Banda de Los Monos

Piden siete años y medio de prisión para "Guille" Cantero por amenazar a un juez

Lo solicitó el fiscal Fernando Dalmau. Es por el llamado intimidatorio que el acusado hizo desde la prisión de Rawson al despacho del juez Edgardo Fertitta.

Miércoles 23 de Agosto de 2017

Un fiscal del Ministerio Público de la Acusación (MPA) presentó la acusación formal y el pedido de una pena de 7 años y medio de prisión efectiva contra Ariel Máximo "Guille" Cantero por el delito de coacción agravada contra un juez, a quien llamó por teléfono a su despacho en 2016 desde la cárcel federal de Rawson donde estaba detenido para que agilizara su traslado a un penal de la provincia de Santa Fe. El miembro de la banda de Los Monos y hermano del asesinado Claudio "Pájaro" Cantero seguirá en prisión preventiva hasta el juicio, aunque su estadía en la cárcel está ordenada de antemano por la causa de asociación ilícita que lo tiene como engranaje fundamental del clan surgido y asentado en el barrio Las Flores, y por un homicidio.

Bajo una celosa custodia policial, visiblemente más delgado, con una campera deportiva roja con tiras blancas, pantalones de gabardina color mostaza, zapatillas deportivas, casco y chaleco antibalas, "Guille" regresó ayer a los Tribunales provinciales para cumplir con uno de los tantos trámites judiciales en los que figura como acusado.

"Lo voy a matar"

La audiencia fue celebrada ayer a la mañana en la sala 1 de los Tribunales provinciales a pedido del fiscal de Investigación y Juicio Fernando Dalmau, quien está a cargo de la pesquisa por las amenazas telefónicas que recibió el juez Edgardo Fertitta en su despacho el 19 de agosto de 2016, llamada que se realizó desde el penal federal de Rawson, donde había sido trasladado "Guille".

La decisión de llevar a Cantero a 1.500 kilómetros de Santa Fe parecía estar sustentada en una advertencia del Servicio Penitenciario (SP) provincial que, a fines de 2015, denunció un posible plan de fuga de la cárcel de Piñero donde había sido alojado junto a otros integrantes de Los Monos.

Según la imputación, el hermano de "Pájaro" llamó al teléfono del juzgado de Fertitta en dos oportunidades desde el penal chubutense. Una pasante judicial atendió la llamada y escuchó: "Soy Guille Cantero y decile al juez que se meta el traslado ya sabe dónde, y que lo voy a matar".

Las pruebas

El fiscal enumeró la evidencia que acumula para probar la materialidad del hecho: una filmación del Servicio Penitenciario Federal que muestra a "Guille" hablando por teléfono a la hora del llamado, un registro de llamadas del teléfono público del penal, el testimonio de la pasante tribunalicia, de un sumariante del juzgado y del propio Fertitta, quien desde el momento del hecho entró en un programa de protección de testigos con custodia policial permanente.

Al momento de quedar imputado, como ayer lo reiteraron sus abogados defensores Fausto Yrure y Adrián Martínez, "Guille" no negó el llamado, pero rechazó hacerlo en el tenor amenazante que le endilgó el fiscal.

En el trámite de ayer se tenía que definir la prórroga de la prisión preventiva dictada hace 60 días por el juez Hernán Postma, cuando "Guille" fue imputado por el delito de coacción agravada por estar dirigida contra un magistrado, según recordó fiscal Dalmau.

Además de sostener su pedido de la medida cautelar mientras dure la etapa intermedia de la investigación preliminar preparatoria con vistas al juicio y repasar las evidencias que denotan apariencia de responsabilidad penal, el fiscal formalizó la acusación con un pedido de pena de 7 años y medio para "Guille" por el delito de coacción agravada, en este caso por tratarse de un magistrado, "lo cual conmueve a todo el sistema de Justicia", recalcó Dalmau.

Al argumentar el pedido de prorroga de la prisión preventiva, el fiscal recordó los antecedentes de Cantero con condenas por portación de arma. Y, aunque no lo mencionó, debe recordarse que "Guille" fue procesado y se le dictó prisión preventiva por ser uno de los líderes de la asociación ilícita que conformaba la banda narcocriminal Los Monos, causa en la que se espera el inminente inicio del juicio oral.

Prórroga de prisión

La jueza peal Hebe Marcogliese escuchó los argumentos de la defensa que giraron en torno a rebatir los requisitos de peligrosidad procesal que expuso el fiscal, además de recordar el contexto en el que su defendido pedía ser traslado a una cárcel santafesina para estar mas cerca de su núcleo familiar.

"El hecho no está controvertido porque Cantero aceptó que existió el llamado, pero no en el tenor que lo expuso el fiscal. El pedido de traslado no era antojadizo, estaba a 1.500 kilómetros, alejado de su núcleo familiar. La denuncia del Servicio Penitenciario que fundamentó el traslado por un supuesto plan de fuga nunca prosperó y fue desestimada", indicó Yrure.

Para el letrado, la solicitud de prórroga funciona como "un adelanto de la supuesta pena que le impondrán a su cliente. El fiscal lo hace con esa intención porque acá no hay peligro procesal ni real de fuga", remarcó, ya que su cliente está detenido por las investigaciones mencionadas.

La jueza recordó que las evidencias expuestas por el fiscal en esta etapa de la investigación mantienen los presupuestos incriminantes, lo cual no se han modificado desde la imputación. Además recordó que por la situación de Cantero, ya detenido, la prisión preventiva se compensa o conmuta ante una eventual pena, con lo cual hizo lugar al pedido fiscal de prórroga de la prisión preventiva.

Procesado y en prisión por el crimen de Diego Demarre

Además de la imputación que le realizaron ayer por amenazar por vía telefónica a un juez, Ariel Máximo "Guille" Cantero está procesado como integrante de la banda narcocriminal llamada Los Monos y por ser partícipe del homicidio de Diego "Tarta" Demarre, ocurrido el mediodía del 27 de mayo de 2013 en la esquina de bulevar Seguí y Maipú.

La víctima era dueña del boliche Infinity Nigth, en Villa Gobernador Gálvez, donde la madrugada anterior habían asesinado a tiros a Claudio "Pájaro" Cantero. Por eso había ido a Tribunales para explicar su situación y despegarse del crimen. Pero fue seguido hasta su casa y acribillado desde un VW Polo blanco que luego fue repintado y vendido en Córdoba. Ese asesinato se atribuyó a la saga de venganzas por la muerte del fallecido líder del clan de barrio Las Flores.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario