados en un enfrentamiento entre bandas. Eso fue lo que sostuvo ante la policía y también frente a su madre, que replicó esa primera versión al declarar en Fiscalía.

La fiscal contestó que al brindar la nueva versión el testigo explicó que antes había dicho otra cosa porque "estaba muy asustado, su madre estaba muy angustiada y no quería que pensara que él había metido a su hermano en esto". Pairola sostuvo que este relato más reciente se compadece con evidencias encontradas en el lugar del crimen, donde se halló sólo una vaina calibre 22 a cinco metros de una mancha de sangre.

Por eso pidió la prisión preventiva sin plazo del acusado, mientras en la sala seguían el desarrollo de la audiencia dos mujeres allegadas al detenido y familiares de la víctima en la última hilera de asientos.

Esta explicación sobre el cambio en la versión por parte del hermano de la víctima convenció a la jueza, quien desestimó los pedidos de la defensa de atenuar la detención. Lamperti le dictó la prisión preventiva por el plazo legal de dos años a Matías C., quien al finalizar el trámite se abrazó llorando a sus familiares antes de que los custodios le colocaran las esposas.

señora jueza. Mónica Lamperti presidió la audiencia imputativa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario